Las cuatro dimensiones para mejorar una organización

De toda la vida, al menos en mi experiencia, y estoy seguro que también en la tuya, he visto a muchas decenas de organizaciones intentando mejorar, sus proyectos, sus equipos, su imagen frente a sus clientes, sus enormes cantidades de incidencias, los retrasos de sus proyectos, etc., llámalo como quieras, desde un único frente: los procesos.
La palabra procesos es ambigua, obviando definiciones rigurosas, por procesos, aquí, en este contexto, me estoy refiriendo a mejorar mediante el uso de metodologías, de modelos de procesos como ITIL, ISO 20000, PMBOK, ciclos de vida, procesos y ciclos de vida, o, en sus tiempos, metodologías, como RUP, Métrica 3, colocando en su intranet enormes dibujos llenos de cajas y de flechas, etc. La lista “procesos” es bastante amplia y antigua.
Yo hasta he visto empresas comprar literalmente a una consultora un modelo de procesos, comprar pdfs, pensando que con ello tendrían la solución a sus problemas.
Desde hace ya muchos años, siempre que alguien me pide ayuda sobre cómo mejorar su organización, o doy algún curso, y en relación a lo anterior, suelo comenzar contextualizando que enfocar el mejorar una organización desde una única dimensión es un error.
Y suelo contextualizárlo tirando de las míticas y antiguas cuatro dimensiones del mítico libro Rapid Development de McConnell (si hemos coincidido en algún proyecto o charla seguro que esto te suena).
cuatro dimensiones
Cualquier proyecto, organización, equipo, etc., se mueve a lo largo de cuatro dimensiones, mas allá, o aparte, de los procesos: personas, procesos, productos y tecnología.
La gente, ese peopleware, los equipos, las personas, que están más o menos preparadas, más o menos motivadas, tienen más o menos talento, están mejor o peor estructuradas, se les da mayor o menor responsabilidad, etc.
El proceso, como hablamos al inicio, lo más conocido, a lo primero que se agarran muchos para mejorar, ciclos de vida, modelos de procesos, metodologías, fases, entrada salida, etc. Lo más fácil de pintar en un Powerpoint.
El producto, otro gran olvidado, hablamos del código y relacionados, aquello que hace el equipo, la mala calidad en el mismo se come la productividad de los equipos, esa deuda técnica acumulada de años añadiendo malas prácticas al desarrollo que hace que de miedo tocar ciertas partes de código. Y que tiene hoy en día bloqueado a esa más de media España que hoy vende cualquier cosa… pero por medio de la tecnología.
Y la tecnología, aquel lenguaje, aquel framework que elegiste para desarrollar, aquella arquitectura, aquel gestor de base de datos, etc., todo eso que un día se decidió usar y que ya es casi imposible de cambiar.
Y de hecho, hay una relación, una influencia, entre todas ellas: productos malos queman a la gente, gente poco preparada, o mal estructurada, crea malos productos, geniales modelos de procesos serán teoría sin equipos apropiados, o serán teoría sin equipos adecuados, tecnologías complejas deben ir acorde con los equipos, etc.
Los libros, las charlas, los cursos, los consultores, etc., suelen ofrecer soluciones solo enfocadas en una dimensión. Normalmente, soluciones enfocadas en la dimensión procesos o en la de tecnología. Grandes y típicas dimensiones olvidadas son la de personas y la de producto. Pero, recuerda, cualquier intento de mejora acabará en nada sino trabajas en las cuatro.
 
 

3 comentarios en “Las cuatro dimensiones para mejorar una organización”

  1. Christian Molina

    Una explicación simple para un problema tan grande, excelente. Ojalá algún momento tengamos la oportunidad que nos puedas acompañar en Ecuador.

  2. Idalia M. Yanes Quintero

    Este tema esta muy bien tratado. Es sencillo pero aporta elementos para el desarrollo organizacional. Necesito saber si estas dimensiones son validas para la efera de la gestión de sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba