Roadmap Ágiles: el efecto promesas de futuro

Hace unos meses, en el post de algunas consideraciones sobre la Release Planning en Agilidad, te escribía (y no era la primera vez) de la importancia de los Roadmaps Ágiles (y no Ágiles) y de las diferencias entre Release Plan, Roadmap y Portfolio.

En estos meses, y desde hace ya su tiempo, he seguido trabajando el complicado (y a veces oscuro) tema de los Roadmaps Ágiles y, de vez en cuando, voy a escribir algún post con algún tema sobre Roadpmaps que me parezca interesante compartir.

Si el Roadmap Ágil viene a ser una propuesta de intenciones, con lo que se espera tener en determinados momentos del futuro (con su inevitable toque de Lado Oscuro y puede que dudosa agilidad), conviene saber que…

El futuro no importa tanto como el presente

Hay un famosos experimento, que se utiliza en economía, de unos tal Kahneman y Tversky que, resumidamente, dice que si te ofrecen 100€ ahora o 110€ en una semana… casi todo el mundo cogería los 100 ahora. No merece la pena esperar.

Pero que si te ofrecen 100€ dentro de un año y 110 en un año y una semana… normalmente escogemos esperar 1 semana más por esos 10€ más.

La moraleja es que solemos infravalorar algo cuanto más lejano sea el momento en que lo obtendremos. O que obtener algo dentro de poco se valora más.

Podemos llegar a vender nuestra alma al diablo, total hasta que llegue el momento en que el diablo venga a por ella, por lograr un deseo al instante. Vamos, para que lo entiendas, por eso hay infidelidades, importa el rato y luego si te pillan… pues ya veremos qué pasa en el futuro.

Cómo afecta esto a los Roadmaps

Cuándo hacemos un Roadmaps Ágil, o el que sea, cuánto más al futuro son las promesas que hacemos, esas funcionalidades que prometemos a los clientes para dentro de muchos meses, más tendencia hay a prometer por encima de nuestras posibilidades (o las del equipo o equipos que tendrán que implementar esa promesa, para ser exactos).

Pero luego ese futuro se hace presente y hay que cumplir… o solucionar el problema.

Une lo anterior a que en un modelo de gestión ágil hay fechas de entrega pero hay alcance variable (bienvenido el cambio, principalmente, en las funcionalidades), con lo que hacer promesas de alcance en un futuro suena poco Ágil.

Con todo, los Roadmaps con altamente peligrosos. Y de dudosa y oscura agilidad. Aunque reconozco que en muchos sitios, y lo digo porque lo vivo, son un mal necesario que no se puede evitar (por eso sigo escribiendo y profundizando en ellos).

Que la Agilidad te acompañe.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

1 comentario en “Roadmap Ágiles: el efecto promesas de futuro”

  1. Puede que los roadmaps por si mismos no sean ágiles … aunque en algunas circunstancias ayudan a ver el valor que en el futuro puede tener lo hecho en el presente, o mejor dicho, a valorar lo que se está haciendo aunque ahora no se le vea todo el valor que puede llegar a aportar si se continua con la senda marcada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *