Pasarlo bien en el trabajo es malo y no es trabajar. Va por los tristes

“En algún lugar profundo de nuestra memoria ancestral se esconde la idea de que el trabajo se supone que es molesto (oneroso). Si a te gusta hacer algo, eso no es realmente trabajo. Si te gusta lo suficiente, probablemente sea pecado. Por cierto, no deberías cobrar por ello. Lo que realmente deberías hacer es encontrar otra cosa en la que trabajar, algo que parezca un trabajo. Entonces puedes ser un aburrido, un cansado y generalmente un miserable como todos los demás.
Si eres un gerente, esta memoria ancestral te pedirá que te asegures de que tu gente nunca se divierta en el trabajo. Cualquier evidencia de placer o alegría en el lugar de trabajo es un signo seguro de que algún manager no está haciendo su trabajo. El trabajo no está siendo realizado con el máximo de eficiencia por parte de los trabajadores, sino ellos no deberían tener buenos momentos.
Por supuesto, nadie dice abiertamente que el trabajo no debe ser divertido, pero la idea está ahí, grabada a fuego en nuestro subconsciente cultural. Resulta que en la timidez nos sentimos culpables si alguna vez nos pillan riendo haciendo una tarea. Ello resulta en la aceptación del código de vestimenta, del código anti-palomitas de maíz, y en la actitud del ceño fruncido, que distingue a los llamados profesionales de las personas que están disfrutando de sí mismos.”
Extracto y Traducción literal (translated by jgarzas, of course) del Peopleware, año… 1987 (van a hacer 30 años), primer párrafo con ironía, por si alguno no lo pilla.

No sé si has hecho el siguiente experimento alguna vez, haz, o vuelve a hacer, lo siguiente, ves preguntando por ahí a amigos, compañeros, etc., al primero que te encuentres por ahí, pregúntale aquello de “qué tal la semana”, “cómo ha ido el trabajo”, o similares, y cuenta cuántos te dicen algo diferente a “uf, menuda semana”, “sobreviviendo”, “currando, es lo que hay, no queda otra” y cuenta  cuantos te dicen algo del tipo “esta semana me lo he pasado genial”, “no veas que bien lo hemos pasado esta semana en el trabajo” o similares.
Si te pasa como a mí, y la cuenta te sale que prácticamente que el 100% de las respuestas son del tipo “uf, menuda semana”, a mí se me ocurren dos cosas. Una, que vaya mierda de sitios en los que trabajamos, y si vamos a currar así hasta los 60 y muchos casi 12 meses al año… Y dos, que creo que hay un porcentaje de gente, menor, lo reconozco, que aunque no lo haya pasado mal en el trabajo… socialmente, por instinto (a mí me pasa)  no puede decir otra cosa que no sea que “esta semana ha sido lo peor”, decir que “ha molado”… suena raro, suena a no has trabajado, a de qué vas.
Y dicho esto, no sé qué más decir, ni te puedo regalar una formula mágica, si ni a DeMarco se le hizo apenas caso y hace 30 años que escribió aquello en el Peopleware. Pero sí sé lo que yo quiero hacer, cosa que por cierto ya hacía, pero que quiero hacer con más fuerza, quiero que la mayoría de mis días de trabajo y de la gente que trabaje conmigo sean tan duros por intentar el éxito como divertidos.

mago
#PAM2015

 
superheroes
Preparaciones #PAM2016

IMG-20160528-WA0002
Taller 233 Grados de TI Lego Star Wars y Ciencia Ficción

 

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

7 comentarios en “Pasarlo bien en el trabajo es malo y no es trabajar. Va por los tristes”

  1. Precisamente el trabajo, y no la ocupación, es una necesidad humana para encontrar la autorealización, el sentido a la vida y la superación personal. Nadie ha dicho que no su puede disfrutar de él, pero el caso es que después de tantas generaciones de personas que se han tenido que conformar con lo que han encontrado para poder subsistir, la idea actual del mismo es que es algo negativo, algo por lo que te pagan porque requiere de un esfuerzo a realizar.
    Os dejo esta reseña que creo que puede resultar muy ilustradora en cuanto a tener una visión más positiva de las cosas, incluyendo aquello que se puede conseguir si realmente te lo propones trabajando duro (y no tan solo estando ocupado):
    ‘Una visión sin acción es sólo un sueño.
    La acción sin visión no tiene ningún sentido.
    Sólo una visión llevada a cabo mediante la acción puede cambiar el mundo’
    ‘El poder de una visión’ Película escrita y presentada por Joel Arthur Barker (1991), autor interesado en comprender el sentido de los cambios que vivimos en nuestro tiempo y en cómo prepararnos para ese mundo nuevo, que en buena medida debemos contribuir a forjar.

  2. Felicidades y gracias, Javier por compartir con todas/os estas ideas y con esas ganas. Vuestra transmisión nos permite de forma humilde «subirnos» a «hombros de gigantes», y poder comenzar a vislumbrar lo siguiente …

  3. Buen post Javier.
    Aunque este libro sea del 87, sigue siendo igual de vigente que entonces.
    Las empresas del conocimiento no funcionan únicamente con las recompensas monetarias (motivación extrínseca). Lo dicen muchísmos estudios científicos y la abrumadora evidencia de las empresas más innovadoras que cuentan con los trabajadores más cualificados y motivados.
    Aquí (España) se trata bastante peor a los trabajadores cualificados que en otros sitios (no sólo en el aspecto cultural, sinó en formación, carrera profesional y otros aspectos). En los países más innovadores (p.e. nórdicos) donde el talento es más escaso, el cuidado del trabajador es realmente una preocupación de las empresas.
    Las transformaciones ágiles se preocupan no sólo de poner en marcha Scrum, ¡sinó también de desaprender muchos valores como este!
    Alex @ http://www.itnove.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *