Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jul 17, 2014 in General | 5 comments

La mejor y más rápida solución inventada para cambiar de proveedor software (sin verse afectado por la dependencia de personas)

Manu (un pseudónimo) ejercida ese rol que solemos llamar “cliente”, mas concretamente, y según decía en su tarjeta, ejercía de lo que ahora se llama CIO, y su principal responsabilidad era gestionar los llamados “recursos externos”, es decir, un grupo de personas al modo “body shopping”, que pertenecían al llamado proveedor, pero trabajan “físicamente” en la empresa de Manu, mas concretamente, en el desarrollo del  producto estrella de la empresa del “cliente”.

Todo se “desarrolló” de en paz y trnquilidad durante 2 años, de manera normal, con sus más y sus menos, pero normal, era hasta incluso aburrido en ocasiones… hasta que Manu recibió una llamada de su Jefe.

Saltando los detalles, el jefe pidió a Manú que fuera gestionando la sustitución de la empresa “proveedora de recursos”, en un mes sería sustituida por otra empresa proveedora. Las razones no se las comunicó, aunque Manu  intuyó algún tema político, nunca técnico, detrás de la sustitución.

Al principio, el tema no le pareció excesivamente crítico, más allá del cariño que podía haberle tomado a las personas del proveedor, que trabajaban como si fueran personal propio. Pero según pasaban los minutos, Manu fue sopesando algunos problemas de la sustitución.

Hasta la fecha, como todo había funcionado razonablemente bien durante esos 2 años, pues nadie se había preocupado por aquello llamado “software” o “código” o simplemente “el cómo estaba eso hecho por dentro”. Eso eran cosas “de los técnicos” y Manu nunca fue técnico, él había estudiado un MBA.

Pero después de hablar con otros colegas que habían pasado por una situación similar, empezó a entrarle la duda de si, una vez que las personas de la empresa proveedora actual fueran sustituidas por las personas de la nueva empresa proveedora, habría algún problema en aquello que la gente llamaba “traspaso de conocimiento”.

La preocupación fue mayor cuando Manu le preguntó a los actuales desarrolladores si estaba todo “documentado”, le bastó con ver la cara de los mismos como respuesta a la pregunta, más ahora que sabían que se iban y que no tenían porque ocultar nada.

Y la preocupación creció aún más al saber que a los jefes del actual proveedor no les había sentado nada bien la sustitución y que por ello no parecían muy abiertos a futuras consultas sobre cómo todo aquello había sido desarrollado.

Al final Manu llamó a un “consultor externo”, uno que si sabia del tema técnico. Que aún le preocupó mucho más, si aún era posible, cuando después de revisar la situación le soltó un montón de palabras técnicas que faltaban, que le sonaban a chino, pero que al parecer eran muy importantes, cosas del tipo a “no hay control de versiones”, “la calidad del código hace que sea inmantenible”, “hay partes, algoritmos, consultas SQL, etc., tan complejas que solo el que las hizo va a saber mantenerlas, a menos que se empiecen a refactorizar”, etc.

Y le propuso un plan de medidas para mejorar los procesos, la metodología, la calidad, la mantenibilidad, la formación del personal, etc., con el objetivo de minimizar la dependencia de las personas. Pero entre que todo eso a Manu le sonaba a chino, entre que le iba a costar dinero, que estaba harto de los técnicos y, principalmente, que él era economista, Manú tomo una solución mucho más rápida y práctica: obligó a la nueva empresa proveedora a contratar a las personas clave que antes trabajaban contratadas por el ahora antiguo proveedor.

Todos felices.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

5 Comments

  1. Ese es el gran mal de nuestro sector, la gente que lleva las riendas de esto son economistas o comerciales los cuales no tienen ni la mas remota idea de lo que tienen entre manos…. y asi nos va. Gran post Javier!

  2. Así es como la gente perservan su trabajo durante años.

    Recuerdo que cuando trabajaba en una consultoría, ganamos un concurso de un cliente importante. Resulta que hay otra consultoría que también participó al consurso y para ello creó un proyecto que al cliente les interesaba que estuvieramos manteniedo.

    En resume, nos metímos en una transferencia de conocimiento entre consultorías “rivales” a orden del cliente.

    Para el colmo, la persona máxima que llevaba esto no tenía experiencia y ni conocimiento técnico, Al final teníamos documentación desfasada, código ofuscado y sin comentarios y unas reuniones de transferencia de conocimiento bastante tensas.

    Con mucho esfuerzo, salimos de ello. Al hablar con un consultor con más experiecia, me dijo que eso era bastante normal. El personal de la otra consultoría que llevaba el proyecto temen perder sus puestos de trabajo tras la transferencia. Por ello intenta que la transferencia sea lo peor posible para que fracasamos. Así nuestra consultoría estaría obligados contratarles para poder mantener el proyecto.

    En fin, historias curiosas que ocurren entre consultorías aprovechando la falta de conocimiento técnico de la gente de “Alta esfera”

  3. Cesión ilegal, responsables indocumentados, chanchullos políticos, consultores vende soluciones, ..
    No podías haber contado en menos texto el panorama del desarrollo sw, la idiosincrasia empresarial, y el I+D patrios 😀

    Y la moraleja: la chapuza compensa. #MarcaEspaña

  4. Una historia que se repite una y otra vez. Lo has contado tal y como es, sin perder detalle y sin exagerar. Te felicito.

    Hay una frase para enmarcar: “…Manu nunca fue técnico, él había estudiado un MBA.” Y lo que es peor: en mi opinión Manu muchas veces fue técnico pero prefirió parecerse a un MBA y optó por olvidar lo que sabía para nunca más ensuciarse las manos.

  5. Hola,

    Está muy bien eso de obligar a contratar a las personas clave, lo malo son las condiciones que luego esa empresa te va aplicando cuando eres un emplado que cobra más de lo esperado, tienes más días de vacaciones, etc… en muchos casos, esas personas clave se ven obligadas a irse

    Saludos

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This