Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 11, 2018 in General | 2 comments

Aclarando qué significa “fecha fin” y, de nuevo, ojo, con los peligros de los proyectos

Hay que ver la de debates que puede dar el mover nuestra mente hacia otras opciones más allá del popular concepto de Proyecto, sobre el que a los técnicos nos educaron, pieza fundamental para estructurar muchas organizaciones, herencia maligna que condicionó la creación de productos – servicios basados en software, etc.

Estaba con Mr. Nobody el otro día y, de nuevo, salió el tema. Todo vino porque no sé quién, como tantos otros, como tantas veces, le había dicho lo de “pero cómo vamos a trabajar sin una fecha fin”. Y, entonces, según hablábamos nos pusimos a resumir las diferentes “fechas fin” que hay, porque no hay solo una, y hablando sólo de “fecha fin” cada uno entiende la suya.

Porque, por un lado, hay una “Fecha Fin de Proyecto”, pieza base de la idea de Proyecto, sin la cual es que no se si tiene sentido la idea de Proyecto. Lo de tener una “Fecha Fin de Proyecto” es algo que siempre sale en cualquier definición de qué es un Proyecto (puedes ver, sin ir más lejos, la que te dejé en este post de 6 peligros de pensar en proyectos).

De la necesidad de tener una “Fecha Fin de Proyecto” vinieron los modelos clásicos de Estimación, lo de cerrar Requisitos para cumplir esa “Fecha Fin de Proyecto”, etc. Y muchos justifican su necesidad en que es necesaria para tener un presupuesto y un compromiso con el que atar a los que les toca ejecutar el Proyecto.

Pero otra cosa es la “Fecha de Entrega”, que no necesariamente tiene que ser lo mismo que la “Fecha Fin de Proyecto”. A lo largo del tiempo puede haber muchas “Fechas de Entrega”, de hecho puede haber “Fecha de Entrega” cada muy pocos días. Es más, si usas un ciclo de vida ágil, y si lo haces bien, estarás entregando cada Sprint o, incluso, entregarás varias veces dentro de cada Sprint. Es típico que haya un ritmo constante e indefinido de “Fechas de Entrega”.

Se puede vivir feliz sin “Fecha Fin de Proyecto” y con “Fecha de Entrega”.

Pero es más, no es lo mismo “Fecha Fin del Producto o del Servicio” que “Fecha Fin de Proyecto”, siendo este punto el más peligroso, el Oscuro pensamiento de olvidar que no sabemos la “Fecha Fin del Producto o del Servicio” y sustituirla por la “Fecha Fin de Proyecto”.

“¿Cuándo termina un Producto o Servicio de base tecnológica?” Preguntaba de manera retórica Mr. Nobody “Nunca”. Sí, en teoría todo tiene un final, pero ese final es lejano e indefinido. Y eso es algo diferente, y transcendental, frente a las ingenierías clásicas, o al arquitectura: “¿Cuando termina la obra / carretera / puente etc.? En algún momento, aun con retraso, pero termina, pero el software no.

El problema de condicionar todo a “Fecha Fin de Proyecto”, es que no se piensa en lo que vendrá después, en que la evolución del producto – servicio será indefinida. Si además pagas según “Fecha Fin de Proyecto”… todo el sistema se unirá para recortar esa fecha y eso hará que el desarrollo se haga mal, eliminando todo aquello que es necesario para, posteriormente, poder evolucionar el producto a un esfuerzo razonable.

Y anteponer “Fecha Fin de Proyecto” a múltiples y frecuentes  “Fechas de Entrega” hace que la juegues todo a una única entrega, sin adaptación, sin contrastar la teoría con la realidad, sin evolución constante.

Ya sabes, como decía Mr. Nobody, la mayoría trabajan sólo con “Fecha Fin de Proyecto”, los buenos no saben ni que existe.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

2 Comments

  1. Fecha Fin de producto, jajaja a veces los productos duran más de lo que nos imaginamos aunque sea en modo walkingdeath. Yo viví la recodificación por el efecto 2000, el cambio al euro y ahora el SII. Ay la deuda tecnológica jajaja (me río por no llorar).

  2. En efecto, se tendrá una fecha tentativa, pero no podrá manejarse como fecha fin del proyecto, debido a que después se tiene que seguir monitoreando, hasta entregar el producto al usuario.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This