Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Oct 21, 2013 in General | 0 comments

Slack: quemar y saturar de trabajo al equipo no se traduce en mayores resultados

La traducción de “Slack” sería algo así como “tolerancia”, “distensión”, “no apretar tanto, en nuestro caso, a la gente”, etc.

En 2001, el popular Tom DeMarco, que ya había tratado la importancia de gestionar correctamente al equipo de desarrollo en su famoso libro Peopleware, publicó “Slack: Getting Past Burnout, Busywork, and the Myth of Total Efficiency”, de traducción difícilmente directa, pero que sería algo así como “No fuerces tanto a la gente: supera el trabajo que aporta poco valor, quemar a la gente, y el mito de la eficiencia total”.

En el libro DeMarco vuelve a recalcar el hecho de que eso de que un equipo esté muy ocupado y sobresaturado… no se traduce en mayor efectividad y beneficios.

Actualmente, muchas empresas tienden a sobrecargar de trabajo a la gente, con el objetivo de terminar más tareas en menos tiempo. Sin embargo, haciendo esto nos olvidamos del carácter “humano” y emocional de los equipos: es imposible que una persona pueda invertir todo el tiempo de su horario de trabajo en hacer cosas productivas.

Incluso lo más probable es que esa sobrecarga de trabajo haga que la persona esté agotada y no pueda hacer nada más, impidiendo que surjan ideas creativas, muy necesarias para el desarrollo de la empresa.

Es por ello que Tom DeMarco propone que en las empresas debería haber más “slack”, que en definitiva se traduce en libertad para la gente de la empresa, es decir, un cierto margen de actuación, lo que permita a los empleados ser más productivos e innovar. Una vuelta más a aquello de qué es lo más determinante para el éxito, o fracaso, de un proyecto? Las personas.

 

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This