La ley de Parkinson, y alguna razón de porque no es bueno subestimar proyectos software

Dice la ley de Parkinson que «el trabajo se expande hasta ocupar el tiempo disponible para realizarlo». Es decir, que si una tarea se puede hacer sólo en un mes, pero dispongo de dos… al final estaré los dos meses liado con la tarea. Aparte de en otras muchas áreas, e incluso aspectos de la vida cotidiana, la ley de Parkinson se utiliza en gestión de proyectos software para analizar algunos problemas típicos de planificación de proyectos.
La conclusión quizás más obvia que se deriva de la ley de Parkinson es que si sobrestimo un proyecto software, es decir, digo que tardaré más tiempo en realizarlo del que realmente se podría tardar, es muy probable que finalmente el proyecto ocupe todo ese tiempo innecesario e incurramos en un sobrecoste.
Aunque, claro, por ello, consciente o no de la ley de Parkinson, algún responsable ha pensado alguna vez que lo mejor es entonces subestimar conscientemente, estimar por debajo los proyectos software y así ahorrar el sobrecoste de la sobrestimación. Pero antes de tomar dicha decisión sería recomendable tener claros también los sobrecostes de subestimar, y si compensan frente a los de sobrestimar.
Sabemos que, normalmente, el sobrecoste que supone sobreestimar se incrementa linealmente según pasa el tiempo y está acotado, ya que el trabajo extra ocupará un tiempo conocido, que será la fecha máxima hasta la que se sobrestimo, no más. Pero si subestimamos el sobrecoste generalmente crece exponencialmente y, además, no está acotado, ya que trabajar con menos tiempo del necesario lleva a errores, caos, defectos de calidad, etc. Suele ocurrir que cuando un equipo es consciente de que un proyecto va con retraso comiencen a aparecer un conjunto de actividades que normalmente no existen en un proyecto que va bien de tiempo, como son más reuniones de seguimiento con la dirección, estimar nuevamente, reuniones con el cliente para explicar la situación, hacer demos parciales no planificadas para calmar al cliente, reuniones sobre qué requisitos estrictamente necesarios, etc., actividades que restan aún más tiempo productivo.
Por ello, no subestimes conscientemente un proyecto software… porque el sobrecoste será mayor que el de sobrestimarlo.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

1 comentario en “La ley de Parkinson, y alguna razón de porque no es bueno subestimar proyectos software”

  1. Pingback: Tweets that mention La ley de Parkinson, y alguna razón de porque no es bueno subestimar proyectos software | Javier Garzás -- Topsy.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *