search
top

Roadmap ágil: Usando un “roadmap” en un proyecto ágil (1/2)

El roadmap (en español, hoja de ruta, aunque utilizaré la palabra en inglés por ser mucho más usada) de un producto es un plan de alto nivel que describe como el producto va a ir evolucionando en el futuro. Permite proyectar en el tiempo donde quieres que este tú producto en el futuro.

En esta serie de dos post explicaré porque deberías usar un roadmap si trabajas con un producto grande, y con metodologías ágiles, por qué es necesario tener un roadmap ágil.

Normalmente, como mínimo, un roadmap ágil, o no ágil, contiene versiones de producto, fechas previstas de lanzamiento y funcionalidad. Por ejemplo:

– v 2.5, para el último trimestre de 2012, implementará la firma electrónica.

– v 3.0, para el segundo trimestre de 2013, implementará la integración con SAP.

– …

Si se aplica correctamente, el roadmap y el product backlog (te recomiendo leer en este momento las ideas de Scrum en 5 min) se complementan muy bien. Aunque antes de crear un roadmap ágil, debes saber si puedes predecir cómo evolucionará en el futuro el producto, con cierto grado de certeza.  Y vas a necesitar roadmap si gestionas un producto grande…

Ventajas de tener un roadmap ágil

Un roadmap tiene varios beneficios, pero principalmente permite comunicar, mostrar y reflexionar sobre el futuro del producto. Sirve para alinear la estrategia de la empresa y la del producto. Alinear el presupuesto y la funcionalidad del producto. Y coordinar a ventas, marketing y desarrollo.

Pero, además, un roadmap ágil es un complemento perfecto a un product backlog (pila de producto, igualmente, por su uso utilizaré las palabras en inglés). Si quieres saber lo que es un product backlog te recomiendo leer en este momento las ideas de Scrum en 2 post de 5 min.

Usar un roadmap hace que el product backlog se enfoque en temas tácticos, ya que los temas estratégicos quedan en el roadmap.

¿Cuándo deberías tener un roadmap ágil?

Normalmente los roadmaps se crean para productos medianos o grandes, aquellos en los que puedo hacer una previsión de su situación en meses, en 6 o 12 meses por ejemplo. Y cuando normalmente ya hay algunas primeras versiones del producto.

Mientras que un tablero de producto (el típico que se usa en Scrum con el product backlog y demás) es muy bueno para desarrollar y lanzar la versión 1 del producto, un roadmap permite mirar más hacia el futuro y captar la estrategia de producto, lo que probablemente se implementará en el tiempo. Y esto, por supuesto, sólo tiene sentido si puedes mirar al futuro con cierta confianza.

Mañana te dejo la parte 2 de este post. Cualquier cosa la hablamos en los comentarios o twitter (@jgarzas), sobre todo si tienes experiencia con roadmaps sería genial escucharte.

Fuentes. He utilizado la experiencia y varias fuentes para el artículo, la principal ha sido un post de Roman Pichler.

3 Respuestas to “Roadmap ágil: Usando un “roadmap” en un proyecto ágil (1/2)

  1. Alex Giraldo dice:

    Hola, me gustó tu post, además me gustaría conocer una buena herramienta para hacer Roadmaps con un buen diseño para presentar a inversionistas o socios.

    Gracias

  2. Violeta dice:

    Muchas gracias por el post Javier!

    En realidad un roadmap suena como las planificaciones que se hacen habitualmente en los proyectos, no? O hay alguna diferencia?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: El roadmap (en español, hoja de ruta, aunque utilizaré la palabra en inglés por…
  2. Roadmap ágil | Javier Garzás - [...] Esta es la segunda parte del post sobre un Roadmap ágil: Usando un “roadmap” en un proyecto ágil (1/2)…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top