Gestión del cambio Ágil (y no Ágil): El efecto contraproducente

Aunque estos días no están siendo muy tranquilos, a ratos he podido colocar apuntes, notas, etc., y tenía bastante por ordenar, y postear, sobre gestión del cambio. Iré dejando por aquí cosas, que me parece importante tener presente sobre el del cambio Ágil (y no Ágil). Y también quería ordenar todo ese material para añadirlo al próximo curso online de Agilidad Avanzada.

En el post de hoy quería hablarte del «efecto contraproducente», que es ese comportamiento que sucede cuando las convicciones más profundas de una persona son desafiadas por una evidencia contraria… y ocurre que esas creencias se fortalecen. Así que, si pretendemos provocar un cambio en alguien, con un pensamiento bastante alejado del nuestro, y queremos hacerlo con correcciones, dando datos, razonamientos, etc., puede que provoquemos el efecto contrario.

Piensa en esto aplicándolo a tus intentos de cambiar la cultura de una organización, a tus intentos de mejorar la gestión Ágil o a cualquier cosa. Y esto, de nuevo, recuerda aquello de los sentimientos vs los razonamientos en gestión del cambio.

El estudio «famoso» sobre el «efecto contraproducente» es del 2006, de Brendan Nyhan y Jason Reifler, que, para argumentar todo esto, escribieron artículos falsos en prensa sobre temas políticos muy polarizados. Los artículos, falsos, confirmaban temas polémicos de política la estadounidense.

Cuando una persona leía un artículo falso, los investigadores le entregaban después un artículo verdadero que corregía al que era falso. Por ejemplo, un artículo, el falso, sugería que Estados Unidos sí encontró armas de destrucción masiva en Irak y el siguiente que Estados Unidos nunca las encontró.

Los que se oponían a la guerra tendían a estar en desacuerdo con el artículo original, el falso, y aceptaban el segundo artículo, la corrección, el verdadero. Pero los que apoyaron la guerra estaban de acuerdo con el primer artículo y en desacuerdo con el segundo.

Hasta aquí, razonable, sin embargo, lo curioso de este experimento fue la reacción de los que sí creían que había armas de destrucción masiva frente a la artículo que contaba que nunca existieron: después de leerlo estaban más seguros que antes de que las había.

Repitieron el experimento con otros problemas como la investigación con células madre y la reforma fiscal y, una vez más, encontraron que las correcciones tendían a aumentar la fuerza de los conceptos erróneos de los participantes si esas correcciones contradecían sus ideologías. 

Tendemos a proteger nuestras creencias, sean correctas o no. Y cuando alguien intenta evidenciarnos, con datos, que no estamos en lo cierto… puede provocar el efecto contrario.

Lleva todo esto a nuestro día a día, sea cual sea el tuyo, a aquello que estés, o alguna vez hayas, intentando cambiar.

Hay miles de ejemplos del «efecto contraproducente». Otro clásico, las dudas sobre si Barack Obama nació en Estados Unidos… por mucha evidencia que lo abale siempre habrá gente que nunca estará satisfecha y seguirá pensando lo contrario. Cuando el gobierno de Obama emitió su certificado de nacimiento, esto generó el «efecto contraproducente» en los contrarios a esta idea, que examinaron la apariencia del certificado, su formato, etc., y se volvieron aún más seguros de sus creencias que antes. 

Esto es lo que pasa con las teorías de conspiración, las dudas de si el hombre llegó a la Luna, etc., la evidencia contradictoria fortalece la posición del creyente. La replica con datos reales se ve como parte de la conspiración y la evidencia se descarta y se asume como parte del encubrimiento.

Y también esta es la base por la que no tiene sentido discutir en redes sociales. 

Así que, en lo que refiere a gestionar y provocar cambios, en aquellos grupos muy polarizados, muy opuestos a aquello hacia donde queremos ir, realizar intentos de cambio usando justificaciones, datos, razonamientos… puede llevarnos a un lugar peor. 

.

.

Para ampliar, te recomiendo este artículo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba