Tras las pistas del Testing (Ágil) Flácido

El jueves pasado tuve la suerte de volver al VLCTESTING, en Valencia, que, actualmente, es el evento sobre Testing más importante e interesante que hay en España. Volví, después de 5 años, cuando di una de las Keynote, para dar la charla de cierre y, de paso, ver como ha crecido el evento en estos años.
Como las charlas no se grabaron, y para que no quede en el olvido, te voy a dejar las diapositivas y un resumen de la charla en este post.

Mis etapas profesionales en la relación Testing – Agilidad

En la primera parte de la charla hice una reflexión general de las etapas que yo he vivido, profesionalmente hablando, en relación al Testing y la Agilidad, acompañando cada etapa con fotos «de la época», fotos mías en proyectos o, incluso, en la misma VLCTESTING del 2013.
Marqué 3 etapas, la primera, en la que no se podía mencionar la palabra Ágil y el objetivo, y lo mejor visto, era el Cascada. La segunda, en la hablábamos mucho de Agilidad pero pocos daban el paso… hasta que el mundo cambio, llegó la velocidad, la incertidumbre, la complejidad, etc.
Y, entones, llegó la tercera, en la que todas las empresas quieren ser Ágiles, muchas por miedo a competidores que ahora son una amenaza (esto ya se veía venir desde hace años) y que trabajan de otra manera, pero como esto de ser ágil no es fácil, ni de un día para otro (una cultura no se cambia con 2 cursos y unas certificaciones)… llegó el postureo Ágil, el hacer lo de siempre pintado de Ágil, intentar ser ágil con herramientas, con certificaciones o teniendo Scrum Masters que, realmente, ejercen de secretari@s con post-it.


Ver esta publicación en Instagram

#vlctest18 Valencia

Una publicación compartida de Javier Garzás (@javiergarzas) el

Testing Ágil Flácido… es Agilidad Flácida

Después, hablé de lo que yo (y mucha gente) entiende que es la Agilidad, para transmitir las razones de querer ser ágil, hablar del «para qué», de la importancia del Valor, de la Velocidad y el Desperdicio, y no quedarse en la moda, sin saber las razones.
Y hablar de como, en todo lo anterior, el Testing es clave, sin Testing Ágil, como he dicho muchas veces… hay Agilidad flácida (post del 2015 el Scrum flácido, la agilidad flácida o la agilidad de “pinta y colorea” y síntomas de agilidad flácida o floja).

Pistas para detectar

Luego, poniéndonos en la piel de ese investigador canalla de thriller en blanco y negro, nos pusimos a recorrer sitios típicos en los que encontrar pruebas que detecten la presencia de Testing Flácido.
Organicé cuatro grupos en los que buscar esas pistas. El primero en cómo se organiza el equipo (que incluso puede que no se auto-organice), en los tableros de gestión visual, el Swarming, herramientas, etc. El segundo en como se usa la Velocidad y las estimaciones. El tercero en… la gente que se aburre, en ocultar especificaciones de requisitos como casos de Test documentados, bien sea en Gherkin o en Xray. Y el cuarto en cómo se trata (si es que se trata) la deuda técnica y como hacemos uso (o mal uso) de ese porcentaje de tiempo que tenemos en los Sprint dedicado a quitar Deuda Técnica, como muchas veces no tenemos claro dónde hacerlo, donde tiene mejor retorno de inversión.

Terminando…

Para terminar, también quise decir que todo esto no todo el mundo lo ve así, que aun hay mucho Test tradicional, gente que lo defiende, que lo certifica, etc. Pero yo no creo que ese sea el camino.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

Latest posts by jgarzas (see all)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *