Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 26, 2019 in General | 1 comment

Decir “ya somos Ágiles” no suena muy Ágil

Decir “ya somos Ágiles” no suena muy Ágil

Usar Jira o pegar posts-it no nos hace automáticamente Ágiles, debería ser obvio saberlo. Incluso puedo aparentar usar Scrum y no ser Ágil. Puedo incluso tener personas con el rol de Product Owner y Scrum Master y… no por ello tener una empresa Ágil.

Ver esta publicación en Instagram

Parte de lo que hemos estado hablando hoy

Una publicación compartida de Javier Garzás (@javiergarzas) el

Hay muchas frases, sensaciones, prácticas, comportamientos, etc., que denotan agilidad sospechosa (según yo la entiendo, aquí cada uno es libre de pensamiento).

De muchos de ellos ya te he hablado en otros post, hoy quería quedarme con uno que, últimamente, escucho demasiado: “Ya somos Ágiles”. Normalmente, por ser más concretos, es “En <nombre empresa> ya somos Ágiles”. Y, por precisar más, suele ser una frase que típicamente la suelta algún manager.

La frase… “Ya somos Ágiles” suena raruna

¿Ya sois Ágiles? Pero… ¿ya? Que bien oye, que lujo. Pero vamos a ver… ¿cómo que ya somos Ágiles? ¿es que hay una fecha en la que uno se gradúa en agilidad? qué es esto ¿un curso? ¿una certificación?

Sobre esto hay una lección interesante (aunque es de Lean en vez de Ágil, pero aplica igual), que se cuenta en el libro This is Lean, que cuenta la historia de una empresa que invitó al mítico Ooba-san de Toyota (que trabajó con Ohno-san, el padre del Lean), para que él les dijera si “ya eran Lean”.

Aquella empresa mostró a Ooba-san sus prácticas de eliminación de desperdicios, sus tableros de gestión visual, sus reducciones de inventarios, etc.

Mientras le enseñaban a Ooba-san todo aquello, constantemente le preguntaban “¿Ya somos Lean?” pero Ooba-san sólo contestaba “interesante”, cada vez que le enseñaban alguna cosa.

Después de enseñarle un montón de cosas durante todo el día, finalmente, los managers de la empresa le preguntaron a Ooba-san “ya le hemos enseñado toda la empresa ¿cree que ya somos una empresa Lean?” y Ooba-san contestó: “Es imposible decirlo, yo no estaba aquí ayer”.

Por si alguien no lo pilla, Ooba-san se estaba refiriendo a que en el corazón de Lean (y lo mismo debiera pasar en Agilidad) estaba la mejora continua, de ayer a hoy algo debería haber cambiado, algún experimento nuevo debería haberse lanzado y así siempre.

Siempre, porque aunque nos guste tener una fecha fin para todo (lo cual suena muy cascada) la mejora no tiene fin, “ser Ágil” no es algo que se consiga y ya está.

Ese “ya somos Ágiles” aleja de la cultura de la mejora continua. Suena conformista. Suena a “ya tengo el título”, superado, volvamos a lo de siempre. Suena a me interesa más decirlo que serlo.

Más que ya somos Ágiles yo esperaría escuchar un “llevamos años, y continuamos, mejorando nuestra cultura bajo unos valores Ágiles”.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

1 Comment

  1. Javier; buena analogía la historia de Lean. El decir “somos ágiles” es directamente proporcional a decir que “hacemos mejora continua”.

    Creo y estoy contigo que cuando se realiza ya de forma inconsciente no hace falta decir nada. El hecho ya lo resalta o lo dice todo.

    Fenomenal artículo.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This