Equipos en remoto: ¿Pueden llegar a tener el mismo nivel que cuando trabajaban en presencial?

Hacía tiempo que no te contaba historias de Ms y Mr. Nobody. 

Tengo un grupo de Ms y Mr. Nobody, amplio, eh (son varios y de diferentes empresas con las que colaboro), que, con frecuencia, me comentan que no van a volver a trabajar en presencial. Que se acabó. Que esto mola, ha demostrado que es posible, más económico, más felices todos, menos gastos en oficinas, etc.

Y tengo otro grupo, también bastante amplio, de otros Ms y Mr. Nobody, que ven que demasiados meses de trabajo remoto se están llevando por delante mucho de esa unión que tenían sus equipos, en terminología Peopleware, que sus equipos son cada vez menos «gelatinizados». Por no hablar de si preocupa que en esta era online del Covid hayamos perdido los canales informales de comunicación.

A todo lo anterior se ha juntado que, como ponía ayer en mi Linkedin (te dejo aquí el enlace al debate abierto en Linkedin sobre esto), haciendo pura arqueología Ágil (ciertamente buscando una cosa para el próximo curso de Management 3.0 online), he recuperado, a lo «Indiana Jones», una entrevista del viejuno año 95, a DeMarco (el «padre» del Peopleware y si me aprietas de mucho del Management 3.0), en la que escribía (abajo foto), simplificando, que:

¿Puede haber una comunidad donde la gente no se vea? No. Los equipos tienen que estar juntos. La lejanía hace que crear comunidades sea imposible.

Esto es muy viejuno, de hace 25 años. Y hoy estamos en el mayor movimiento de trabajar en online de la historia y con los mejores medios tecnológicos.

Pero, la pregunta ahora sería…  ¿aquello que dijo DeMarco hace años aplica hoy? ¿los medios técnicos de hoy lo invalidan?

Yo tengo dudas y veo un sector que, cada vez más, se plantea mantener el online de manera indefinida sin planes… para el contacto presencial.

Tengo dudas, fundadas en «la teoría» y en la práctica, de que podamos llegar al nivel de cohesión de equipo, eficiencia, eficacia, que «el Tuckman» avance igual en remoto que en presencial, etc.

No es por alagar el post, pero a día de hoy, por ejemplo, me sorprende la gran cantidad de gente que no enciende la cámara en reuniones online o la facilidad que ha traído el online para generar reuniones (en instantes, en cantidad, con un clic de ratón como la facilidad de no asistir y dar plantones a reuniones).

Quería matizar mi pensamiento (y espero escuchar el tuyo aquí o en el debate en Linkedin)

  1. No estamos en el año 95, por lo que la tecnología de hoy puede reducir mucho esa brecha que produce el remoto.
  2. Pero por mucha tecnología… la evolución, afinidad, cohesión, etc., de un equipo en remoto no es la de un equipo en presencial.
  3. Sabiéndolo, deberíamos trabajar más, mucho más activamente, en que el trabajo en remoto esté «cuidado», para minimizar sus carencias. 
  4. Sin lugar a dudas, y salvo que sea imposible, un modelo híbrido, presencial-remoto, es mejor que uno solo en remoto. Y de ahí que me sorprende que haya pocos planes para establecer el modelo híbrido. También me sorprende que no tengamos unos mínimos de conducta en el trabajo online: encender la cámara, minimizar ruido, etc.
  5. El modelo híbrido tiene pinta de ser el que vamos a ver durante muchos años, ya que el online tiene muchas ventajas (conciliación, menos contaminación, ahorro de tiempo en transportes), además de ser inevitable por temas como el COVID. Por ello, cuidemos el online y pensemos en mejorarlo con trozos de presencial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba