Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Mar 10, 2016 in General | 2 comments

Taller de desintoxicación documental y superación de la abstinencia del word y powerpoint

Lo sé, es difícil dejar de documentar si se tiene costumbre y existe la cultura organizativa de hacerlo. Salir de las documentaciones produce miedo, abstinencia, el síndrome de abstinencia documental. El síndrome de abstinencia documental se produce cuando una persona deja de usar el word o el powerpoint, a las que, en ocasiones, se tiene adición.

Estándares, normas, procedimientos, registros, planes de viabilidad, plantillas, guías, manuales, pdfs y pdfs, excels y herramientas que automatizan la creación y expulsión de documentos.

La documentación, un clásico. Cada vez que en alguna reunión con alguna empresa empezamos a hablar de agilidad, de cómo hacer las cosas de una manera diferente, alguien dice… “y qué hacemos con la documentación… ¿no iremos a dejar de hacerla?”.

Al tema de “documentar” le he dedicado muchos post, no es cuestión volver a repetir extendiéndose ideas como que la agilidad y el Lean no dicen que no se documente, sino que se documente con sentido (y con sentido suele ser documentar poquito, bien y no todo), véase la frase de Mike Cohn y Tom Poppendieck: “Cuando los documentos son en su mayoría para pasarse el testigo de unos a otros, son malos. Cuando capturan una conversación que es mejor no olvidar, son valiosos “. O que uno de los más populares firmantes del manifiesto ágil, Fowler, tiene entre sus más destacados libros uno sobre UML (el UML Distilled, para mí, el mejor libro de UML), sobre cómo “escribir” diseños, adecuadamente.

Lo dicho, para más información te dejo algunos post: El coste de la burocracia en una empresa tecnológica y Previene la Documentitis, elimina las herramientas de “Gestión Documental”

En el post de hoy te quiero hablar de un taller que suelo hacer cuando alguien me dice que la documentación es necesaria para, ojo, agarrate, “no depender de los proveedores de desarrollo”.

Así, con el objetivo de lograr salir de las documentaciones, pensé un taller, bastante simple, por cierto, alineado con aquel post de es posible evitar que solo unas pocas personas tengan el 100% del conocimiento de un proyecto?.

El taller consiste en lo siguiente, yo pongo en una pizarra “documentar” más otras cuatro cosas, que yo considero importantes para “no depender de un proveedor de desarrollo”. Y ahora, una vez explicadas, vamos a descartar una, sólo una, no decimos que esa una no sirva, sólo que la vamos a poner en la posición 5, la última de la lista. Bien, la lista es la siguiente:

– Documentar (la que tiene obsesionado al sujeto)

– Integración Continua – Compilación continua

– Código y diseño Límpio

– Control de Versiones

– Testing automatizado

Dicho esto… ¿cuál pondrías la última? Y después de poner al final la documentación… ¿de verdad era tan importante e imprescindible para no depender del desarrollador? O había cosas más serias…

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

2 Comments

  1. ya solo el título y el primer párrafo es una verdad de joyería; me lo guardo para múltiples reuniones y situaciones

  2. Pues, sinceramente, yo pondría de última integración continua.
    Es más fácil publicar que adivinar lo que se ha olvidado de una reunión
    Si no quedan bien documentadas las historias…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This