Gestionarse con herramientas para no pensar vs fomentar el pensamiento continuo

El Lado Oscuro y el Lado Luminoso, superhéroes y villanos, Sauron y la Comunidad del Anillo, Rocky e Iván Drago, Agilidad y Taylorismo.. siempre hay dos maneras, opuestas, de ver las cosas. La gestión no iba a ser menos y, de entre muchos, hoy quería hablarte de la gestión orientada a que «el equipo piense» frente a la gestión orientada a que «otros piensen por el equipo».
La historia es súper antigua, sin remontarnos tanto, como ejemplos de «gestión orientada a que otros piensen por el equipo», tenemos a todos aquellos modelos de gestión que descienden del Taylorismo, tenemos al Ciclo de Vida en Cascada, la Gestión de Proyectos en su más pura esencia, las PMOs, etc.
Ejemplos como los anteriores fomentan un grupo especializado en la gestión… que le diga a otro grupo, al que crea, programa, construye, desarrolla, etc., que hacer, como, cuando, avance, etc.
En el otro lado, la gestión ágil trabaja al revés… fomenta que sea el equipo que crea, programa, construye, desarrolla, etc., el que, además, gestione qué, cómo, cuándo, avance, etc. Dicho así muy resumidamente, que el tema es amplio y profundo, porque luego hay grados y habría que entrar en matizaciones, pero la esencia es esa: reducir la gestión externa y aumentar la auto-gestión del equipo. Esta es la esencia de la auto-organización.
Sobre las razones y situaciones que justifican la auto-organización, frente a la gestión externa al equipo, en entornos que Complejos, de incertidumbre, de cambio, trabajos intelectuales en equipo, etc., no voy a entrar, en su día ya escribí varios post sobre ello (por ejemplo, a un equipo deberías verlo como un sistema complejo).
Hoy quería que pensáramos sobre cuántas herramientas, o sistemas, o prácticas, hay pensadas para la gestión externa y que, fácilmente, podemos estar usando en un, supuesto, modelo de gestión ágil.
Hay clásicos, fácilmente visibles, del mundo de la «gestión externa», y esos mismos clásicos es fácil que los escondamos en una supuesta gestión ágil.
Retrospectivas, Plannings, «Dailys», etc., fomentan que el equipo piense. Pero crear, en cualquiera de las anteriores, o de manera externa, «Checklists», procedimentar, crear reglas, hacer que Confluence sea el listo del grupo, llenándolo de procedimientos, los workflows, etc., todos estos fomentan que muchas cosas se den por pensadas… en vez de que constantemente piensen nuestras cabezas, fomentan que el equipo no piense (y también le quita la responsabilidad de hacerlo) y limita la auto-organzación de manera continua.
Que el «listo» del grupo sea un papel, un documento, el Confluence, en vez de nosotros… no suena muy bien, ni muy ágil ni a muy auto-organizado.
No dejes que los sistemas pensados para no pensar se impongan a los pensados para pensar.

Últimas entradas de jgarzas (ver todo)

1 comentario en “Gestionarse con herramientas para no pensar vs fomentar el pensamiento continuo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba