Efectos de fijar una fecha muy irreal para un proyecto. El caso de estudio de Word

Microsoft Word para Windows 1.0, también conocido como «WinWord» fue desarrollado en 5 años, con 660 meses-hombre de esfuerzo, creando un sistema de 249.000 líneas de código.
Cuando todas las previsiones decían que como mínimo se necesitaban unos 460 días de proyecto, a la hora de planificar el desarrollo la estimación más pesimista que se manejó fue de 395 días.

Finalmente, el proyecto duro 5 años, cinco veces más de lo estimado.

—-

El anterior caso de estudio es original de Lansiti, también lo podéis encontrar en el Rapid Development de Mcconnell, quien además pone como primer culpable de la mala gestión del proyecto a las “estimaciones imposibles” más cercanas a deseos que a realidades, el desarrollo tenía que estar “si o sí” en 12 meses.
Entre otros, la locura del calendario imposible provocó que:
– El proyecto experimentase una gran rotación. Cuatro responsables del desarrollo en 5 años, dos que abandonaron el proyecto debido a la presión y uno renunció por razones médicas.
– Debido a la presión de las fechas, realmente el software no se terminó cuando se dijo que se había terminado, por lo que WinWord pasó 12 meses en «estabilización”.
Comprimir la estimación de un desarrollo muy por debajo de la realidad dispara el tiempo real mucho más allá que haber fijado una fecha razonable.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “Efectos de fijar una fecha muy irreal para un proyecto. El caso de estudio de Word”

  1. Hola Javier!
    Totalmente de acuerdo con el post. Por desgracia hay clientes que están acostumbrados a comprimir por que «siempre se puede hacer un poco más». Al final, cuando el proyecto se ha desmadrado y todo ha sido un desastre, su frase es «si esto ha sido apretando, cuanto hubierais tardado sin apretar».
    Una pena no poder doblar los equipos y que uno trabaje con las estimaciones razonadas y razonables y otro trabaje con las exigencias de marketing.
    Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *