¿Tenemos entornos pensados para la motivación (es decir, pensados para la productividad)?

Contaban Cusumano y Selby, en Microsoft Secrets, así como otros autores, que en Microsoft cada equipo contaba con un presupuesto “para la moral” (ojo, destaco que el presupuesto es del equipo, no es el presupuesto del distante departamento de RRHH), que podía ser utilizado para cualquier cosa que el equipo decidiese.
Y que con ese presupuesto el equipo decidía qué hacer, algunos se iban al cine, otros compraban palomitas, se iban a esquiar o a comer. Unos cuantos dólares, para unos enormes resultados, motivacional y productivamente hablando.
Sabiendo, que en algunos sitios ya es mucho suponer, que lo más importante para el éxito o el fracaso de un proyecto son las personas, y sabiendo, que en algunos sitios ya es mucho suponer, que la motivación tiene un efecto altamente importante, negativo o positivo, en la productividad… ¿hacemos algo por crear entornos que ayuden a la motivación?
Como te suelo contar de vez en cuando, después de mucho andar por un sitio y otro, como cuando te cuento aquello de después de pasar por 80 empresas, datos detallados de situaciones encontradas (informe 1), lo que te contaba en los anteriores tres párrafos raramente lo vas a encontrar en organizaciones cercanas, raro es.
Al igual que otro tipo de cosas, como cuando hablamos de si te pondrías una camiseta con el logo de tu empresa? ¿con orgullo o vergüenza? Un equipo sin identidad nunca será un gran equipo y puede, incluso, que no sea ni equipo, la motivación es algo altamente desconocido para las empresas de tecnología cercanas, me refiero a las de aquí, no a esas raras que hay por ahí lejos y que hablan en inglés. Desconocido por algunos e incluso repudiado por otros, por aquellos que creen que esto son pamplinas y que la motivación “la tiene que traer uno de casa, no que se la busquen en la empresa”.
Como contaban Tom Peters y Robert Waterman en “In Search of Excellence”, las empresas con una excelente motivación no pierden ninguna oportunidad de agasajar a sus empleados recompensas no monetarias, lo que hoy solemos llamar Kudos, quizá recuerdes aquel post de La técnica Kudo Box para motivar… sin tener que usar el dinero. Recompensas no monetarias que buscan esa motivación interna, frente a la temporal y externa de subir sueldos.
Raro es todo esto, raro, raro de ver, muy raro. Y lo que no es raro y más me encuentro es gente que incluso tiene que luchar en su empresa para poder trabajar, luchar para tener un buen ordenador, luchar para tener un ambiente productivo, luchar para que le den un mísero presupuesto para poder invitar a su equipo a comer esos días en los que se han dejado la piel por el proyecto, luchar para comprarse un libro, etc.
Seguimos con la mente educada en un mundo industrial, un mundo en el que importa la hora de trabajo (o la hora sentado), ideas que gran parte de las generaciones actuales no van superar.
Quiero creer que no en todos sitios es así.
P.D: Además, espero que muchos de los ponentes y asistentes a la jornada Peopleware – Agile Management nos cuenten que efectivamente, no en todos los sitios es así.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “¿Tenemos entornos pensados para la motivación (es decir, pensados para la productividad)?”

  1. Sí, Javier.
    Existen esos sitios donde la Motivación es Importante.
    Donde trabajo celebramos éxitos, tenemos eventos periódicos, y pequeños gestos del coordinador del equipo con los suyos, y también buscamos recurrentemente la motivación intrínseca, aquella que nace de hacer lo que te gusta, buscando que estemos en el sitio más adecuado para nosotros.
    ¿Cuál es el más adecuado?… el que tiene que ver con tus capacidades, con tus valores, con tus sueños, con el equipo con el que trabajes a gusto, con el que te permite seguir creciendo…
    Empecé a trabajar aquí porque sentí que las Personas eran el núcleo, y después de más de 15 años lo sigo creyendo…
    Y estoy seguro de que hay muchas más por ahí…
    Os animo a buscarlas, a crearlas, a ayudar desde dentro a que crezcan, a ser parte activa de hacer realidad lo que queremos.
    Un saludo a todos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *