El éxito no puede planificarse: Fases (¿ágiles?) que van desde la innovación a la explotación

Ciertamente, los ladrones pueden copiarnos los planos de diseño y producir un telar. Pero estamos modificando y mejorando nuestros telares todos los días. Así que cuando los ladrones han creado un telar desde los planos que robaron, ya habremos avanzado mucho más allá. Y debido a que no tienen la experiencia adquirida de los fracasos que tuvimos hasta crear el original, perderán mucho más tiempo que nosotros para mejorar su telar. No necesitamos preocuparnos por lo que pasó. Solo necesitamos continuar como siempre, haciendo mejoras. 

— Kiichiro Toyoda (1894-1952), (translated by garzás).

Decía Toyoda, el de la anterior frase, fundador de Toyota y que, previamente, venía del mundo de los telares, que el valor de las empresas no es retener éxitos es crear nuevos, innovación pura y constante.

Y este de la innovación, tema ya viejuno, de hace años, debe ser de los temas más hablados y manoseados. Y ahí voy yo hoy también.

Hoy he estado escribiendo sobre 3 modelos a los que he llegado por otras cuestiones, que hablan sobre las fases desde la creación de una idea hasta su masificación, y que tienen un toque «muy ágil» (sobre todo el primero)…

El modelo 3X de Kent Beck

Desde hace aproximadamente un año y algo, Kent Beck (popular por eXtreme Programming, Patrones de Diseño, TDD, etc.) empezó a escribir sobre su modelo 3X. Resumidamente, su idea es que el desarrollo de un producto pasa por 3 fases:

  • Explorar. Encontrar ideas exitosas, pero con la idea de que la exploración exitosa es impredecible, por lo que la mejor estrategia es experimentar, y ello lleva que debiéramos buscar reducir el coste de la experimentación invirtiendo poco en muchos experimentos no correlacionados. Si tienes suerte, uno de estos experimentos resulta inesperadamente exitoso, lo que conduce a…
  • Expandir. ¡Has acertado con una idea exitosa! Y una vez que el crecimiento, la explotación de la idea, se vuelve rutinaria…
  • Extraer. El problema y la solución están claros. Ahora es cuestión de trabajar la economía de escala: entregar el servicio a menor coste.

Para explicar un poco más su modelo, Kent Beck pone como ejemplo del Triatlón: 3 fases separadas pero necesario completar las 3, que necesitan técnicas, preparación, etc., diferentes. No se pueden mezclar las fases. La transición entre fases puede ser torpe, y sería un error no darse cuenta de que hemos cambiado de fase (véase llegar corriendo a la prueba de bicicleta).

Pioneros, colonos y urbanistas

Simon Wardley tiene un modelo relacionado que habla de 3 tipos de perfiles…

  • Los pioneros, personas brillantes capaces de explorar conceptos nunca antes descubiertos, tierra desconocida. Logran maravillas pero fallan mucho, crean ideas «locas». Su tipo de innovación es lo que llamamos investigación básica. Son los que el pasado los hubieran quemado en la hoguera.
  • Los colonos pueden convertir materia en algo útil para un montón de gente. Convierten un prototipo en un producto, lo hacen rentable. Su innovación es lo que solemos considerar como investigación aplicada.
  • Los urbanistas son capaces de tomar algo e industrializarlo aprovechando las economías de escala. Encuentran maneras de hacer las cosas más rápidas, mejores, más pequeñas, más eficientes, más económicas, etc. Su tipo de innovación es la investigación industrial.
Como ves, similar al modelo del 3X, con roles en vez de con fases.

Cruzando el abismo

En el mítico “Crossing The Chasm” Geoffrey Moore escribió aquello de que la vida de una tecnología pasar en este caso por 5 fases: los “early adopters”, la “mayoría temprana”, la “mayoría tardía” y, finalmente, los “Lagards” (los rezagados). Entre los “early adopters” y la “mayoría temprana” está el abismo que muchas grandes ideas no superan.

Según se avanza hacia la derecha del abismo, la tecnología se masifica y se va perdiendo la esencia, la necesidad por la que surgió y muchos de los principios que caracterizaron al movimiento (mmm esto me recuerda algo).

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

1 comentario en “El éxito no puede planificarse: Fases (¿ágiles?) que van desde la innovación a la explotación”

  1. Siempre había considerado el ciclo de vida de un producto como eso «de un producto». Hacer la comparación con ágil… resulta interesante.
    Pero no creo que estemos todavía en late majority, creo que estamos todavía en crecimiento y que más y más organizaciones se apuntan. Y para llegar a disminuir creo que tendría que venir otra tendencia, que ocupase su lugar. ¿no crees?
    Lo que si veo son grandes organizaciones que no se acaban de aclarar y van de una orientación a proyectos, a una orientación a productos y desarrollo ágil, para volver a un SDLC.
    http://gestionati.es/gestion/agile/el-efecto-rebote

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *