Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Sep 18, 2017 in General | 2 comments

Tu Agile Coach visto como un Personal Trainer

El otro día volví a quedar con Mr. Nobody, hacía tiempo, y ya sabes que septiembre es el mes de los re-encuentros. El caso, y es a lo que iba, que me contó que este verano se había puesto ya en serio a hacer deporte, cuestión de salvar la “maltrecha salud física y enderezarla lo que aún fuera posible”, esto me recordó a aquello que te contaba yo hace unos meses de saliendo un poco de la mala vida

Como Mr. Nobody en el fondo es un tipo sensato, y que yo considero bastante listo, me dijo que decidió no enfrentarse sólo, a pecho descubierto, con el difícil mundo del deporte y que había contratado a un “personal trainer”, ya sabes, un entrenador personal en spanish, un coach del deporte que le decía él.

Estaba encantado, pero, más allá de lo lúdico deportivo, la conversación acabó derivando a lo profesional, somos así, y me contó que más de un consultor, coach, ágile coach o “como demonios ahora se les llame” debería aprender de su “personal trainer” de gimnasio.

personal_trainer

El caso es que me contó un montón de cosas que le gustaban de como trabajaba su “personal trainer” que, efectivamente, y le doy la razón, serían muy recomendables que igualmente, en su contexto, hiciera tu “agile coach” o consultor en general (en el post usaré por defecto “agile coach” que está más de moda). O cosas que, si tú mismo eres un agile coach, sería bueno potenciar.

Yo saque la Tablet y apunte…

– Mr. Nobody me contaba que podría haber visto planes de entrenamiento por la web, que hay de todo, al igual que podía leer de agilidad, Scrum, etc., pero que había algo que no le daba la web: consejos de años de experiencia aplicados a su caso concreto. A un “personal trainer” o a un “agile coach” hay que pedirle que te enseñe lo que no puedes leer en un libro o en un Web.

– También me decía Mr. Nobody que para él era determinante que su “personal trainer” practicara a diario, desde hace años, y lo hacía muy bien, todo aquello que a él le pedía que hiciera. Lo mismo, hablábamos, habría que esperar de un “agile coach”, que el mismo, en su propio grupo o equipo aplique lo que te cuenta y recomienda y si es desde hace mucho mejor.

– Esto me molo mucho, y es que tengo un post en borrador desde hace tiempo sobre esto.  Mr. Nobody me decía que confiaba mucho en que cuando su “personal trainer” le decía que ha hecho BIEN un ejercicio… él se lo cree y sabe que de verdad lo ha hecho bien… porque antes su personal trainer le ha dicho muchas más veces que “lo ha hecho MAL”. No se corta. Hablábamos como el miedo al cliente de muchos “agile coach”, la presión de sus jefes, el riesgo de que al cliente no le guste una respuesta, etc., hace caer a muchos en dar respuestas falsas, falsa complacencia.

– Mr. Nobody va apenas unas horas a la semana con su “personal trainer”, pero luego va otras tantas al gimnasio a entrenar solo. Muchas veces coincide allí con su personal trainer que cuando de reojo ve que él solo está haciendo mal un ejercicio, y si tiene un momento, le corrige (o regaña que diría él). Para su “personal trainer” el compromiso va más allá de las horas estrictas de clase que tiene con él, y sin ser horas de trabajo regaladas, ya que le da consejos o correcciones de unos segundos, da la sensación de apoyo constante, de no contarle los minutos de clase, porque él entiende que su trabajo con Mr. Nobody es a largo plazo, va más allá facturar unas horas, va de lograr un éxito conjunto.

– Y, en relación con lo anterior, me decía Mr. Nobody que muchas veces el uso de unas palabras u otras denota mucho. Aunque él era el que hacía los ejercicios bajo supervisión, cuando algo le sale mal su personal trainer utiliza el  “nosotros”, a nosotros aún no nos sale, y no el “a ti”, por que el resultado era de los dos.

Hablé más temas con Mr. Nobody, pero tampoco me quiero alargar más. Es curioso, lo anterior, en un contexto tan diferente, me sonó bastante cercano a lo que vemos y encontramos frecuentemente…

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

2 Comments

  1. +1

    Cuando sientes que alguien te cuida… y ver por ti como te verías tú, pero desde otro punto de vista…, eso es un tesoro.

    Me gusta lo que has dicho de que nos dicen que algo está mal, o les ha gustado, porque es lo que necesitamos, más allá de que queda bien, decir sólo lo bueno.

    Nosotros tenemos la suerte de trabajar con un coach/terapeuta que es igual, y acabo de sentir esa conexión

    Me ha gustado el post!

  2. Muy bueno. Lo tengo que aplicar y entrenar mucho…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This