Cómo hicimos nuestro Culture Book

Hace un tiempo que en 233 venimos contándote diferentes prácticas propuestas por el Management 3.0.  Hoy te vamos a contar una más que a nosotros nos sirvió, y nos sirve, para poner en común, entre las personas de 233, las cosas que nos inspiran y que queremos incrementar o mantener: el culture book.
Cuenta la leyenda, que hace mucho mucho tiempo, existía un gran manual del empleado, con reglamentos, normas, organigramas y funciones en las empresas, ese donde estaba todo escrito… y que normalmente era lo primero que recibían los nuevos empleados cuando llegaban a la empresa, seguro que os suena :), o peor aún… seguro que hay quien lo ha visto… o peor aún lo tienes.
Afortunadamente, esto comenzó a cambiar, algunas empresas comenzaron a modificar estos manuales intentando que las personas, no solo el departamento mal llamado de Recursos Humanos, participen en la definición de los mismos con el objetivo de dar, realmente, la bienvenida a los nuevos miembros del equipo. La idea subyacente es: por qué tener el viejo manual aburrido del empleado si podemos tener algo donde se defina la cultura de la empresa, un lugar donde podamos encontrar las cosas que motivan e inspiran a las personas los equipos, un sitio donde definir los valores fundamentales que representan la cultura de la empresa… eso el Culture Book.
Esto no significa que, no se puedan definir políticas de la empresa dentro del Culture Book, pero sí que el enfoque que se le da es más pensando en los valores que nos representan como empresa.
Empresas como Zappos, tienen su propio culture book, donde incluyen presentaciones de los propios empleados, sobre lo que la cultura de la empresa significa para ellos. Otro ejemplo, es el caso de Netflix, donde respaldan sus principales valores de libertad y responsabilidad al ofrecer total libertad a través de tiempos de vacaciones ilimitados, horarios flexibles y gastos de viaje.

Como crear el Culture Book

Ahora bien, cómo hacemos para crear nuestro propio Culture Book, la práctica propone un conjunto de 6 pasos que podemos seguir, pero sobre todo lo que se necesita es un poco de creatividad, ganas de participar y colaborar entre todos 🙂

  1. Cada persona del equipo tiene que definir historias de valor que ejemplifiquen la cultura de la empresa o grupo.
  2. Luego, cada persona del equipo deberá seleccionar de una lista de 150 valores fundamentales los valores fundamentales que lo representan o motivan y los valores deseo, estos son valores a los que le gustaría llegar.
  3. Se ponen en común estos valores y se realiza una votación para eliminar y acordar una lista más corta de quizás de cinco a siete valores básicos que representan al  equipo actualmente y los valores de deseo que se comprometen a tratar de conseguir.
  4. Estos valores deben ser visibles para todas las personas de la empresa, por lo que se podría crear un work expo (te hemos contado cómo hacerlo en el post Los Work Expo o crear una exposición de valores e historias de un equipo) que permita que cada persona cree sus propias representaciones visuales de estos valores, incluyendo cualquier cosa, desde historias, fotos hasta notas de clientes, acá es donde entra en juego la creatividad del equipo.
  5. Una vez ya tengamos estos valores haremos un trabajo de recopilación con los compañeros para reunirlos en un libro, intentando que cuenten estos valores de forma divertida y amena (dibujos, fotos, etc.). En el caso de que haya una cultura de transparencia en la organización, se puede publicar el libro de forma online.
  6. Por último, el culture book debería ser actualizado con regularidad.

Cómo hicimos nosotros

Como ya te hemos comentado en numerosas ocasiones, en 233, somos un equipo distribuido, con lo cual para realizar nuestro Culture Book hicimos uso del drive, whatsapp, mails, skype 🙂
Te cuento, primero cada uno seleccionó su lista de valores fundamentales y valores deseo, la compartimos en un excel drive, en total, entre todos, unificando los que teníamos compartidos, llegamos a una lista de alrededor de 30 valores fundamentales.
Comenzamos con el proceso de votación, tenemos que reconocer que fue necesario hacer varias rondas, unificamos valores como Felicidad, Diversión y Disfrutar en uno solo, incluso hubo momentos en que pensamos en tener más de siete valores, porque realmente todos nos parecían que nos representaban :). Pero, cuando parecía que ya no había solución logramos reducir la lista  a siete valores fundamentales o deseados.
Los valores que representan la cultura de 233, o a lo que queremos llegar en algunos casos, son:

Esfuerzo

Pasión

Humildad

Innovación

Felicidad

Conocimiento

Compromiso

A partir de esto comenzamos a hacer un work expo, el resultado os lo mostramos en la siguiente foto:
post-culture-book

Terminando…

Con este post hemos querido compartir contigo nuestra experiencia haciendo nuestro culture book, como hemos hecho para elegir los valores que no representen y a partir de eso como estamos haciendo para darle visibilidad.
En este momento estamos en el proceso de creación del culture book físico, estamos intentando aplicar toda nuestra creatividad, cuando lo tengamos terminado os lo mostraremos
Y vosotros, ¿tenéis vuestro propio culture book? ¿Os gustaría compartirlo?

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

2 comentarios en “Cómo hicimos nuestro Culture Book”

  1. Enhorabuena Verónica, gracias por la nueva técnica. A mi para variar jejeje, enseguida me sale pensar las modificaciones que yo haría.
    Lo primero sería utilizar la lista de palabras como referencia, pero lo dejaría abierto a nuevas; o incluso mejor que palabras frases cortas. En una cata de vino que estuve, el experto empezó explicando la dificultad que se tiene al principio de la profesión cuando un catador español quiere compartir sensaciones con un japonés, ya no solo por la barrera lingüística, sino porque para algunas zonas de España el olor a regaliz es muy común, pero en Japón no saben ni lo que es. Incluso en algunas catas he escuchado, huele a cuero de Ceuta, habrá millones de personas que no tendrán ni idea de que se habla.
    Por otro lado, votaría los ítems y una vez elegidos los 5 7 o 10 principales los pondría con el número al lado de votos recibidos; si algún componente ha elegido ítems que ninguno de ellos queda reflejado, le pediría que eligiera de los suyos el que más le gusta para formar una especie de anexo para que TODOS los componentes se sientan representados. Si esa persona se va se puede quitar del anexo lo que se puso por dicho componente o incluso con el tiempo puede él mismo pedir que se quite.
    gracias
    saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *