Gestionando el cambio Ágil: entorno y hábitos

Después de tantas «guerras», debería abrir una serie de post solo de «cambio», de cómo salir (o intentarlo, o hacer lo que se pueda) de las prácticas de gestión tradicionales y más viejunas e ir a prácticas Ágiles.

Ya deberías saber que alguien no cambia si no quiere, pero que tú, como impulsor del cambio, agente del cambio, Agile Coach, manager o lo que sea deberías crear las condiciones para que se produzca el cambio y que la gente pueda tomar un nuevo camino (además de dar ejemplo, aquello del manager by example).

Esto te puede sonar mucho al manager jardinero y que el cambio ocurre abajo-arriba de Management 3.0 (por cierto, tenemos curso en mayo).

Y entre esas condiciones, acciones, etc., para motivar el cambio hay, entre muchas, una cosa que puede ayudarte… cambia el entorno para propiciar un cambio en los hábitos.

Cambiar supone cambiar hábitos y muchos hábitos los tenemos asociados al entorno.

Esto lo puedes ver más allá de un cambio Ágil, cualquiera tenemos hábitos según el entorno, hay quién fuma sólo fuera de casa (según el entorno lo hace o no), o lo hace automáticamente al subir al coche, o es típico que un cambio de ciudad haga que cambien tus hábitos.

Por eso, en un cambio, modificar el entorno ayuda a cambiar hábitos. Porque el entorno de siempre está impregnado de los hábitos de siempre.

En los entornos de trabajo, el cambio de entorno suele estar limitado, en algunos más en otros menos (yo he estado en sitios en los que había que pedir permiso a RRHH para pegar un post-it en la pared). Pero dentro de tus opciones… cambia el entorno.

Hay cambios de entorno que son básicos, como que un nuevo equipo multifuncional ahora se siente junto (por razones de cambio de hábito y por mejora drástica de la comunicación y el sentimiento de equipo).

Por desgracia son pocos los sitios en los que lo he visto, pero en aquellos en los que el paso a un modelo Ágil ha ido acompañado de un cambio en la decoración ha funcionado muy bien (con cuidado, que ya sabes que los decoradores no necesariamente saben crear equipos de trabajo potentes). Destaco el caso en el que se han creado zonas específicas para equipos (donde antes había despachos par silos)

Otro cambio de entorno típico en un cambio Ágil es la «decoración» de paredes y suelos, con mensajes de todo tipo para recordarnos los que esperamos sean nuevos hábitos. Recuerdo un lugar en el que, al iniciar su camino Ágil, pintaron y decoraron el suelo, había, por ejemplo, cosas como en un circulo, en una sala, «zona de Dailys».

Échale imaginación y tómalo como una estrategia más a incluir en tus herramientas para el cambio.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *