Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jul 9, 2018 in General | 1 comment

Equipos ágiles: El difícil cambio del “yo” al “nosotros”

El tan usado término de “equipo ágil” es, por su naturaleza, por su complejidad, por su profundidad… y porque sí, demasiado ambiguo, tanto, como pasa con muchos otros, como para darse a decenas de interpretaciones.

Para muchos equipo ágil es aquel hace uso de un método ágil (¿método?) y poco más. Algunos, con más razón y más conocimiento, le dan más profundidad y requerimiento al término… equipo ágil es aquel equipo multifuncional, auto-organizado, pequeño, estable, etc. Ya puestos, de la primera “definición” a la segunda… va un buen trecho, tanto como para que si nos quedamos con la segunda… pocos equipos ágiles veremos.

Podríamos añadirle más. Equipo ágil, fíjate lo aparentemente obvio de lo que voy a decir, es el que tiene una cultura ágil, sigue valores ágiles. Sí, porque podría cumplir muchos de los citados en anteriores párrafos y trabajar en una cultura no ágil, una de control y procedimiento, en vez de una que ponga a las personas por encima de los procesos, y todo ello aun siguiendo un perfecto Scrum.

Y por aquello de que una cosa es juntar gente y otra tener un equipo, le voy a poner un adjetivo más: equipo ágil es aquel en el que prevalece el “nosotros” por encima del “yo”. Fíjate que cortito lo anterior, a la vez que profundo, y útil, te puede poner sobre la pista de si el equipo es ágil, o no, y en caso negativo… esto puede darte trabajo para muchos años.

No seré yo el primero que dice que la forma de hablar es un indicador de la cultura. De hecho, como ejemplo que ahora mismo me viene a la memoria, esto de echarle un vistazo a la manera de hablar es clave en el modelo de evaluar la auto-organización de David Marquet. Y ya que estamos me viene otro a la memoria, es una pieza fundamental en el liderazgo Tribal. y otros tantos que habrá.

En un equipo, también en un equipo ágil, prevalece el “nosotros” frente al “yo”. Cuando empecé a profundizar en esto del “nosotros” frente al “yo” me pareció una frase hecha más, una frase de esas molonas que la sueltas en plan… “ahí queda eso”. Pero el tiempo me llevó a entender su gran complejidad y profundidad, hasta ver que en algunos “equipos” (más bien diría organizaciones, porque esto viene desde lo más profundo) el salto del “yo” al “nosotros” roza la gesta heroica, sería hasta más fácil quitarle el brazalete a Thanos que lograr cambiar la cultura de algunas organizaciones del “yo” al “nosotros”.

El lenguaje “yo” se expresa de muchas maneras, pero ahí subyace el “yo soy el mejor”, donde, a su vez, subyace el “y tú no”. Traducido a expresiones populares que encajan aquí tendríamos, por ejemplo, el “yo trabajo más que el resto”, “el resto no me entiende”, “yo ya lo dije”, “yo si que se de esto”, “yo lo sabia”, “yo no quise decir nada porque no me vais a entender”, etc.

El salto de escuchar, de manera interiorizada (no como frase molona),  el “nosotros”, frente al “yo”, y aún siendo en expresiones de queja (pero queja compartida de grupo, como idea común)… es un abismo. Y eso si que es un buen indicador de si de verdad ese equipo, y esa organización, tienen pinta de ser ágiles.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

1 Comment

  1. Totalmente de acuerdo. Y te lo dice el que ha sido un “yoísta” crónico.
    La clave está en cuando alguien de un equipo ha hecho él sólo una tarea, pero al hablar con otro dice “hemos hecho”. Eso es sentimiento de equipo.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This