Por qué no debería preocuparte (tanto) la nueva y la oficialísima guía de Scrum 2020. No conviertas la nueva guía en un fin.

El tema de moda estas semanas en el mundo Agiliano es, sin duda, la nueva y flamante guía de Scrum 2020, la oficialísima.

Y claro, como no podía ser de otra manera, pues los Linkedin, y otros tantos, se han llenado de comentarios, análisis, interpretaciones, y bla bla bla. Tanto ha sido, y es, que, irónicamente, dije que si leía más cosas de la nueva guía de Scrum que borraba del Linkedin.

Yendo a lo importante… ¿por qué no debería preocuparte (tanto) la guía de Scrum? ¿por qué incluso preocuparte demasiado por la guía, y sus cambios, puede mostrar síntomas del Lado Oscuro? 

Por el riesgo de que en vez de DESCUBRIR Y ADAPTAR, constantemente, como cultura, nuevas «buenas prácticas» y maneras de trabajar que no están en la guía…

…te centres en cumplir la guía de Scrum y sus detalles.

Tenéis que descubrir constantemente nuevas maneras de trabajar, experimentación contante, y no dejar que un pdf os guíe (y menos las certificaciones que ahora van a venir con la actualización)

Cumplir un un pdf os puede dejar la conciencia muy tranquila… pero un modelo de trabajo muy poco eficiente y efectivo.

De hecho, creo que poca gente es consciente de la gran cantidad de cosas que usa «en su Scrum» que no están en la guía de Scrum e, incluso, tampoco eran originarias del mundo Scrum, algunos ejemplos…

  • Las Historias de Usuario vienen, o se hace famosas, del mundo eXtreme Programming.
  • Con sus muchas evoluciones, los peligrosos Puntos Historia (aquí tienes un vídeo de por qué son peligrosos), también vienen del mundo eXtreme Programming.
  • Aunque desde años están, las Retrospectivas no son originarias de Scrum (se añaden mucho más tarde a la famosa guía), si quieres ampliar este tema aquí te dejé hace tiempo un post.

Por el riesgo de intentar cumplir la guía… en vez de romperla

El otro gran riesgo, muy de la mano del anterior, es centrarse en cumplir la guía en vez de romperla.

A lo que añadiría un riesgo derivado: que esto es alimento peligroso para auditores y certificadores (que no enseñen a romper Scrum). No olvidemos aquello de en vez de reglas y normas por defecto… ausencia de reglas por defecto.

Y que esto tiene el riesgo de limitar la auto-organización.

Si bien es cierto que al principio, cuando se parte de un nivel muy básico, es bueno seguir más rigurosamente un framework (en este caso la guía de Scrum), el objetivo es romperlo, adaptarlo. Esto es la esencia del famoso Shu-Ha-Ri. 

De hecho, sobre esto de romper y adaptar, tenéis ejemplos muy potentes, donde uno de ellos es el de romper los Dailys que, desde hace tiempo, sabíamos que había mejores maneras de hacerlos, mejores que las que cuenta la guía, hasta el punto de que esas maneras las recomendaba uno de los padres de Scrum… sin ser la que recomendaba la guía de Scrum.

Aquello de romper los Dailys, eliminando las dichosas 3 preguntas que ya no aparecen en la guía, por cierto, ya te lo conté hace años en un post y hasta en un vídeo.

Terminando

En el título del post, por qué no debería preocuparte (tanto) la nueva y la oficialísima guía de Scrum, añadí la palabra «tanto», porque cualquier conocimiento es bienvenido, en sí los cambios no dejan de ser nuevas buenas prácticas a conocer, pero… no conviertas la nueva guía en un fin en vez de un medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba