Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jun 17, 2014 in General | 32 comments

¿Para qué voy a hacer las cosas con calidad si ningún cliente me va a pagar esa calidad?

La anterior es una de esas peculiares frases interiorizadas en gran parte de nuestro sector y que retrata perfectamente su delicada salud y estado físico. “Para que voy a hacer las cosas con calidad ¿alguien me lo va a pagar? ¿alguien me va a pagar esa inversión en hacer las cosas con calidad?”

Por pensamientos como el anterior, me reafirmo cada vez más en aquello que os contaba de que deberíamos eliminar las palabras “calidad software”, jamás volver a utilizarlas.

Para quienes no conocen lo que es un desarrollo software, “calidad” es sinónimo de “lujo”, “estar por encima de la media”, “comodidad”, “algo prescindible”, “optativo”, “para tiempos en los que sobre el dinero”. Pero en software no. En software no tener calidad es sinónimo de “hacer las cosas mal” y que luego alguien (quien desarrolla o quien compra el desarrollo) se gaste el doble en mantenerlo. Es por ello que proponía eliminar “calidad software” por “no hacer software mal y malo”.

Entiendo que quien tiene en la cabeza una frase como esta, “¿Para qué voy a hacer las cosas con calidad si ningún cliente me va a pagar esa calidad?”, es porque le viene a la cabeza “me voy a tener que gastar dinero en hacer las cosas bien, contratar gente mejor, gente que sepa, aplicar buenas prácticas, etc.”.  Y, total, ¿para qué?, si yo vendo el software ahora y nadie me dice nada.

No voy a pecar de ingenuo, se incluso que hay quien bajo ese pensamiento va más allá… “hacer las cosas mal hace que el cliente dependa de mi, hacer las cosas mal hace que sólo yo pueda seguir manteniendo ese software basura, me quita competencia, me permite tener al cliente como rehén y encima con equipos de los más baratos… ¿qué quieres? ¿qué gaste dinero para quitarme clientes?”

Frente a este último razonamiento, desde la ingeniería del software no se me ocurren argumentos para refutarlo, todos los numerosos argumentos que podría escribirte vienen de la ética, la legalidad, la estafa, de levantarte por las mañanas orgulloso de tu trabajo, de la gestión casposa típical spanish de empresas tecnológicas, etc.

Pero seguro que los que trabajan en la estrategia de hacer las cosas mal para ganar más dinero no los van a leer, ni los van a compartir, ni pasarán jamás por este blog (ya tienen los blogs del “know how management del ROI gobernance y añada aquí Ud. cuantas palabras de moda business ambiguas desee”). Como me dijo una vez un comercial que trabajaba en el negocio de hacer software basura… “Javier, que inocente eres tú y los técnicos, no entendéis este negocio”.

Para el resto, los que no le ven donde está la pasta en hacer las cosas bien, y no están en el negocio ganar dinero haciendo las cosas conscientemente mal, con poca esperanza me gustaría convencerles de que hacerlo bien tiene el impacto económico de reducir los costes de mantenimiento y aumentar la velocidad de los equipos añadiendo funcionalidades a los productos, que, al final, es negocio.

Que, como seguro hubiese dicho el Maestro Yoda… “La no calidad software es el camino hacia el Lado Oscuro, la no calidad lleva a la difícil mantenibilidad, la difícil mantenibilidad lleva al que caiga la productividad, la caída de productividad lleva a aumentar innecesariamente las personas del equipo.”

Pero en cualquier caso, la experiencia me dice que tenga poca esperanza en que quien se metió en este negocio haciendo las cosas mal, consciente o inconscientemente, y de que sea capaz de salir de ello y pensar de otra manera.

Lo cual no quiere decir que no tenga esperanza, sí, pero por otra vía. En estos últimos años he recobrado la esperanza al ver la cantidad de jóvenes ingenieros que dicen que prefieren salir de España o montarse por libre antes de trabajar para esas casposas típical spanish empresas tecnológicas. Eso, y que los que trabajan de otra manera se acabarán comiendo parte del mercado… son mis esperanzas.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

32 Comments

  1. Me ha encantado la reflexión que haces y me ha recordado un viejo artículo de Roberto Canales titulado Nos han cambiado el agua que cuenta un poco la historia de cómo hemos llegado aquí y plantea una hipótesis acerca de qué podríamos hacer para salir de aquí.

  2. Cuanta razón llevas Javier, dejo aquí un par de frases más de esos “casposos”, frases que me han impactado en mi ya larga carrera profesional cuando he intentado convencer de hacer las cosas (software) con calidad:

    De cuando yo era cliente:
    “Hombre, me estás pagando para que te haga el desarrollo. Si encima quieres que te lo haga bien, tendrás que pagarme más…”

    Ya de proveedor:
    “Chaval, ¿sabes que % de mi negocio me viene de que me llamen para que arregle cosas que voy entregando?, el 30%!!! Y tú pretendes que con tus servicios renuncie a ese 30%?…”

    Pues eso, más de lo mismo. Esa ceguera acabará por pasarles factura, pero claro, soin grandes empresas con grandes marcas en las que los CIO’s confian… a pesar de estas cosas y ejemplos… Cuánto tiempo, dinero y bienestar desperdiciado…

  3. Fantástico artículo!!

  4. Me encantó, es mi eterna pelea contra los que piensan que ejecutar buenas practicas, aplicar patrones para mejorar la calidad del código y en terminos generales esforzarse por hacerlo bien, es una cosa que se hace nada más por aparentar que somos grandes programadores, que equivocados están. Que buen post 🙂

  5. Agregaría solo un punto: tengo fé, también, en el despertar de las personas que trabajan en cárnicas/casposas/bad-roi-mgt/vende-cajas.

    Veo chispas importantes en equipos que comienzan a pensar: “el que nos separen del cliente, el que nos bloqueen el acceso a conversar con QA, el que “negocio” sea un lugar imaginario dos o tres plantas arriba donde la gente va en corbata, … no es impedimento suficiente para hacer las cosas bien en mi código”.

    Creo que es en bastayadepicar.com donde en uno de los audios nos instan a firmar nuestro trabajo, sentir alegría por lo que hacemos.

    Adicionalmente hay momentos donde la ética entra en juego, y también comenzamos a ver a empresas que obligan a sus empleados a decir o hacer públicamente algunas cosas éticamente incorrectas, solo para verse decepcionadas por sus empleados que comienzan a levantar la mano, decir NO con propiedad y ofrecer alternativas correctas o al menos lo intentan.

    Además hay un componente de humor y vergüenza: hacer las cosas bien es contagioso porque nadie quiere ser el gilipollas del grupo.

    Gracias por el artículo.

  6. Personalmente creo que la calidad es capacidad de adaptar cambios rápidamente.

    Es decir, cuando un cliente pide un cambio, al ingeniero no le debería costar el tiempo estimado entre todos implicados.

    Si el software está mal estructurado y con muchos apaños, puede que el cambio de una funcionalidad implique cambios no deseados en otra funcionalidad.

  7. Soy conocedor de una industria en decadencia que como modelo de negocio (si así se puede llamar)hace las cosas mal porque es la manera de hacer dinero con clientes inmaduros y que lo único que tiene valor para ellos es el precio mas bajo. Si un cliente no me paga bien, no le trabajo pero por nada hago software malo para hacer negocio, conozco muchos que es su filosofía porque así ganan licitaciones.

  8. Muy tipical spanish todo, me atreveria a decir que falta añadir el hecho de ser chapuzas por coger mas trabajo del que puedes hacer.

    Hay mucha gente que coge 5-6 proyectos a la vez, y dado que no tiene tiempo fisico para todos hace el trabajo lo mas rapido y chapucillas que puede, que con tal de que funcione sobra, luego pasa lo que pasa.

  9. Lo acabo de responde en twitter: Hasta que las empresas con CEOs obsoletos no desaparezcan, es difícil que cambie esa visión del software de calidad.

    He trabajado (y trabajo…) en eso que llamas “casposas típical spanish empresas tecnológicas” y es sorprendente cómo los clientes están dispuestos a pagar aberraciones de dinero por trabajos de una pésima/deplorable/atroz calidad.

    He visto (y trabajado en) una empresa con un software de 1995 obsoleto en muchos aspectos y con un código espaguetti, facturaba 10 millones€/año y su CEO cambiaba su mercedes de 180k ptas cada año. (El CEO por lo menos era un buen tipo y daba el callo como el que más, todo hay que decirlo).

    Trato todos los días proveedores de mis clientes que se dedican, p.ej. a hacer una landing page cutre a más no poder con equipos de 3 personas detrás de ese trabajo y que facturan una pasta por esa basura. Todo eso mientras conozco a freelances de una calidad sublime que se comen los mocos y que tendrían esa landing page en un 10% del tiempo, optimizada en lo que a SEO se refiere y con un análisis de los datos de google analytics “mindblown” total que afinarían mucho mejor esa landing en el tiempo.

    Trabajo codo a codo con informáticos (no seré yo quien les llame programadores) obsoletos (con su corbata, eso sí) que no saben ni lo que es la POO (ya no le preguntes por patrones de diseño / inversión de control / git / etc.) y que cobran x2 veces más que jóvenes gurús sobradamente preparados (aunque faltos de visión de negocio, obviamente).

    ¿Y por qué? ¿Por qué la empresa que contrata paga por basura y la que es contratada tiene empleados basura? La gran respuesta IMHO:

    Porque sus CEOs no saben diferenciar la basura de la calidad. Especialmente el CEO que contrata (el contratado existe gracias al primero).

    Obviamente, no podemos aspirar a que un cliente sepa valorar una buena arquitectura escalable y un código limpio. Eso va a ser difícil. El cliente con que el producto vaya rápido, sea “bonito” y cumpla la funcionalidad esperada, se da por satisfecho. Pero hasta que no pase la generación de CEOs > 50 años que son los que tienen la pasta y mueven los negocios, no tengo esperanza en que nadie valore un buen trabajo de ingeniería en lo que a software se refiere.

    De hecho, dan ganas de abrir un estudio de desarrollo donde se lance un mensaje claro:

    “Hacemos software bueno a mitad de precio. ¿Por qué? Porque ud. no va a pagar la coca del CEO, las putas del CFO o el Cayenne del Commercial Manager que no aportan valor alguno a la empresa. Va a pagar a los señores que estamos detrás y hacemos el trabajo bien hecho” (ya nos gastaremos, eso sí, el dinero en lo que nos plazca xD).

    No ataco con esto a la estructura “empresa->empleado”, en absoluto. Ni a que los CEOs ganen x10/20/100 más que sus empleados. Eso es de justicia y tiene todo el sentido en un mundo capitalista. Sólo ataco con un guiño cachondo al concepto de “empresaurio” ejpañol tecnológico y a quien le contrata sin tener ni idea de la basura que está contratando. Y que si pagara directamente a la gente que desarrollamos los productos/servicios, el producto sería de una calidad sublime (hablamos de gente competente).

    Alguien de marketing podría dar forma a esa idea de una manera más cordial. Pero esa es la idea.

    Afortunadamente están surgiendo desde hace tiempo pequeños estudios de desarrollo con una visión mucha más moderna que las casas de software tradicionales. Sólo falta que los grandes empresarios (y sus “jefes de compra”) sepan dónde gastar el dinero. De todas formas, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

    Perdón por el ladrillo. Es que el tema me toca la moral desde hace tiempo.

    • Excelente “ladrillo”. Ya se ve que te toca la moral, a ti y a muchos.

      La pregunta clave es: ¿se puede cambiar eso? ¿se le puede explicar a los “clientes” que les están atracando sin saberlo? Difícil es, desde luego, y llevará tiempo. Pero creo que es posible.

      • Como dices es difícil. Esa labor la suelen realizar comerciales. Y esa es otra… señores que venden humo, que venden bondades que no existen en muchos casos.

        Por cierto, es otra carencia que a veces tienen quienes hacen buen software: No tienen gente que lo sepa vender bien.

        Yo también creo que será posible explicar las diferencias entre software basura y un trabajo de calidad. Pero, aun a pesar de décadas de software, todavía son productos complejos que profesionales de ciertas generaciones no entienden bien.

        A mí a veces me han preguntado clientes: “Y en qué está hecho vuestro CRM”. Y claro, te quedas pensando interiormente: “Para qué se lo voy a explicar si no le va a servir para nada”. Aunque es ahí cuando te conviertes en comercial y empiezas a vender humo del bueno xDDD

  10. Más que considerar la “calidad” como algo extra se debería de considerar como un mínimo. Un proyecto sin calidad es algo defectuoso y sin terminar, se debería de considerar que tiene “calidad” cuando se sostiene por sí mismo, no necesita de pequeños apaños para funcionar, tiene la documentación requerida para mantenerlo, e incluso seguir desarrollandolo por un equipo distinto.

    Algo que en muchos sitios hoy en día no interesa, parece que de momento es mas rentable destruir la reputación del sector y vivir de parchear proyectos defectuosos.

  11. En mi opinión esta dinámica que se da con “ciertos proveedores” solamente se podrá cortar el día que el cliente sea más exigente con lo que se le entrega (exigencia de periodos de garantía más amplios, penalizaciones económicas en los mantenimientos si el producto no se muestra estable dentro de unos límites, obligatoriedad de certificación de calidad de producto con unos mínimos, …).

    Ese día algunos tendrán que replantearse su modelo de negocio.

  12. Muy buen articulo Javier, mas te comprendo, porque yo trabajo en la unidad de calidad técnica de mi empresa, y tengo que luchar con estos criterios y comentarios por parte de los proveedores, pero mas me duele por parte de los mismos “jefes de proyectos de la empresa”, ya que lo único que les importa es llegar a Producción sea como sea. Ahora, por parte de los proveedores, el entregar software de baja y mala calidad, es pasar deuda técnica a los aplicativos en Producción y con ello autogenerar “mantenciones” que los mismos proveedores deben arreglar y por ello cobrar un montón de dinero. Yo tengo una apreciación sobre los proyectos: “Los proyectos nuevos, son como una bomba racimo, la cual, cuando llegan a Producción, se expande en “n” mantenciones, que afectan al cliente interno y externo, lo que conlleva a una mala experiencia cliente”
    Esperemos que estoy cambie en algún momento, eeeehhhhh CUEK, jajajajajja

  13. Buenas, yo trabajo en el sector IT, en una consultora de las grandes. Soy estudiante de Ingeniería Informática y ya hace unos meses que empecé en el mundo laboral. La verdad es que lo poco que he visto en la mayoría de los casos (que no en todos porque siempre hay equipos/oficinas que trabajan diferente) es que hacen las cosas tal cual has descrito tu; ¿qué es mejor para alguien que va hacer lo que le piden de arriba y luego lo van a cambiar de proyecto, hacer las cosas a tiempo y mal siguiendo metodologías arcaicas, o hacer las cosas bien desde el principio?
    La verdad es que ha llegado un momento en el que cada vez me planteo más seriamente el irme de aquí, y me refiero no solo de la empresa, si no de España. Es la filosofía de EsÑAPA la que hace ser a estas cárnicas (y otras) tal y como son.
    Una pena…la verdad es que creo que la ingeniería del software es un arte y cada vez nos quieren reemplazar más por robots que solo están en la cadena de montaje.

    Lo dicho, un saludo y genial artículo y reflexión 😉 yo tampoco perderé la esperanza…

  14. El mercado del software español parece actuar como un mercado de baja calidad. Los mercados que ofrecen poca calidad son los mercados donde el comprador esta poco informado. Cuando no sabes que comprar, compras lo más barato para no sentirte mal cuando se haya dañado. Esos mercados se basan en publicidad engañosa. Las empresas que hagan la publicidad más engañosa son las que mas facturan. El consumidor sabe que le engañan pero lo acepta porque piensa que no hay alternativa. El consumidor de este tipo de mercado no sabe como buscar alternativas porque no esta capacitado para ello. Y la durabilidad de los productos de este tipo de mercado es muy poca. La idea con la que se consuela el consumidor es la poder facilmente renovar el producto para sentir que de alguna manera percibe algún avance.

    ¿Hay consecuencias?. Si, las empresas españolas pagan un alto precio por productos informáticos que deben ser renovados con cierta periodicidad. Los proyectos fracasan y el dinero queda en manos de las empresas consultoras. No hay beneficio significativo a largo plazo. Es una de las razones por las cuales el gobierno está muy cerca del colapso y también muchas empresas españolas. El resultado también es que los productos españoles resultan menos competitivos porque los costes aumentan. Estoy seguro de que es una de las razones de la crisis que nos asota.

    ¿Hay alguna solución?. Si la hay, la solución se ha presentado por si sola. Las empresas competitivas quitaran el mercado a las que no son competitivas. Empresas extranjeras contrataran consultores locales que hablen el idioma local y poco a poco quitaran el mercado a las empresas locales. Las empresas españolas que midan y planifiquen la calidad de sus procesos informáticos son las únicas que podrán sobrevivir.

    Tiempo al tiempo.

    El que esta haciendo dinero con software basura, es un genio. Al menos del mercadeo…
    El empleado, el vendedor, el programador, el dueño de negocio que sabe que el presupuesto de su empresa se gasta en software basura y piensa que no va a tener ninguna consecuencia para él. Ese sí que está loco…

  15. Intentar mejorar algo que se hizo mal desde un principio, solo puede empeorarlo.
    Jorge Luis Boria.
    I Escola Brasileiro-Argentina de Informática. 1987.

  16. … esas son también mis esperanzas

  17. Genial artículo y geniales respuestas… sin desperdicio!!!
    Llevo muchos años en esto del software, la mayoría en una empresa que es cliente, y sucede todo lo que contáis, pero la parte q se mantiene (y cada vez más va a peor…) es lo mal q se trata a la gente. Da igual q el técnico sea experto o novato, vamos a explotar todo lo que podamos… y así, estoy viendo hoy en mi empresa como muy buenos técnicos ponen el 150% de su tiempo, pero el 60% o menos, de su interés, xq lo importante es cumplir apariencias!!! y cuanto más político eres, más se te premia: los futuros CIOs o CEOs, el resultado no es tan importante, siempre puedo echarle la culpa a otro…
    A todos se les llena la boca con google, Lean, etc… pero ninguno lo aplica con su filosofía original, todos quieren mantener su poderío, su despacho de 3×4 q les hace importantes. No me extraña, para colmo, tenemos un gobierno que intenta mantener a estas empresas rancias, penalizando a aquellos q innovan y producen de verdad. Entiendo q os esteis planteando iros!!!

  18. En el ladrillo que solté, se me pasó comentar una razón importante por las que muchas empresas grandes contratan a otras grandes que dan un mal servicio. Es algo que me han contado CTOs y CEOs de empresas pequeñas que se presentan a concursos de empresas privadas.

    ¿En qué piensa el Jefe de Compras de una empresa grande cuando tiene que contratar a la empresa X o la empresa Y? Pues dicho en román paladino: En salvar su culo.

    Un Jefe de Compras siempre optará por:

    1) Contratar la herramienta/servicio que contrata la competencia para que su jefe no pueda decirle: “¿Y por qué nosotros no tenemos SAP/Navision/etc. cuando Telefónica,Repsol,etc. lo tienen). No asume riesgos. Probablemente tampoco se lleve comisión. Eso sí, la calidad del software que contrata le da realmente igual, no es algo prioritario en la decisión. Sólo piensa en salvar su culo. Si las cosas van mal siempre puede decir: “Pues es el mismo CRM/ERP/XYZ que tienen los grandes”.

    2) Hacer el egipcio (llevarse comisión) contratando a la empresa de un amigo/conocido cuya empresa/herramienta no es tan reconocida. Aquí se puede estar jugando su puesto, pero hay un incentivo económico. Por tanto, asume riesgos por la comisión. Pero eso si, la calidad del software realmente le da igual. Si las cosas van mal, puede ser despedido pero con doble indemnización 😉

    3) Contratar a una empresa no tan conocida interesándose por la calidad del software que contrata. Pero claro, esa empresa quizás no tenga los avales que tienen las grandes. Además, tampoco le puede comisionar porque no tiene recursos ni es su forma de ganar contratos. Si las cosas van mal, está claro que va a la calle.

    La cuestión es: ¿Quién querría contratar baja la tercera opción? Sólo un loco…

    Creo que está claro que la calidad del software no se tiene en cuenta en la toma de decisión de las empresas que contratan. Ese mundillo se mueve por otros factores de interés donde la calidad que relegada al último lugar.

  19. Si la cualidad para “entender” un negocio no es la inteligencia sino la malicia, ese negocio está podrido; de hecho quizá sea un buen punto de partida para definir lo corrupto en general.

    De los legisladores depende que éste sea el modelo empresarial dominante, ya que ellos son quienes estructuran los mercados y las relaciones laborales; hasta ahora, en España, lo han hecho muy mal, consiguiendo que los incentivos a la calidad, la modernización, la investigación y el desarrollo sean irrelevantes frente a los incentivos para pagar salarios miserables u obtener dinero público con métodos poco limpios.

  20. Esta ultima respuesta de David Clothier es lo más acertado a la realidad que durante 20 años yo he vivido en este mundo del desarrollo. Tal cual.

  21. Vamos a poner algunos argumentos en el sentido contrario:

    Aunque en esto de la informática nos creemos únicos y rompedores, resulta que las reglas que aplican a esta industria, son las mismas que a las demás, y parece que reinventamos la rueda de cuando en cuando:

    El concepto de calidad total, ya se inventó en los 80 (http://en.wikipedia.org/wiki/Total_quality_management) y si no se ha institucionalizado globalmente es por el mero hecho de que la calidad perfecta tiene un coste infinito.

    Los criterios económicos siguen rigiendo antes que los técnicos, en esta industria, como en todas. Y si no, no es una industria. Muchos comentarios destilan la fata de conocimientos económicos para poder hacer críticas con sentido, pero es lo que tiene hablar conociendo únicamente una parte del problema.

    Personalmente me hace mucha gracia comprobar cómo a la gente se le llena la boca hablando de la calidad de los productos que tienen que consumir otros, y cuando les toca consumir a ellos, no buscan la calidad sino el precio…

    Y todavía tendré alguna respuesta de alguien que únicamente compra los mejores productos de alimentación en el Club del Gourmet…

    • Hola Jorge,

      Coincido contigo en el tema económico, hay un tema económico en la calidad, pero resulta que en el software funciona, la mayoría de las veces, al revés de como comentas, siendo este quizá un nuevo caso de aplicar el concepto de industría clásico al software (y los problemas que ello nos ha dado). En software no calidad = mala mantenibilidad = baja produtividad = me cuesta más = tiene sentido económico.

      En software calidad != club de Gourmet en software calidad = hecho (desarrollado) bien y no calidad = hecho (desarrollado) mal

      Pocas veces en nuestro mundo calidad es “excelencia” o “por encima de la media”

      Gracias por el comentari

      • Los todoterreno (o todocamino) que estuvieron tan de moda en los tiempos precrisis, tienen un mantenimiento costoso (consumen más) y su mantenimiento es más caro.

        Lo importante es tener el coche y fardar de él (léase con ironía), los costes posteriores, dan igual….

        El término “quick and dirty” ya se acuño hace quince años, y aunque ahora no se use tanto, tenemos otro el “lean” o “mvp”, que no dista mucho del concepto inicial: “Lo quiero para ayer”.

    • Coincido plenamente con la contestación de Javier. El software no es comparable con la mayoría de elementos de consumo.

      Aquí si haces algo que funciona, pero con malas bases, mañana pagarás el doble cuando lo tengas que modificar (cosa que pasará irremisiblemente). No se trata de hacer las cosas “perfectas”, sino de hacerlas bien.

      • Diría que basta hacerlas suficientemente bien. Y el “suficientemente” hay que incluir las expectativas del cliente.

        Al fin y al cabo, este mundo cambia tan rápido, que cuando llegue el día de modificarlo, será el día que lo tengas que tirar y poner otra cosa.

    • La gente no busca el precio, busca la calidad/precio. Y ahí está el quid de la cuestión.

      En software no se da lo mejor en calidad/precio, se da el precio más barato y por lo tanto se hace mal.

      El símil sería algo así como que un supermercado te venda un kilo de tomates a 2 euros (de sabor increible), un kilo de tomates a 1,25€ (normalillos y comestibles) y un kilo de tomates pasados pero que se ven bien a 0.5€. Si la gente sabe que los tomates de 0.5 están pasados no se quedará esos, probablemente se quedará los de 1.25€.

      El problema es que muchos piensan que queremos vender los tomates de 2 euros, cuando queremos vender los de 1,25. Y al final, lo que se acaba vendiendo son los de 0.25 que acaban costando como si fueran de 2 (por la factura del hospital/farmacia después de comértelos).

      Y eso es lo que creo que Javier quería decir con el artículo.

      • Y lo que yo quiero decir, es que dá igual lo que quieras vender. Lo único importante es lo que el cliente quiere comprar.

        Y me parece bien que quieras evangelizar a los clientes, pero no tiene sentido evangelizar a los fabricantes. Ellos se adaptarán a lo que pida el cliente. Siempre ha sido así, y siempre lo será.

  22. Me agrada tu blog, y tienes toda la razon, el hacer las cosas bien, generara mucho mas de lo que imaginamos.

  23. Leí el artículo hace unos días y quería escribir para dar mi opinión sobre algunos comentarios en los que se quejan de que la mala calidad es debido a que estamos en España. Como si en otros paises no hubiera malos desarrollos, corrupción o simplemente malos profesionales. Ojo, técnicos incluidos porque aunque nadie lo haya dicho el nivel medio de los programadores es simplemente bajo. Al final no pude sacar tiempo pero hoy he leido esta noticia y creo que expresará mi opinión mucho mejor que yo mismo:

    http://www.zoomnews.es/343563/actualidad/mundo/berlin-brandeburgo-este-aeropuerto-es-ruina

  24. La primera fuente de casposidad hay que eliminarla de las aulas. Tengo por delante unos meses de curso para recordar lo que no me explicaron y, de lo que sí me explicaron, lo que me explicaron mal. ¿Sabes cuál es la diferencia entre estar recién salido del instituto a llevar años de experiencia laboral? Que identificas cuando el profesor no sabe ni quiere que aprenda nada el alumno (casposa forma de mantener el estatus quo). Pregunta a la clase, a modo de evaluación/interacción de grupo y,al llegar a mí, estoy respondiendo (muy por encima de la calidad de la respuesta que se merece el ambiente) y me corta con un: vale, no sabes… Pues no me he callado, me he levantado y he terminado mi respuesta. ¿Qué crees que han hecho los compañeros? Alguno, pocos, han seguido en el letargo del miedo. Los que no sabían han empezado a preguntar, a buscar la respuesta a sus dudas,los que sabían algo más han empezado a participar. ¿Qué crees que ha hecho el profesor? Hacer el ninja del paso palabra, del digo Diego donde dije digo,…
    Al inicio de los tiempos de la calidad se decía: la calidad es algo que no se puede medir pero se intuye.
    Este profesor cobra alrededor de 50 euros la hora y tenemos unos cuantos cientos de horas por delante… Yo he trabajado en este sector, haciendo infinitamente más, por 15 euros la hora.
    Como este profesor hay muchos. Hubo uno que nos mandaba ejercicios sin dar la teoría y cuando los hacíamos (de aquella manera y si los hacíamos) ya daba la teoría por sabida.
    Yo me chupé el “formalismo y abstracción” sin explicación ninguna y sin ejercicios resueltos (años después, un compañero de curro, que no de estudios, me explicó que había un libro de ejercicios para asentar conocimientos).
    Lo que es de vergüenza es, no ya la enseñanza, sino el elenco de sin vergüenzas que se encuentra uno en las aulas. La mayoría huyendo del ejercicio de la profesión. Y mira el problema:
    > el maestro pésimo
    > el alumno peor que el maestro
    > la empresa más pésima aún que el maestro
    > el trabajador teniendo que paliar en la empresa el mal trabajo del profesor y la mala herencia de la empresa, con compañeros pésimos (sálvese quien pueda)
    Dicen que para resolver un problema es más relevante una buena formulación del mismo.

    Pero cuidado al formular problemas, no vaya a ser que el dedo apunte a la mala cimentación de un pilar maestro.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This