La auto-organización no implica que, necesariamente, todo el equipo decida todo

Me reafirmo en que la auto-organización, esa característica que tanto asociamos a un equipo Ágil, es una de las más complejas de entender, de lograr, de las más potentes, a la vez que peligrosa (si no se entiende bien) y una de las que más tiempo lleva dominar.
Creo que, con lo importante y profundo que es, hablamos con demasiada ligereza del concepto de auto-organización. En el libro de Peopleware y Equipos Ágiles le dediqué un capítulo entero a la auto-organización, pero creo que no es suficiente y no está de más seguir insistiendo en ello.
Por tomar una definición de libro, en Management 3.0 se define la auto-organización como el proceso por el que una estructura o patrón aparece en un sistema sin una autoridad que centralice o que un elemento externo la imponga de manera planificada. Poco más, decenas de interpretaciones entran bajo lo anterior.
De manera menos formal, “en la calle”, se entiende que la auto-organización es que se cede al equipo la toma de decisiones, frente a la estructura más clásica de que sea alguien externo el que decida por el equipo (típicamente esa figura era el jefe de proyecto).
Y, a partir de lo anterior, cada equipo que me encuentro intentando ser auto-organizado lo entiende de una manera. He visto interpretaciones que van desde entender que la auto-organización es anarquía, pasando por democracia, incluso oligarquía, auto-dirección, auto-gestión, empoderamiento, etc. De todo.
Una, en mi opinión, mala interpretación de la auto-organización es aquella que interpreta que la auto-organización es que todo el mundo decide todo. Cuando digo que en mi opinión esta es “una mala interpretación” me gustaría resaltar que lo malo está en pensar que siempre tiene que ser así. Es una opción, no siempre necesaria para ser auto-organizado y no siempre la mejor.
Creo que la interpretación de que «todo el mundo decida, y esté, en todas las decisiones» es una opción que, entre otras, depende de la madurez del equipo. Pero, para equipos poco maduros, le veo, principalmente, dos problemas.
El primero es que puede tener mucho desperdicio tener que juntar a todo el equipo siempre para tomar todas las decisiones. Hay ceremonias que requieren de todo el equipo, como los “planning”, pero si, además, para cada decisión hay que juntar a todo el mundo… a mi me parece que suena a desperdicio (se podría buscar una manera más eficiente de tomar decisiones).
La segunda es que pone al mismo nivel las decisiones de perfiles senior y junior (hasta de becarios). Esto, de nuevo, puede ser desperdicio, e, incluso, puede desmotivar a los perfiles senior que ven como su criterio está al nivel, pesa lo mismo, que el de algún miembro muy junior.
Si quieres que todo el mundo se sienta involucrado en la toma de decisiones, y que no sean solo unos cuantos, piensa en otras maneras de hacerlo, no necesariamente tiene que ser juntado siempre a todo el equipo para decidir todo (se te va a ir la vida en reuniones). Por ejemplo, puedes hacer que las decisiones se tomen en modo “pair”, con dos personas, un senior y un junior, para que así otra persona se forme, que rote la toma de algunas decisiones, etc. Vamos, que pienses, que no lo toméis tan a la ligera, que busquéis una manera auto-organizada a la vez que eficiente, efectiva y sin desperdicio.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

4 comentarios en “La auto-organización no implica que, necesariamente, todo el equipo decida todo”

  1. Genial. Me dan ganas de poner un post de lectura obligatoria. Además de ser vos muy criterioso, según mi opinión de senior casi retirada, siempre me resulta muy divertido lo que escribis y es bueno empezar el día de esa forma. 🙂

  2. Una cuestión es la democracia, y utilizarla puede ser una decisión de un equipo auto-organizado. Es decir, todos tienen un voto y vale igual el de cada uno. Ciertamente es un mecanismo de decisión un poco pobre, coincido contigo.
    La cuestión no es tanto mayorías o votar, si no que todo el mundo pueda participar de las decisiones que quiera. Pero tampoco el consenso suele ser muy eficiente para toma de decisiones rápidas.
    Algo que estoy probando más y más en los equipos, la Sociocracia. El protocolo de consentimiento https://patterns.sociocracy30.org/consent-decision-making.html es muy poderoso.
    Cada equipo es un mundo, y deben tomar el control de cómo toman las decisiones. ¿cómo van a ponerse de acuerdo cuando no están de acuerdo? 🙂

  3. No estoy muy de acuerdo con el segundo punto, para mi es importantes que los junior o personas que se integran al equipo recién, tengan voto, dato que al ingresar personas con menos experiencia, afecta directamente en la velocidad del equipo, si solo se deja decidir a los expertos, se considerara una velocidad superior a la real del equipo, por eso las decisiones deben ser tomadas entre todos, ademas, así los menos expertos aprenden mas rápido y se informan. Ademas, no es necesario hacer una reunión, dado que por lo general los equipos se sientan juntos, y se puede simplemente conversar ahí donde están.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *