Se cumplen 23 años de Agilidad: lo malo, lo feo y lo bueno en 2024

Esta semana, se cumplieron 23 años de Agilidad, contando desde la firma del Manifiesto Ágil (si bien muchos frameworks como Scrum, XP, Peopleware, etc., son aún más antiguos).

Aunque los creadores se reunieron casi una semana para ello, concretamente, tomamos el 12 de febrero como el día de la creación del Manifiesto, según la investigación que hice hace unos años, investigación que incluso derivó en corregir la Wikipedia, modificándola con el día correcto de celebración.

Placa que conmemora la creación del Manifiesto Ágil en el albergue de Snowbird, en 2001

Dediquemos nuestro post de hoy al Manifiesto y hagamos, como corresponde, un poco de «retro» sobre la Agilidad 23 años después, en el año 2024.

Y para esta retro voy a a elegir la dinámica del MALO, el FEO y el BUENO.

El malo: el Lado Oscuro año 2024

En mi opinión, hoy el lado oscuro de la Agilidad ya no es el viejo cascada, sino que realmente se divide en dos:

  • La superficialidad de la profesión: poca profundidad, rigurosidad, poco estudio profundo, experiencia, etc.
  • Aferrarse a la agilidad obsoleta.

Superficialidad, que ha masificado el área y la ha colmado de dudas sobre su solvencia, habiéndose convertido en una “profesión” cuya barrera de entrada es tan baja que basta con tener un certificado cualquiera y cambiarse el perfil en Linkedin…para “ser Agilista”. Superficialidad que se ha llevado por delante, por ejemplo, al Scrum Máster, contratado en masa más por sus certificaciones que por su conocimiento.

La agilidad obsoleta, porque, aunque el movimiento nació con el “bienvenido el cambio” a gran parte de la comunidad Ágil le cuesta dejar atrás viejas prácticas que funcionaron años atrás y viven hoy, en la era de la IA, sin ver más allá del product backlog o de las viejas prácticas en la web de Management 3.0 (movimiento que nació hace ya 16 años).

El feo: repetir año tras año (y van 17) que la Agilidad está muerta

Decir que la Agilidad está muerta es… VIEJUNO. Todos los años el mismo run run, algunos años más, otros menos, pero es que llevamos, al menos, desde el año 2007 (dejé un recopilatorio de ello hace mucho) escuchando lo de que “la Agilidad está muerta” (hablar de que la Agilidad está muerta en 2024, después de llevar 17 haciéndolo, no es de modernos, es viejuno).

La Agilidad no desaparecerá, desaparecerá la Agilidad viejuna, la Agilidad mutará manteniendo su esencia pero con prácticas que no se parezcan a las de hace 20 años, incluso puede que la Agilidad evolucione tanto que acabe cambiando de nombre.

Porque, es necesario tener una cultura y un management en la creación de productos intelectuales en equipo, bueno, no vale sólo con crear, hay que gestionar (o co-gestionar de manera auto-organizada) salvo que… la Inteligencia Artificial lo cambie.

El bueno: vivimos una nueva evolución Ágil

Para aquell@s que estáis, estamos, viviendo la evolución Ágil post-covid (y no seguís anclados en el punto historia) es un lujo, una efervescencia de nuevas ideas, un renacimiento Ágil, por citar algunos:

  • La evolución del diseño organizacional ágil y los frameworks de 3ª generación.
  • La aplicación del viejo concepto patrón a equipos, mejoras, tipologías, diseño organizacional, etc. Tema sobre el que en unas semanas daré una conferencia en Helsinki, en el ScanAgile (la conferencia más importante y de referencia en Agilidad de los países nórdicos).
  • Todo el tremendo crecimiento en lo relativo al «discovery» y el product management, como evolución al rol de product owner.
  • De sólo equipos estables a opciones de equipos fluidos y dinámicos y otras diversas tipologías.
  • El cambio que está suponiendo en la profesión el uso de la Inteligencia Artificial (algo de esto te contaré en el Webinar del 22 de febrero).

Por un emocionante 2024 Ágil. Que la Agilidad no viejuna ni oscura te acompañe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba