Mentiras y verdades del Open Source, no reluce todo lo que es gratis. Lo gratis al servicio de las grandes multinacionales

Post invitado, escrito por Pablo Santos @psluaces , Codice Software y decano del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León
El otro día al salir de una charla sobre programación orientada a objetos (sobre si acabar con ella o no :-S) me comentaron que, de nuevo, otro partido político estaba hablando de fomentar el open source. ¿Otra vez? ¿Pero qué hemos hecho los informáticos y los desarrolladores de software para que todo el mundo quiera que nuestro trabajo sea gratis?
¿Por qué sólo nosotros? ¿Por qué no coches gratis, médicos gratis, medicinas gratis, universidades gratis, libros gratis, música gratis, etc.? ¿Por qué sólo parece un bien para la humanidad que el software sea gratis?
Me da igual el color del político que vuelva con este tema, pero de verdad… ¿quién les cuenta esto? ¿Quién les cuenta que el open source (aunque open source no es exactamente software gratis, usaré el término open source por popular, refiriendo a software gratis) es un bien necesario para la humanidad, algo hasta ético, que lo malo es hasta cobrar por el software? ¿Se lo cuenta algún profesor de universidad que vive de dar clase o alguien que vive de programar y vender software?

Disclaimer

Yo vendo software. Desarrollo y vendo mi software. Y creo que eso ayuda a crear riqueza tal y como la define Paul Graham en Hackers & Painters. Creo algo que antes no existía, que tiene valor y añade riqueza.
Sí, vendo software. Y a veces casi parece que sea un pecado decirlo, según en qué círculos.
Vendo software, y hacerlo vale dinero.
Y, además, uso open source, y me gusta, y he tenido en plantilla programadores para mejorar proyectos open para mi empresa y de rebote para el resto, pero aún así el tema del open source me genera dudas…

El open source me genera dudas…

Así que creo que como informáticos y desarrolladores es nuestra responsabilidad tratar de explicar esto para que la sociedad por fin lo entienda. Y me genera dudas porque:
1 – Creo que lo que le llega a la gente es el “es gratis”. No libre (como en free speech), no, gratis, de NO pagar, de ahorrar. Es como lo tan oído en empresas de “hay que ahorrar dinero en software”. Como profesional del sector prefiero que se ahorre dinero en edificios, en furgonetas, en electricidad, en gasolina, pero no en software.
2 – Creo que todos los políticos que quieren “fomentar el open source” se creen que es un software que escriben unos tíos en plan “green-peace-del-código”, por el bien de la humanidad, y eso no es verdad y no se sostiene.
¿Pero por qué los informáticos tenemos que ser ciudadanos de segunda clase? ¿Por qué todo el mundo quiere ahorrar en lo que nosotros hacemos?
¿No es raro despotricar sobre el “software privativo” mientras usas un Apple (a mil y pico euros la unidad)? ¿Por qué pagar por el software está mal y por el hardware bien? ¿Por qué Mr. Microsoft es evil y Mr. Oracle también pero nadie pone pegas con comprar Apples o DELLs? Como Ingeniero en Informática que se gana la vida desarrollando software esto me pone enfermo.
Y nada de esto tiene ni pizca que ver con tener o no tener los fuentes del código, que me parece bien pero irrelevante en el tema económico.

Realmente, ¿Quién desarrolla el open source?

Para muchos, incluyendo los muchos políticos de todos los colores, el Open Source lo hacen un@s tí@s tipo-green-peace con portátiles molones. Por la mañana plantan tomates ecológicos y por la tarde programan código abierto (por la noche mejor). Así, por el bien de la humanidad. Y eso sería genial, y me encantaría, y si así fuese creería firmemente en ello. Pero la realidad no es así.
Es una historia bonita… pero falsa, y que supongo que además justifica que escuchemos cosas como la importancia del “software open en la administración pública” cuando nunca escucharíamos “solo furgonetas Ford gratis en la administración pública”. Lo último suena poco ético, desleal. Lo primero no, pero lo es también.

El software gratis lo crean las mayores empresas tecnológicas… con fines comerciales

¿Pero es que nadie sabe que son IBM y HP, principalmente, los que pagan el desarrollo de Linux (y no es un secreto, ojo)?
Y lo curioso, por llamarlo de alguna forma, es que son esas mismas grandes corporaciones las que sacan pasta del invento del “Robin Hood” del software, Linus Torvalds, el creador de Linux y otros geniales inventos (Robin Hood pero al revés, como si robase a los campesinos, las pequeñas empresas y desarrolladores, para dárselo al “alcaide”, las grandes corporaciones),
Se habrá hecho gratis por el bien del mundo, pero son las grandes corporaciones las que se lucran con ello.
Open Source (el que tú usas, no el malo, no aquel que no ha usado ni aquel quien lo desarrolló) es en su mayoría software producto de enormes multinacionales que utilizan ese open source como marketing o como herramienta para barrer a la competencia.

Open Source como herramienta que usan las grandes empresas para su marketing e instrumento para barrer a la competencia

Gran parte del software open se desarrolla para el marketing. Lo haces gratis primero, para que la gente lo conozca (porque ya les hemos acostumbrado a no pagar, o a pagar cantidades de miseria, tipo las apps para móvil, fomentadas por empresas-globales que para vender su hardware y forzar a los pobres pequeños desarrolladores a vender por 1 euro) y luego, pasado un tiempo, lo haces de pago. Es el caso de whasapp.
También está el software-open-propaganda. Si fuera una empresa global que vende anuncios (y paga pocos impuestos por ello en Europa, por cierto) podría poner a mi legión de programadores a hacer lo-que-fuera open source. Podría gastar pasta en pegatinas, o en bolis de propaganda, pero hacer open source también sirve. Nada del código que da pasta a esas empresas, del núcleo, de lo gordo de verdad, es abierto, ¡ojo! Pero sus ingentes beneficios (¿por qué no mejor anuncios gratis?) los pueden gastar en hacer lo que les apetezca gratuito. Lo que quieran, por diversión, por curiosidad intelectual, porque sí.
Y luego está el software-open-maligno: soy una pedazo de empresa con músculo financiero, hago open el software X, me cargo a los competidores y dentro de unos años empiezo a cobrar por él. ¿Os suena?

Qué la Administración pública promocione el software gratis frente al de pago destruye el ya pobre sector tecnológico español

Que una administración pública fomente el “open” frente al comercial es como que fomente coches Ford en lugar de coches Mazda. ¿Por qué tienen que meterse?
Es que en nuestro país casi no hay industria de software y fomentar que no se pague por el software… contribuye a que las pequeñas empresas de desarrollo apenas puedan subsistir.
Aquí no hay mucha industria de software, de la de verdad, de la de vender miles y miles de copias de un producto y poder crear ecosistemas de programadores bien formados y mejor pagados, de empresas e ideas que generan más ideas y más empresas y más riqueza. ¿Dije copias? Estoy anticuado, quería decir subscripciones mensuales. Llamadle como queráis. Hablo de pagar.
Sí, de pagar. Y no solamente de pagar a corporaciones malignas dirigidas por tíos que acarician gatos de espaldas a su escritorio, hablo de empresas pequeñas que venden software en todo el mundo como por ejemplo BaseCamp o Atlassian (que ya no es pequeña y están a punto de comprarse el gato) o muchas otras.
La cultura de no pagar no ayuda al sector.
La “economía de escala” de vender millones de unidades muy baratas es un arma más al alcance sólo de las enormes empresas. Ocurre justo que para vender mucho a muchos, gratis o a bajo coste, hay que ser muy grande, pero mucho (o un caso entre un millón siendo pequeño).

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “Mentiras y verdades del Open Source, no reluce todo lo que es gratis. Lo gratis al servicio de las grandes multinacionales”

  1. ¿Por qué no focalizamos nuestro esfuerzo en que se distinga el open source del free software?
    En este artículo de opinión se referencia continuamente a «open software» y se comete un error de bulto al comienzo del mismo cuando se indica que
    <>
    Ni popular ni gaitas. Se trata de un término erróneamente traducido y erróneamente empleado, origen de todos los malentendidos. Es totalmente equivalente al uso que se hace de hacker == cracker.
    El software NO debe ser gratis. Hay un esfuerzo y un trabajo por crearlo. Si quieres «donarlo» (gratis, free software) es decisión del que lo ha hecho.
    El software debe ser open source para que el usuario al que va destinado pueda evaluarlo y adaptarlo llegado el caso (mejorarlo, evolucionarlo, mantenerlo, etc).
    Es, incluso, una fuente de cultura: permite una formación en tecnología que difícilmente podría obtenerse de otra forma.
    ¿Tan complicado es o es que no queremos comprenderlo?
    Gracias y un saludo.

    1. Hola,
      Pero ¿por qué dejamos de lado ciertas partes más importantes en mi opinión del artículo (más allá del tema terminológico) ? Por ejemplo, hablemos… ¿por qué una administración pública propicia software gratis – libre como quieras llamarlo y no otro tipo de productos (hardware?, coches? gratis) a sabiendas de que eso afecta al sector informático español?
      Bueno debate
      Saludos

      1. Hola.
        La terminología tiene su importancia porque al ser errónea estamos hablando de cosas distintas y el debate parte de un error de base.
        No se trata de software gratis; se trata de software con su código fuente disponible.
        Si quieres dar el software gratis es decisión del que lo hace, pero en ningún momento se impone que el código abierto deba ser gratis.
        No confundamos churras con merinas, aunque ambas sean ovejas.
        Gracias y un saludo.

  2. De verdad, como informático me da vergüenza leer estas cosas.
    El software libre no va de dinero, va de libertades. Nadie habla de no cobrar por tu trabajo, faltaría más. De lo que se habla es de qué puedes o no hacer con ese software. Y si es tu negocio —por supuesto legítimo—, lo que puedes hacer es ponerle una licencia doble, como tiene Qt por ejemplo, donde sea software libre pero ningún ente pueda beneficiarse económicamente de él (y esto es sólo un ejemplo).
    Los informáticos somos ciudadanos de segunda pero por otros motivos, no porque no podamos cobrar por nuestro trabajo.
    Lo de despotricar del software libre y usar un Mac es de traca: el Mac es hardware y, valga lo que valga, con tu dinero haces lo que quieras. Otra cosa es OS X (que vale bastante menos y es el tema a debatir). Te puedes comprar un Mac y ponerle software libre si quieres (como ves, sí ponemos pegas a comprar Apple, pero cosa de software, no de hardware).
    Respecto a quien desarrolla software libre: pues al principio fueron entusiastas. Hoy en día, gracias que hay negocios que dan servicios en lugar de vender software, se pueden permitir tener en plantilla a esos maravillosos ingenieros que harían ese software gratis y libre si no fuera porque tienen que comer. Pero, aún así, lo harían de todas formas si consiguieran una fuente de alimentos. Si no has salido nunca de tu círculo de desarrollo, de tus amigos del software privativo, es normal que no sepas quién desarrolla el software libre. Es más, hoy en día todavía hay mucha gente que dedica su tiempo libre a hacer software libre (yo, por ejemplo).
    Como bien dices, el software libre lo crean las mayores tecnológicas con fines comerciales. Correcto. Pero no venden software. Venden los servicios proporcionados por dicho software. ¿Ves? Es otro modelo de negocio donde sí puede haber software libre. Y, como dije antes, es cuestión de libertades, no de dinero. Y lo de que se usa para barrer a la competencia… pues no, no es por eso. Aunque entiendo que pienses así. Lo que se usa para barrer a la competencia es el software gratis, GRATIS, no libre. El software no tiene que ser libre para ser gratis. ¿Ves la diferencia?
    Hablando de la Administración, la criticas porque dices que promociona el software gratis, pero no, eso no es más que una gran falacia (y el ejemplo de los coches sería gracioso si no fuera porque es ridículo). La Administración promociona el software libre (o, al menos, debería hacerlo). El software en el que los ciudadanos podamos acceder a su código para comprobar que hace lo que dicen que hace. El software que te permite modificarlo. El software que hace que no dependas de una empresa tecnológica sino de una tecnología. El software que puedes mejorar y compartir. En definitiva, libertad frente a dinero. Y eso es, precisamente, lo que debe hacer la Administración. Yo no puedo permitir que mi dinero vaya a una empresa tecnológica que a saber qué hará su software que no nos han contado (como si no hubiera ocurrido ya veces).
    Y si la Administración quiere cobrar por él, pues genial. Estupendo. Maravilloso. Es lógico querer ganar dinero con tu trabajo. Lógico y legítimo. Pero el software libre va de libertades, no de dinero.
    Como informático, me da verdadera vergüenza, no sólo el autentico desconocimiento mostrado sobre qué es el software libre, sino también que se lancen estas falacias al público para mantener un negocio. Y más vergüenza me da que lo haga un miembro de un colegio profesional.

  3. El artículo da vergüenza ajena. Software libre no es software gratuito. Y en la administración pública debe primar la transparencia y el control inverso sobre los intereses comerciales de las compañías.

    1. Lo que sería ideal si no fuera porque el software open también está controlado por los mismos intereses comerciales de compañías multinacionales.
      Creo que he dejado claro que no es lo mismo gratis que open, pero que al final del día es lo que queda de poso para todos los que no sean técnicos.

      1. Es que aquí nadie defiende que el software tenga que ser gratis. El software que usa la administración debe ser libre, bajo los principios de control ciudadano y transparencia, y para permitir que sea auditable. Si luego eso se tiene que desarrollar bajo demanda, con concurso, pagando o como sea, es otro tema.

      2. Hola,
        Pau, OK, perfecto, ideal… ¿pero sólo el software? Ya sé, me vas a decir «que todo debería ser open (los edificios, infraestructuras igual?)» pero ¿se aplica con igual fuerza esta idea al software que a otras cosas.+?
        Y ¿de verdad crees que cuando la Administracion habla de open no está pensando en no gastarse un duro?

  4. Pingback: Mentiras y verdades del Open Source, no reluce todo lo que es gratis

  5. @beomax: «Pero no venden software. Venden los servicios proporcionados por dicho software. ¿Ves? Es otro modelo de negocio donde sí puede haber software libre.»
    Ese para mi es el punto central: ¿por qué cobrar por servicios «parece bueno» y por el software «parece malo»?

    1. ¿En qué parte de la filosofía del software libre o la definición del open source dice que está mal cobrar por el software? Además, «cobrar por el software» debería ser también cobrar por un servicio: de instalación, configuración, adaptación, modificación, mantenimiento, etc. ¿Por qué «cobrar por el software» tiene que ser solamente venta de licencias? Y ya que estamos, ¿en qué le beneficia al cliente el depender tecnológicamente de una sola empresa?

  6. Javier quizás la contundencia de algunas de tus afirmaciones abruman un poco y aunque son ciertas desvirtúan la esencia del asunto. open source SI open source NO.
    No hablas de comunidad, ni de las ventajas de proyectos en las que intervienen cientos de personas (o de como gestionar este tipo de proyectos), ni de cómo proyectos que hoy son una realidad no hubieran salido adelante sin el modelo open source, estoy seguro de que conoces más de uno.
    Por otra parte el modelo versión inicial gratis y luego te cobro la premium or enterprise, a mi no me gusta, pero asociar este tema con la esencia del open source es un poco drástico y todos sabemos que empresas como Magento, incluso Hybris (son sólo un ejemplo) utilizan como base muchas de estas tecnologías.
    De todas formas te felicito por hacer pensar una vez más, sobre un tema que aunque es muy comentado/debatido sigue siendo de actualidad.

    1. Luis, he intentado plasmar, en alto (y con la ayuda de Javier), las dudas que tengo sobre el tema.
      No he querido tocar el punto de vista técnico, que es impecable. Linux, el ejemplo más conocido, es una genialidad lo mires por donde lo mires. Desde el concepto, a la implementación, a la gestión de la comunidad/equipo. Todo liderado por un genio, una auténtica fuerza de la naturaleza de los que supongo que no hay más de uno en cada generación. Todo eso es indiscutible.
      Lo que me genera las dudas es que al final esa genialidad la explote comercialmente una multinacional y sin embargo el software y el modelo siga teniendo el mismo halo de libertad.
      Quizás esté equivocado, y espero estarlo, pero creo también que mucho del software que potentes multinacionales dejan gratis supone unas enormes barreras de entrada para que pequeñas empresas puedan entrar en el mercado. No digo que nada de esto no deba ser, ni que se pueda cambiar, pero no parece alineado con ese espíritu de libertad de conocimiento que subyace en el OSS.

      1. Ok Pablo estoy de acuerdo, no queda espacio para pequeños proyectos,más allá de soluciones verticales dentro de las las grandes plataformas (add-on, plugins, themes, etc).Es más cuando alguien se atreve a intentarlo, su mayor exito es que lo coma un grande.
        Pero es lo mismo que pasa en otros sectores. Moda: Sólo sitio para las grandes marcas, Alimentación: Nos quedamos sin los supermercados de barrio (los chinos hacen lo que pueden), todos a Carrefour. El downtown desaparecido, todos a las grandes superficies (siempre quedara Serrano o Pseo de Gracia). Televisión/Radio: Más de lo mismo.

      2. Ignacio: estoy de acuerdo lo que dices de la moda, alimentación, todas las industrias van hacia gigantes cada vez más grandes.
        Nos puede gustar o no, pero lo que no debe es ir encima vestido con una capa de libertad que no se ajusta a la realidad, ¿no?
        Y además, mucho del «mantengamos el software» me parece, aquí en nuestro país, hijo del «que inventen ellos». No todo claro.

  7. Desde luego que nunca había leído un artículo tan torticero como este referente al software libre (que NO es lo mismo que software Open Source).
    Me parece lamentable que alguien que debiera de conocer las diferencias entre ambos conceptos o bien no las sepa, o bien las ignore deliberadamente.
    Menos mal que los comentarios han arrojado algo de luz sobre el asunto…
    «Mentiras y verdades del open source»… Bueno, una mentira es que el software open source tenga que ser gratis. Hablas de los Mac y Mac OS en tu artículo, hay partes del S.O. que son open source, pero NO son gratis, ni siquiera son libres.
    ¿Quieres un contraejemplo de open source en otro ámbito? Las recetas de cocina. Suelen ser casi siempre libres, como el software, las puedes copiar, modificar, mejorar, o utilizar par el fin que quieras. Pero si vas a un restaurante a comer, pagas por el plato, no por la receta.
    En fin, pensaba que aclararías temas en tu artículo y sólo has generado confusión. Un saludo.

  8. Nada mas empezar, al ver que se ponia open source igual a software gratis, ya deje de leer el resto del post…
    Open=Abrir
    Open Source=Codigo Abierto
    Free Software=Codigo libre
    Codigo Libre =/= Software gratis
    Que se ponga el Codigo Libre gratis y a disposicion de cualquiera es una cosa, con tu codigo puedes hacer lo que quieras, pero eso no quiere decir que tenga que ser necesariamente gratis. Yo puedo hacer una aplicacion con codigo libre y abierto y aun asi cobrarlo. Lo que consigo con este modelo es que sea AUDITABLE, y que si tengo algun bug o algun fallo, alguien pueda verlo, reportarmelo y arreglarse, pero algunas personas en este pais parece que viven en el S. XIX todavia. Como dicen mas arriba el Estado deberia promover estas tecnologias porque son transparentes, son baratas (y lo digo asi de pancho, son baratas) y cualquiera podria proponer mejoras a la aplicacion, cualquiera pueda personalizarlo segun sus necesidades manteniendo las funciones basicas, pero mientras no haya formacion en este sentido saldran diarreas mentales como el del post

    1. Marco, tengo claro que open no es lo mismo que gratis. Lo que digo es que lo que cala en el 99% de la gente que usa el software es que open es gratis.
      Ojalá la discusión fuera sobre ser o no ser auditable, entonces estaría encantado.
      Creo que esa gratuidad, que equivocádamente o no es lo que queda, acaba siendo negativa y además al servicio de grandes jugadores que pueden usarla para barrer a sus competidores, de un modo que pervierte el sentido original del modelo open.
      ¿Me explico ahora?

  9. En la resolución referenciada no aparece la palabra GRATIS ni una sola vez. ¡Ni siquiera en los 54 comentarios que tiene! Y la palabra «gratuita» aparece tres veces pero en un extracto de un artículos del BOE en un comentario.
    Comparar Open Source con Coches Gratis no tienen ningún sentido.
    La comparación correcta sería, imaginando que existen empresas que venden coche a los que no se les puede abrir el capot ni cambiar las ruedas ni ninguna pieza, se propone que la administración pública solo fomente, compre o desarrolle vehículos que puedan ser abiertos, reparados y admitan cambios de piezas. Esa sería la comparación correcta.

    1. La administración pública, en mi humilde opinión, no debería desarrollar vehículos de ningún tipo, obviamente, ni con capó abierto ni cerrado.
      Y dudo mucho también que deba tener talleres mecánicos propios para reparar los coches, ¿verdad?
      Así que se reduce únicamente a la adquisición: efectivamente, mejor comprar coches con el capó abierto, para poder modificarlo.
      Pero, seamos serios, al software no se le acaba el aceite, ni lo consume, ni tiene arañazos. Lo que hay que hacerle al software son modificaciones de diseño, adaptaciones a nuevos requisitos, eso no es equivalente al trabajo de un taller, es más parecido al de un fabricante de automóviles.
      De muchos de los comentarios se extrae que el software open se coge, se modifica y se mejora. Pero es que no es tan sencillo. Poder hacer una modificación coherente en un proyecto de gran tamaño requiere un nivel de conocimiento elevadísimo, así que acabará «mandándose al fabricante».

      1. Hola Pablo,
        Efectivamente yo no creo que la administración deba desarrollar vehículos de ningún tipo porque la empresa privada hace bastante bien su labor en ese sentido.
        ¿Talleres propios? Bueno, depende, a veces si a veces no. Por ejemplo los bomberos estoy seguro que cuentan con mecánicos propios a parte de talleres privados para tener siempre a punto sus vehículos.
        El software requiere mucho mantenimiento, tanto o más que un coche.
        Y cuidado, porque acabará «Mandándose al fabricante» me recuerda a las ventajas de hacer mal software. Algo que el open source en la administración podría contribuir a cambiar un poquito.

      2. Ignacio,
        Si es que lo que digo es que la administración, si se mete en esta guerra, acaba apoyando a IBM en lugar de a Microsoft, nada más. Que no se puede vestir de cruzada por la libertad algo que supone meter el dinero en el bolsillo de una multinacional u otra.
        Ahora bien, otro gallo cantaría si tuviéramos montones de empresas capaces de evolucionar productos a partir del kernel de linux, o del código de MySQL (ahora MaríaDb :P), etc, etc. Pero es que eso tampoco ocurre, por la increíble dificultad técnica y potencia necesarias.
        Y que, como desarrollador de software, me genera dudas, vértigo y malestar (aunque ni lo pueda cambiar ni nada y tenga que asumirlo, por supuesto) que casi esté mal visto defender el software comercial, como si defendieras al demonio y el libre y el open y el gratis fueran la única verdad.
        Y es que las mismas empresas que cobran por transacción de base de datos se lucran tb del esfuerzo de comunidades open source que hicieron su trabajo pensando en el bien común. Lo que no comparto es que encima se aplauda.

      3. He entendido perfectamente tu enfoque.
        Pero te están lloviendo críticas porque mezclas constantemente software privativo con software comercial y software libre con software gratis. Y da igual que el ciudadano medio confunda esos términos, hay que trabajar para que deje de ser así, además de que este no es un blog para ciudadanos medios.
        Me parece perfecto que haya empresas que se lucren aprovechando el software libre. Eso no hace más que demostrar que la libertad es una opción muy válida por la que apostar.

      4. Ignacio, vete a una empresa en la que estén considerando un paquete comercial frente a uno open source. Les preguntas «ah, queréis los fuentes, claro», y te mirarán con cara de «de dónde se ha caído este!». Lo que quieren es gastar menos, mucho menos. Ese es el punto.
        Yo tampoco tengo nada en contra de que las empresas se lucren del software libre! Claro! Pero que como ciudadanos nuestros impuestos fomenten un modelo de negocio frente a otro?? Por qué??

  10. Si no fuese porque he visto los comentarios, no me habría dado cuenta de que el artículo no es tuyo, Javier.
    Me sonaba extraño que en un blog que normalmente veo tanta coherencia y conocimiento hubiese un artículo tan lleno de falacias, ignorancia y corporativismo del malo.
    En mi modesta opinión, deberías tener más cuidado con a quien invitas o con qué contenido de invitados publicas en el blog: este artículo perjudica tu imagen personal y de marca de manera brutal.
    Dado que es la primera vez que comento, aprovecho para felicitarte por el resto de tu trabajo; pero insisto «por el resto», porque el contenido de este artículo es nefasto.
    Un saludo.

  11. No me había dado cuenta que esto lo ha escrito el DECANO del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León.
    Como esta el nivel en los Colegios Profesionales.

  12. Me sumo a los comentarios que lamentan este artículo en este (hasta ahora) estupendo blog.
    El autor ha querido hacer una reflexión sobre el software gratis, pero al meter por medio al Open Source lo ha liado todo.
    Pensaba que la confusión estaba fuera del gremio, pero ya veo que dentro también, y lo lamento profundamente.
    Este artículo está fuera de todo rigor.
    Suerte que los lectores de este blog parecen estar más formados y han aclarado bien el tema en los comentarios.

    1. Es que artículo es un compendio de todo lo que muchos detestamos de este mundillo. Es lamentable que le des voz a un lloriqueo tan pobremente argumentado y torticero. Llevo mucho tiempo leyéndote y sé que no es para nada la tónica habitual, pero uf. Para olvidar.

      1. Pau, entiendo que no estés de acuerdo pero si te das cuenta no critico la tecnología, solamente cuestiono que seguimos atribuyendo cuestiones sociales a algo que acaba siendo otro modelo de negocio alternativo, nada más.

  13. Ignacio, expreso mi propia opinión y estoy seguro que la de mucha gente de nuestro sector que vive de hacer software. Y no hablo de vivir de otra cosa y hablar de aquello que ni te va ni te viene, hablo de vivir de desarrollar software. Y en mi caso, de una forma muy directa, no como un eslabón más en una cadena de la que no ves ni el principio ni el final.

    1. Siento mi comentario, en un tono poco acertado.
      Estoy convencido que tendríamos opiniones muy parecidas sobre como mejorar la profesión en España, por eso leemos a Jgarzas, lo único que en este artículo te has expresado, en mi opinión, realmente mal mezclando y confundiendo términos.
      Además intentas mandar el mensaje de que en Podemos no son serios en su forma de trabajar (casualmente muy basada en las comunidades de software libre), y para eso ya está la televisión pública.
      «Veo que apoyan el software libre… esta semana han ido 5000 informáticos al paro… estarán ustedes de enhorabuena»

      1. Nada más lejos de mi intención.
        Creo que todos los partidos políticos han apoyado de una u otra forma el open source y tengo serias dudas de que haya sido algo más que una campaña de propaganda.
        Hablamos de que las administraciones usen Linux (RedHat o IBM frente a Microsoft?) o de que las montones de empresas que desarrollan software para la administración (o lo hacían, que con la que está cayendo…) entreguen su código??
        Lo primero no lo entendería en Podemos, de verdad. Y lo segundo ya ha ocurrido durante años.

    2. Que yo sepa, Linus Torvalds vive muy bien de desarrollar software libre, y como un eslabón más, entre el hardware y las aplicaciones, exactamente como una cadena de la que no ves ni el principio ni el final. Lo que tú deseas, «de una forma muy directa», creo que ni Jobs ni Gates lo lograron, ni siquiera en sus sueños de dominación más locos.

  14. Leo la auditabilidad del software, y pienso que todos programan en C++ o algún otro lenguaje compilado (que dicho sea de paso el código compilado es auditable).
    Y cualquier otro programa distribuido en cualquier lenguaje interpretado, es auditable (aún estando compilado a código intermedio o estando obfuscado).
    No nos olvidemos que los lenguajes de programación son simples abstracciones para evitarnos escribir en código de bajo nivel que es en definitiva el que se ejecuta.
    Si lo que querés es que te desarrolle un punto inicial del software y te de los fuentes para que después vos hagas lo que quieras, no hay problemas, hay contratos de todo tipo, pero el precio obviamente sería distinto (y mayor).
    Lo que me molesta es la imposición, realmente. ¿Porque HAY QUE USAR, por ejemplo en la adm publica? ¿Por qué no es más una opción más entre varias?
    saludos.

    1. Yo no lo veo como una imposición, sino como una política de Estado que garantiza la independencia tecnológica. Y elegir software libre conocido, como por ejemplo Linux y LibreOffice, garantiza también que el código fuente que te entreguen no esté ofuscado, como mencionas.

  15. Y un segundo comentario, antes que pedir open source en la adm publica, yo pediría que no se ejecute código que no fue compilado dentro de la misma administración pública.
    ¿Cuantos que usan open office por ejemplo desargan el source y lo ejecutan, o cuantos descargan los binarios?
    ¿Cuantos tienen instalado un linux compilado o recompilado propio y cuantos instalada la distribución?
    Saludos.

    1. Yo iría más allá: Promovería el desarrollo de una distribución nacional, respaldada por el Estado, con sus propios repositorios y adaptada a las necesidades del país. Una iniciativa así puede brindar muchas oportunidades tanto a empresas como a programadores independientes. Oportunidades de esas que no ve el autor de este artículo.

  16. Llevo como dos horas discutiendo por Twitter mi comentario con Pablo Santos y todavía no distingue el software libre del software gratis.
    Así, con entradas como estas, lo único que se hace es denostar la labor de tantos ingenieros que hace mucho trabajo gratis (y este sí que es gratis) y muchas empresas que colaboran con el software libre.
    Y todo por defender un negocio que no tiene nada que ver con el software libre. Es más, qué sería de los negocios de software si no fuera por el software libre.
    Vuelvo a repetir: me da vergüenza leer esto; y más viniendo de un ingeniero informático y decano de un colegio profesional.

    1. @beoxman A ver, es que el hecho de no estar de acuerdo no quiere decir que «te tengas que avergonzar». Sí, le da fuerza a tu frase, pero está fuera de lugar.
      Creo que distingo perfectamente la diferencia entre libre y gratis. He contratado a gente que trabajaba para el proyecto Mono y que todo lo que podía (y aceptaban) se hacía público.
      Por ser libre no tiene por qué ser gratis. Claro que no.
      Me puedes cobrar $1000 por usuario al mes por tu software y me das el código para que te corrija los bugs si quieres y para que me sienta libre de que otra empresa me mantenga el código (irreal del todo porque a ver quién demonios se mete en un sistema complejo, a menos que sea un súper sistema de éxito que conozca mucha gente, y aún así). Pero como estoy acostumbrado a que me den todo gratis, pues prefiero no pagar. Por mucho que tu software sea fantástico y me des el código. Porque la multinacional X, que vive de otra cosa, lo da gratis, porque le importa un pito llevarse por delante a quién sea y encima le aplaudimos todos.
      Lo que digo es que es *irrelevante* para la mayoría de los usuarios y consumidores el resto de que sea libre, que lo único que llega es que es gratis. Y que el hecho de ser gratis es negativo para la mayoría de la industria, excepto para quienes lo usan como arma para barrer a la competencia.
      Pero es que tú mismo me das la contestación «la labor de tantos ingenieros que hace mucho trabajo gratis»: de eso hablo, de que iniciativas políticas de izquierda apoyen el trabajo gratis. Vale, ok como voluntariado, pero es que si me pongo a lavar coches gratis, porque me da la gana, a lo mejor hundo al que vive de ello. Si hago trabajo de electricista gratis, lo mismo.
      Y ok con hacer gratis software para uso social, perfecto, pero es que hablamos del software que pueda usar la administración, que sí que pagará religiosamente por el hardware, pero pretendemos que no por el software. ¿¿Por qué??
      Sí, porque todavía no hemos llegado al nivel en que lo que no toquemos con nuestras manos no valga dinero??

  17. Creo que el artículo está escrito desde un punto de vista muy real de pie de calle y me gustaría que tuviera una gran difusión entre mucha gente con la que discutí, discuto y discutiré.
    Al igual que otro tema similar de la piratería, si fueran a las oficinas de la SGAE ¿Cuánta piratería informática se detectaría? pero eso tampoco cuenta, es software
    Para mí, el artículo a puesto palabras, muy bien hilvanadas, a pensamientos que tengo desde hace varios años.
    Gracias por la defensa de las personas que estamos detrás de esta profesión tan poco valorada en España.

  18. Hola,
    Yo estoy con Pablo en muchas de las cosas. Independientemente de las definiciones hay un problema, llamarlo social, detrás de todo esto y hasta cierto populismo. Creo cierto tipo de modelos están asociando la idea de que el trabajo en software debe ser gratuito, cosa que no le pasa a otros sectores más maduros. Yo podéis o podemos llamrlo como queráis o queramos.
    Saludos

  19. Muy buen post que en nada desmerece a los anteriores de este blog.
    Me gustaría a mí ver de todos los que disocian conceptualmente software libre y software gratis, cuántos no han tomado código prestado y se olvidaron de pasar por caja.
    El código abierto en sí no debería ser problema. El problema es la indefensión en España (desconozco lo que pasa en otros sitios), en la que se ve sumida una pequeña empresa que abre sus fuentes para trabajar con la administración (o con quién sea) y al minuto dos, ya tiene a los vendedores de carne tirando precios, vendiendo 10 ingenieros donde van a poner dos becarios. Éste es el problema del open source en España para las pymes y a esto (entre oras cosas) se refiere el autor.
    El autor, supongo, conoce bien a la administración, de ahí que relaje los términos y asimile el open y free. Yo voy más allá, el software de nuestra administración es open, casi free y sobre todo malo, carente de la mínima calidad exigible y, por supuesto, salvo muy escasas excepciones, ausente de cualquier característica que lo asimile a un producto de una ingeniería. Todo ello fomentado por los vendedores de carne (y como no de humo) que son los verdaderos interesados en el open-free. Para seguir vendiendo carne barata a precio de solomillo.
    Plas, plas y plas al autor, que también hay que saber leer entre líneas y no cogérsela con papel de fumar… no es quizá afortunado decir que piden coches gratis… pero as nadie se le escapa que no piden los diseños de automóviles. Y si los piden, es bajo secreto industrial.
    Tengo verdaderas dudas de a qué aspira la profesión. Desde luego, no es que estemos debajo de las demás ingeniería, leyendo a algunos, es que parece que nos gusta estar.
    Gracias Javier, a ti también; a ver si vamos abriendo la mente entre todos.
    Un saludos a todos y especialmente a Pablo, que ya no va a poder ejercer de profesor universitario, cachis, con el nivel que tenemos.

  20. Una administración pública existe para ofrecer un servicio publico de la forma mas eficiente posible. (O así debería ser). Entonces, una administración debería justificar a los ciudadanos porque utiliza un software propietario si existe uno libre similar o mejor. Llamemoslo promover software libre o simplemente sentido común.
    La verdad es que no entiendo la crítica ni me parece una defensa de nuestra profesión.
    La equiparación entre sw libre y gratis es incorrecta y hay miles de artículos en internet q lo explican con detalle. No vale la simplificación.
    Quien se beneficia del sw libre? Quien se beneficia de la libertad? Lo promoverá de verdad un gobierno?

  21. Si en el caso hipotético tuviera desarrollado un software que necesita la administración pública y se lo quiero vender, me supongo que no se podría, porque la administración pública no fomenta el software privativo. Necesitaría licenciar mi software con gpl o sus variantes, pero al hacer eso tendría que ceder mi código fuente, cosa que no quisiera.
    Eso es a lo que se opone Pablo?
    Saludos

    1. Julio, yo oponer, no me opongo a nada.
      Me doy por contento con que la administración pública no se ponga a favorecer a unos fabricantes frente a otros. Como con casi todas las cosas, si no se meten, mejor.

  22. Eso sí luego para la música, el cine, la cultura, el arte y (muy recientemente) para el periodismo aquí todo el mundo tiene que pagar sus cánones, PVP e impuestos correspondientes porque si no se destruye empleo…
    Y no sólo eso, sino que la persecución empieza a ser cada vez más acuciante por parte de la administración pública en este sentido.
    ¿Me explican esa doble moral?
    Salu2

  23. La fecha del artículo dice 18 de diciembre de 2014 pero parece haber sido escrito hace como diez años atrás, cuando mucha gente aún no sabía bien lo que era el software libre/open source. Encima el autor es un informático. ¿Dónde estuvo escondido durante más de diez años? Porque cualquier informático que se precie de serlo, conoce muy bien el concepto de public domain software, que data de los albores de la informática. Y sabe que se refiere al acceso irrestricto al código fuente, no a la gratuidad de un archivo compilado. Pero gracias por engañarme una milésima de segundo y hacerme sentir diez años más joven.

    1. Carlos, quizá no soy un informático que se precie, ¿no?
      Ahora en serio, claro que no es lo mismo, lo que digo es que lo gratis es lo único que cala en los consumidores. Lo de no pagar. Para desgracia de los profesionales y beneficio de quienes usan el open como herramienta comercial disfrazada de libertad que no es tal.
      Que se haga libre por el bien del conocimiento es magnífico.
      Que quien más se lucre de ello sean grandes multinacionales a las que justo se trata de parar los pies usando «open en la administración» es lo triste y a lo que hago referencia en mi post.

      1. ¿Y qué problema tienes con que el desarrollo de software libre sea un negocio para las grandes empresas multinacionales? Eso garantiza el mejoramiento del código y trabajo para miles de programadores. ¿Acaso tienes algún problema para descargar el código fuente de Linux, Android, Open/LibreOffice, y tantos otros? Nadie puede expresarlo mejor que Andy Rubin en un famoso tweet: The definition of open: «mkdir android ; cd android ; repo init -u git://android.git.kernel.org/platform/manifest.git ; repo sync ; make»

  24. La verdad este blog siempre tiene información de primera categoría y este post es la quintaesencia del desconocimiento. Si usas internet o aún una simple LAN es gracias a que Tim Berners-Lee decidió que su software sería libre, y no, no se ha muerto de hambre, e internet s un negocio que mueve millones de dolares. Hay compañias que se han visto afectadas por este tipo de modelos de negocios, alguna vez fue necesario pagar por navegadores, aún existen de pago… pero no es común ver quien los compre. Seguramente el IDE que utilizamos para desarrollar sea gratuito, los hay en muchas opciones, y sin embargo yo he comprado uno de JetBrainz. «Si el mercado no te compra mejora tu producto»!. Uso GNU/Linux, y no por que sea gratis, de hecho mi laptop venía con su licencia de windows, simplemente por que es mejor. Las ideas de apertura son válidas en el campo de las ideas, por lo que es ridículo comparar software con carros (o con casa, como bien lo dice Javier), pero si con investigación acádemica. Si no pueden entender esto es por que no tienen espiritu para desarrollar software, deberían dedicarse a pegar ladrillos.

  25. To be, or not to be…
    1.- Que un software se distribuya con su código fuente (libre y con permiso de modificación) no implica que sea mejor que un software de código fuente restringido o privado.
    2.- Desarrollar software ( destinado a productividad ) de calidad implica como mínimo pequeños equipos bien conjuntados así como un buen control del ciclo de vida (y aun así no es tarea sencilla). En el mundo del software, más no es igual a mejor. Hay software bien , regularmente y mal escrito y punto. Es mi opinión personal que este objetivo es más fácil de alcanzar con equipos reducidos y bien definidos frente a comunidades extensas y muy abiertas.
    3.- Eso de que el open source permite al usuario comprobar que el software hace la función para la que ha sido creado y no otras, es en la práctica un cuento chino del Sr. Richard Stallman. La realidad es que muy pocos usuarios están capacitados para dicha tarea y muchos de los que lo están, no tienen tiempo para ejecutarla.
    4.- El desarrollo de software siempre tiene un coste y normalmente es muy alto. Es asunto del autor o autores del mismo como rentabilizarlo, ya sea con un esquema de cobro por licencias, como un modelo SaaS o como un simple plan de marketing para otras cosas.
    5.- Que una organización o individuo intente no pagar o compensar ( en la manera en que el autor del mismo lo requiera ) por el software que usa para mejorar sus procesos y eficacia, es una aberración, un robo o un acto de explotación.
    6.- Que un partido político proponga el open source como modelo de distribución del software para la administración resulta algo fútil y hasta populista, porque lo importante no es si el código es abierto o no, si no desarrollar productos con una mínima calidad y diseñados para ciclo de vida largo. Por lo tanto la propuesta debe concretarse más en cómo se va a llevar a cabo el diseño , el desarrollo y el mantenimiento de dicho software ( y entonces que se vayan buscando un buen equipo de expertos ).

    1. 1.- Y viceversa.
      2.- El desarrollo open source también se realiza con equipos reducidos y bien definidos.
      3.- Pero de poder, se puede.
      4.- No exclusivamente. También puede ser asunto de personas interesadas en hacer negocio ofreciendo servicios basados en el uso del software.
      5.- De acuerdo. Todo el software, libre o no, está protegido por las mismas leyes.
      6.- Open Source no es un modelo de distribución, sino de desarrollo. Y uno muy poderoso para la administración pública, ya que aumenta la reutilización de código y disminuye la repetición del trabajo, lo que conlleva a un uso más eficiente de los recursos del Estado.

  26. @Carlos Zayas:
    Primero agradecer tus puntualizaciones y aclarar que ambos modelos me parecen adecuados según casos y finalidades.
    La reutilización del código no va implícita en el modelo de desarrollo (open source/propietario) y depende mucho en como se estructure dicho código. La realidad suele ser más cruda ya que gran parte del código que se escribe está entrelazado o profundamente hilado con un diseño concreto y en muchas ocasiones no resulta posible reutilizar funciones sin modificarlas (ya nos gustaría). Para eso tenemos librerías más o menos ‘genéricas’ las cuales pueden utilizarse en cualquiera de los modelos de software ( sigo refiriéndome a open source/propietario) pero tampoco son la panacea.
    Mi humilde opinión es que no creo que el open source por si solo aporte ninguna ventaja al software destinado a la administración del estado ni en ninguna otra gran organización si no se desarrolla con equipos bien estructurados, buenos directores de proyecto y una política que evite el abandono de los mismos ( uno de los problemas que sufren muchos proyectos open source ). Incluso si nos vamos a un modelo open source ‘a la Linux’ podríamos derivar en una ramificación excesiva (forking) de proyectos con los consecuentes problemas ( veáse el número de distribuciones Linux exóticas o incluso la falta de novedades reales entre distribuciones más importantes, más allá de la cosmética y el cambio de nombres también exóticos ).
    Yo no veo el sistema judicial o los hospitales públicos con toda su complejidad, nutriéndose de una comunidad open source sin un plan muy bien establecido, una gestión de proyectos muy eficaz y personal medianamente bien pagado ( como mínimo ), y en ese caso estaríamos aproximándonos al funcionamiento de factorías de software adjudicatarias de dichos proyectos.
    No olvidemos que la mayoría de la gente entiende como open source una manera barata (cuando no gratuita) y segura de desarrollar software y es precisamente en este sentido que pienso que es un concepto mal entendido y que va a resultar muy difícil de erradicar.

    1. No quiero parecer reiterativo, pero los problemas que mencionas los puedes encontrar en el ciclo de desarrollo de un proyecto tanto libre como privativo.
      Y nadie habla de ninguna panacea. El software libre/open source se concentran en la disponibilidad irrestricta del código fuente, nada más. Sobre esa base, que a mí me parece esencial para los ejemplos que citás, se desarrolla todo lo demás.
      Parece como si tuvieras el prejuicio (esparcido en todo el artículo de esta página) de que todo lo relacionado con el desarrollo open source fuera informal y desordenado. Nada más lejos de la verdad. La gestión de proyectos, la remuneración a los programadores, todo lo que tenga que ver con el desarrollo de software puede aplicarse a cualquier proyecto open source.
      ¿Te parece conveniente que el poder judicial o el sistema de salud de un país dependa de una infraestructura tecnológica manejada por una sola empresa, o un puñado de ellas, en el mejor de los casos? ¿Y que estén involucradas empresas extranjeras o multinacionales? ¿Dónde dejamos a la soberanía?
      Lo último que mencionas, sobre lo que entiende la gente como open source, que es un concepto mal entendido y difícil de erradicar, yo no creo que sea tanto así. Se aclara con una simple sentencia: «Libre como en libertad de expresión, no como en barra libre.»

    2. Comentario adicional sobre el punto de las distribuciones Linux:
      Parece que confundes «Linux» (el kernel) con las distribuciones, que son un conjunto de componentes (entre ellos el kernel Linux) dispuestos así para facilitarle al usuario la puesta a punto de un sistema. También creo que confundes forking con distribuciones.
      Lo que tú ves como una desventaja es quizás una de las ventajas más grandes del software libre.
      El forking permite continuar el desarrollo de un proyecto desde dos (o más) puntos de vista diferentes, y que gane el mejor, o que coexistan todos. Los proyectos open source sólo son abandonados cuando ya no hay usuarios interesados en su desarrollo, a diferencia de los proyectos privativos que a menudo terminan porque, a pesar de contar con usuarios leales, su desarrollo ya no es rentable para la empresa fabricante, o conviene abandonarlo por motivos estratégicos.
      No sólo es bueno que existan incontables distribuciones (algunas populares, otras oscuras) sino que lo mejor es que tú mismo puedes crear la tuya propia. ¡Qué oportunidad para la administración pública o el sistema de educación de un país! Contar con su propio conjunto de software, preconfigurado, «aclimatado», y de libre distribución. ¡Qué oportunidad para las empresas, grandes o pequeñas, que puedan ofrecer soporte y servicios basados en una distribución oficial del Estado!

  27. Hola!
    No estoy de acuerdo con el post. Me parece que mezcla conceptos. Desde luego es un tema muy interesante!
    En cuanto tenga un pelín más de tiempo me paso por aquí y argumento.
    Saludos!!

  28. ¿Pero qué hemos hecho los informáticos y los desarrolladores de software para que todo el mundo quiera que nuestro trabajo sea gratis?

    Es cierto que la gente está poco predispuesta a pagar por software, acepto esa crítica. Pero también, si nos referimos a la administración pública, conozco casos (no en España) donde el código que se produce como resultado de un concurso público se libera bajo licencias libres. Por lo tanto, no todo lo libre es gratis, son cosas distintas.

    ¿Por qué sólo nosotros? ¿Por qué no coches gratis, médicos gratis, medicinas gratis, universidades gratis, libros gratis, música gratis, etc.? ¿Por qué sólo parece un bien para la humanidad que el software sea gratis?

    Hay otras profesiones que también están teniendo que adaptarse a los nuevos tiempos, por ejemplo: el periodismo, el cine, la música. La gente tampoco está dispuesta a pagar (o al menos no mucho) por eso y lo que hay que hacer es buscar nuevos modelos de negocio, no poner puertas al campo (véase el cine y la música, como mal ejemplo).

    ¿Quién les cuenta que el open source (aunque open source no es exactamente software gratis, usaré el término open source por popular, refiriendo a software gratis) es un bien necesario para la humanidad, algo hasta ético, que lo malo es hasta cobrar por el software?

    Creo que aquí hay un error. Como bien dices, software gratis no significa software libre o abierto. Ejemplos: Opera, Winamp, Skype, etc. Son cosas muy diferentes, por lo tanto no acepto una crítica al software libre si de lo que se trata es de criticar el software gratuito o freeware. No tienen absolutamente nada que ver.

    Yo vendo software. Desarrollo y vendo mi software. Y creo que eso ayuda a crear riqueza tal y como la define Paul Graham en Hackers & Painters. Creo algo que antes no existía, que tiene valor y añade riqueza. Sí, vendo software. Y a veces casi parece que sea un pecado decirlo, según en qué círculos. Vendo software, y hacerlo vale dinero. Y, además, uso open source, y me gusta.

    No veo nada criticable por tu parte 🙂 De algo habrá que vivir, ¿no? El software libre también se puede «vender» o mejor dicho, hacer bajo pedido. A pesar de ello, si un cliente me dice que quiere hacer determinado software y no liberarlo, no le voy a decir que no, sería ridículo. Vamos, que estoy contigo en este sentido.

    1 – Creo que lo que le llega a la gente es el “es gratis”. No libre (como en free speech), no, gratis, de NO pagar, de ahorrar. Es como lo tan oído en empresas de “hay que ahorrar dinero en software”. Como profesional del sector prefiero que se ahorre dinero en edificios, en furgonetas, en electricidad, en gasolina, pero no en software.

    Estoy de acuerdo. Por eso, incluso la gente de habla inglesa usa la palabra «Libre» del español, en detrimento de «Free» (que es ambigua, puede referirse a libre o a gratis) que crea esa confusión.
    La parte de los «green peace del código” no la comento porque se cae ella sola. Sin palabras, con todo el respeto.

    Es una historia bonita… pero falsa, y que supongo que además justifica que escuchemos cosas como la importancia del “software open en la administración pública” cuando nunca escucharíamos “solo furgonetas Ford gratis en la administración pública”. Lo último suena poco ético, desleal. Lo primero no, pero lo es también.

    El software libre en la administración pública tiene que ver con motivos de seguridad, de visibilidad (igual si lo que se desarrolla para la AP fuera libre no habría tantos desastres, o se frenarían antes, podría servir para estudiarlo en las universidades, etc) y me parece una buena manera de hacer el traspaso de conocimiento, de permitir a empresas que actualmente no son proveedoras participar en concursos de manera mas igualitaria, porque actualmente solo el proveedor sabe los marrones que hay bajo el capó.

    El software gratis lo crean las mayores empresas tecnológicas… con fines comerciales
    ¿Pero es que nadie sabe que son IBM y HP, principalmente, los que pagan el desarrollo de Linux (y no es un secreto, ojo)?
    Y lo curioso, por llamarlo de alguna forma, es que son esas mismas grandes corporaciones las que sacan pasta del invento del “Robin Hood” del software, Linus Torvalds, el creador de Linux y otros geniales inventos (Robin Hood pero al revés, como si robase a los campesinos, las pequeñas empresas y desarrolladores, para dárselo al “alcaide”, las grandes corporaciones),
    Se habrá hecho gratis por el bien del mundo, pero son las grandes corporaciones las que se lucran con ello.

    Ya que pones el ejemplo de linux, te pregunto lo siguiente ¿Cuantas empresas hay que tengan la capacidad de hacer un sistema operativo en condiciones? O mejor aún, ¿crees que una empresa pequeña puede plantar cara a gigantes como Microsoft, Google, Apple? Pues mira, ahora pensándolo, alguna sí: Jolla, ¿sabes por qué? Porque se basó en software libre! Mer, concretamente. Así que no tengo tan claro eso de que el software libre robe o perjudique a pequeñas empresas, diría que al revés. Si quieres otro ejemplo, tienes a Firefox OS que usa parte de Android.

    Open Source (el que tú usas, no el malo, no aquel que no ha usado ni aquel quien lo desarrolló) es en su mayoría software producto de enormes multinacionales que utilizan ese open source como marketing o como herramienta para barrer a la competencia. Gran parte del software open se desarrolla para el marketing. Lo haces gratis primero, para que la gente lo conozca (porque ya les hemos acostumbrado a no pagar, o a pagar cantidades de miseria, tipo las apps para móvil, fomentadas por empresas-globales que para vender su hardware y forzar a los pobres pequeños desarrolladores a vender por 1 euro) y luego, pasado un tiempo, lo haces de pago. Es el caso de whasapp.

    En esta parte vuelves a confundir freeware con software libre.

    También está el software-open-propaganda. Si fuera una empresa global que vende anuncios (y paga pocos impuestos por ello en Europa, por cierto) podría poner a mi legión de programadores a hacer lo-que-fuera open source. Podría gastar pasta en pegatinas, o en bolis de propaganda, pero hacer open source también sirve. Nada del código que da pasta a esas empresas, del núcleo, de lo gordo de verdad, es abierto, ¡ojo! Pero sus ingentes beneficios (¿por qué no mejor anuncios gratis?) los pueden gastar en hacer lo que les apetezca gratuito. Lo que quieran, por diversión, por curiosidad intelectual, porque sí.

    Es verdad, Android es libre (AOSP), pero los servicios de google no. En ese caso toda la razón, pero hay otros muchos ejemplos de software libre completamente funcional, de hecho son la mayoría.

    Y luego está el software-open-maligno: soy una pedazo de empresa con músculo financiero, hago open el software X, me cargo a los competidores y dentro de unos años empiezo a cobrar por él. ¿Os suena?

    En esta parte vuelves a confundir freeware con software libre! Si era libre, fork que te pego y el desarrollo libre sigue.
    En el final vuelves a mencionar el tema de la administración, del que ya he hablado. Y del modelo de negocio, en el cual no entraré. Ese me parece un debate interesante.
    Para terminar, hay un concepto que está repartido por todo tu post, que lo resumo con “solo furgonetas Ford gratis en la administración pública”. Precisamente, en el mundo del software, si tienes un proveedor como Microsoft, no puedes contratar a otro para casi nada más! Él y solo él es capaz de ofrecerte soporte. Te tiene atado! Eso no me parece a mi ético (citando tus palabras) y el software libre, como ya dije, contribuye a que haya competencia de cara a ofrecer servicios a un cliente.

  29. Es que estamos popularizando que el software es gratis, y lo que no sea gratis es un robo.
    Comentando las vacaciones pasadas con un amigo salió a relucir que se había ido la familia a esquiar a Los Alpes, 500 € de desplazamiento, 1.500 € de hotel, 800 € de forfaits, 400 € de clases de esquis y 180 de alquiler de material de esqui.
    La estación de esquí disponía de una App para el movil con toda la información de la estación, perfomance (kilometros esquiados, trayectorias, descensos realizados, velocidad máxima, …. ), y sobre todo utilidad de llamada de emergencia y localización en caso de pérdida o accidente. Descargarsela costaba 1 €, …. PERO no se la bajaron: ¿como voy a pagar 1 € por una app, con todas las que tengo grátis en mi movil?
    ¡pues eso, … que el software es gratis o si no no lo queremos!

    1. Que la gente quiera evitar pagar por algo es una de las verdades más evidentes del universo, pero lo que relatas es sólo anecdótico, es probable que el desarrollador de la app que mencionas no se haya preocupado lo necesario en promocionarla. ¿Cómo se explica el éxito de tantas otras apps? Algunas de ellas se promocionan tan hábilmente que se benefician de las compras impulsivas. A la gente le seduce lo gratuito, pero está dispuesta a pagar cuando se la convence de la conveniencia.

      1. Lo que queda claro es que, al menos en España, ser desarrollador de software no tiene el prestigio ni salario de otras profesiones con estudios equivalentes. Y el open source es el lobo con piel de cordero.

  30. Mira, doy gracias a Dios por tu artículo, porque pensé que era la única que veía todo eso que dices. Pues parece un pecado querer vivir de nuestro trabajo de programadores ¿Por qué? Es un trabajo, un servicio como cualquier otro. Las grandes corporaciones del sector han movido bien sus fichas y han creado la percepción de que el código vale cada vez menos (monetariamente hablando…) y entre los programadores nos llamamos mediocres cuando alguno se desmarca de la opinión generalizada y cuestiona el tema del open source o no aporta en GitHub.
    A todos aquellos que aportan en gitHub y se quejan del sueldo: callaos!
    A todos aquellos que aportan en gitHub para mejorar su CV o marca personal y conseguir más clientes o mejor sueldo/empleo: callaos también porque vuestra motivación NO ES ALTRUÍSTA!
    Saludos, Javier. Y gracias por ser valiente y escribir lo que otros pensamos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *