Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ago 7, 2014 in General | 3 comments

¿Reflexionáis al terminar un proyecto sobre las experiencias aprendidas? La ingeniería del software reflexiva

¿En tu empresa o equipo se reflexiona colectivamente sobre la experiencia aprendida al terminar un proyecto? Si es así… ¿esas reflexiones colectivas son constructivas o simplemente son una reunión para desahogarse y luego quedan en nada?

Desde hace unos años, estas reuniones de reflexión, generalmente en el mundo ágil, se han popularizado bajo el nombre de retrospectivas. Otros las llamaban antes, “antiguamente”, reuniones de “lecciones aprendidas”, otros reuniones “post-mortem”, etc.

Y de manera general, todo esto del aprendizaje basado en la experiencia, cae y recibe el nombre de “Ingeniería del software reflexiva”, la cual se centra y potencia en la idea del aprendizaje continuo.

Aprendizaje colectivo vs desahogo colectivo

La mayoría de proyectos que yo visito, y son bastantes, no hacen uso de ninguna actividad organizada orientada a extraer lecciones aprendidas.

Los que si lo hacen, actualmente, lo hacen bajo el concepto ágil de “retrospectiva” y la mayoría de las veces que asisto a una de estas retrospectivas el ejercicio es más cercano a un “desahogo colectivo” que a una reunión estructurada para el aprendizaje colectivo.

Nosotros, sin ir más lejos, nuestro grupo de trabajo, ha tenido su época de retrospectivas “de aquella manera” (ya sabes, en casa de herrero cuchillo de palo), es decir, hacíamos retrospectivas cuando nos acordábamos, sin conclusiones, sin estructura, sin guardar un mínimo de lo comentado, etc. Espero, y creo, que nosotros hayamos ya superado para siempre esa mala práctica.

De mis experiencias en otros equipos, y nuestra propia experiencia interna, te dejo varios síntomas de que las retrospectivas, o la reflexión en general, no va por buen camino:

  • Se hacen solo por cumplir, porque lo dice Scrum o porque están de moda. 
  • Se hacen pero no se extrae ninguna acción de mejora, son una reunión de contar penas y poco más. 
  • Se hacen, hay acciones de mejora… pero nunca se llevan a cabo, nunca hay tiempo, y al final la gente pierde la confianza y se preguntan ¿por qué hacer retrspectivas si luego no valen para nada?

 

Técnicas para aplicar la reflexión a proyectos

En lo que refiere a técnicas, por si quieres profundizar más o estructurar bien, de verdad, tus reflexiones o retrospectivas, hay desde métodos más elaborados como el EBTR (Evidence-Based Timelines for Project Retrospectives), otros como el método REALM y otros más simples como la técnica de la estrella de mar que ya comentamos en el post de qué es una retrospectiva, consejos para que sean más eficientes y la técnica “estrella de mar”.

Creo que para empezar, cualquiera de los anteriores es un buen camino y son lo suficientemente ligeros para ir empezando poco a poco.

La agilidad y la reflexión

Para terminar el post, me ha parecido interesante hacer una “reflexión” sobre aquellos puntos donde la agilidad incita a la “reflexión”. En el método REALM se describe bastante bien esas las relaciones entre la reflexión y las prácticas ágiles.

  • Planificación de lanzamiento: Aprender sobre el proyecto, el dominio y el producto. 
  • Estimación colectiva y planificación de la iteración: Aprender acerca de las habilidades y experiencia de cada uno y la capacidad colectiva del equipo para la entrega (la velocidad).
  • Programación en grupo: aprendizaje de nuevas habilidades y conocimientos entre sí.
  • Demos y pruebas de aceptación: Aprender de los errores de las pruebas de aceptación.
  • Reunión diaria: Reflexión sobre qué se realizó el día anterior, planificación del día y poner en común los obstáculos
  • “Spikes” (te dejo aquí más información): Reflexión y tiempo exclusivo para el aprendizaje.
  • Retrospectivas: la práctica ágil dedicada exclusivamente a la reflexión sobre las acciones realizadas en la iteración anterior.
Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

3 Comments

  1. Yo reflexionaría si algún proyecto terminara realmente. O si no te metieran en otro proyecto antes de terminar en el que estás actualmente. Estoy de acuerdo en que se deberían realizar reuniones de reflexión pero a parte de eso, si el proyecto ha llegado a buen término tampoco estaría mal recompensar al trabajador con alguna actividad que le ayude a liberar el estrés :).

  2. Pienso que las reflexiones son siempre buenas, sea en el trabajo, en el deporte, en la vida y en donde queramos.
    Es una manera de hacer una descarga a tierra de las tensiones acumuladas en el proyecto. El equipo debe tener claro los errores cometidos para no repetirlos o mitigarlos.

    Saludos.

  3. Como incentivar este tipo de reuniones en un departamento en el que no existe esa política y se tiene a un jefe extremadamente autoritario.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This