Esos sistemas de fichar… ¡Que aún existen!

Que sí, que aún existen en empresas de tecnología… las máquinas de fichar, bueno matizaré, en empresas que venden servicios o productos de base tecnológica, o productos intelectuales, es decir que que necesitan de las ideas y del pensamiento intelectual para crearlos, mantenerlos y venderlos.
Sí, sistemas de fichar, si esos chismes que pasas una tarjeta o el dedo (que les da un toque más moderno) y controlan las horas que estás dentro de un lugar físico, bien sea sentado, tomando café, leyendo el Marca o pensando en el próximo concierto al que irás.
Sistemas de fichar, que miden eso, tiempo, horas silla. Sería bueno que ahora leyeras, o re-leyeras, aquel post de ¿Más horas más productividad? ¿Cuántas horas de trabajo somos realmente productivos?
Sí, yo esto lo he vivido, yo trabajé en lugares en los que hubo a quien, frente a los problemas de productividad ocasionados por mala gestión, desmotivación, calidad de software pésima, malísimas prácticas de desarrollo, descontrol organizativo bestial, gestión de talento mínimo, cosas que para muchos gestores son ininteligibles, pensó que la solución era controlar las horas que la gente pasaba, que el problema eran las horas… horas sentados en una silla frente a un ordenador (supuestamente haciendo algo, realmente, dentro del edificio), como si de una fábrica de tornillos se tratara.
Ya sabes, lo que mides… lo que obtienes. Si mides horas, tendrás horas. Como si el trabajo intelectual fuera el de un escriba medieval o el de la mecanografía.
Hay varias cosas que me gustaría recordar de los sistemas de fichar y seguro que alguna más se me pasa:
– Horas en un lugar físico no equivalen a horas productivas. Es una lastima pero así es. Trabajas con la mente y la mente no entiende de lugares físicos.
– Contar las horas no asegura ni de lejos mejores resultados. No hay relación directa con la motivación, ni con la mejora de prácticas, ni nada de nada, solo tiene relación con eso, con las horas que la gente están el edificio.
– Si pones un sistema de fichar le estás diciendo a la gente que mides su trabajo por horas. Y horas te darán. Y las horas justas te darán. Y cuando el sistema de fichar diga que a las 18:00 se sale, tendrás una cola de gente frente a la máquina. Y cuando salga por la puerta olvidarán el trabajo, el sistema de fichar les ha dicho que se acabó.
– Y justificaras a malos profesionales, ya que como les mides en horas sentados, pues ellos estarán sentados, no les estás pidiendo que aporten ideas, y habiendo cubierto las horas silla… habrán cumplido como el que más. Y los pondrás al nivel de los buenos profesionales.
Hazte un favor, quita los sistemas de fichar y empieza a mejorar por otros lados más difíciles pero más eficientes.
Si quieres tener medir algo similar a al productividad (sabiendo que No puedes medir la productividad de un programador), tener algún número, mejor mide velocidad en trabajo completado o mejor en valor aportado, de ello hay varios post por aquí escritos, pero no midas horas que eso está demasiado obsoleto.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

2 comentarios en “Esos sistemas de fichar… ¡Que aún existen!”

  1. Ay madre. Hay veces que me gustaría no leerte porque es como una terapia en la que vas tocando pupas.
    «aquí el sueldo viene con los años»…¿con cuántos más? Porque me estás sangrando, yo vivo en una ciénaga y tú nadas en plata.
    Y los malos programadores NO se limitan a estar sentados. Yo ya llegué a un punto en el que sólo pedía que me dejasen trabajar.
    Coincidí con un compañero de fatigas, le dije queue cre´´ia haberme confundido de profefesión, decía que él lo pensaba todos los días. Y me contaba alguna: me contrato una consultura que era una oficina, me mandó directamente al cliente (consultora que ha sido noticia hace poco), después de un año me dicen que firme con ellos. Termino el contrato con la oficina aquella y firmo con la consultora. Tenía periodo de prueba el nuevo contrato (cosa rara, porque llevaba un año con ellos, aunque el contrato no fuese con ellos). Firma y al mes le despide la gran consultora. Se va sin paro, ni de la oficina aquella ni de la gran consultora. ¿Tiempo? Lo que importa es el dinero pero tienen una forma muy rara de hacer dinero.

  2. Lo realmente espectacular es cómo gente se queda a «hacer horas» (que no necesariamente trabajar) en la oficina para poder acumularlas y beneficiarse de salir antes según convenga. El fichero se pone para controlar las horas en la oficina y la empresa que lo pone, como la mía (somos el curioso caso de [Benjamin Button] poner fichero donde no lo había), es la gran perjudicada; pues lo que gana es pérdida de interés de los trabajadores (como bien expones). Seguro que quedaste encandilado con nuestro fichero dactilar super molón :-))

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *