La trampa de la productividad. Una pandemia que azota a las empresas

La trampa de la productividad es tan vieja como la informática. Lleva asolando a nuestro sector desde hace años y aun no hemos encontrado la cura.
La enfermedad comienza cuando una empresa hace mal software. Bien sea por incompetencia, desconocimiento o vaya usted a saber, para el caso es lo mismo.
A causa del mal software, el software crece incontroladamente. Se pegotea, se hace espagueti, se hace inmantenible, el diseño muere, no hay pruebas.
La poca mantenibilidad hace que añadir nuevos requisitos al software, cosa que al principio era cuestión de horas, ahora lleve días, semanas.
Pero los clientes no pueden esperar  semanas o meses para disponer de funcionalidades aparentemente simples. Y los comerciales tampoco pueden esperar tanto para facturarlas.
Y aquí comienza la segunda fase de la enfermedad. 
La solución más repetida para pretender acelerar el desarrollo es añadir mas gente. Pero como se factura menos y se incrementa el gasto de personas… se contratan perfiles económicos, becarios, junior, etc.
Lo suyo hubiese que alguien con cabeza se parase a pensar… ¿qué está frenando al equipo? ¿en qué se está convirtiendo el producto software? ¿qué hay que refactorizar y que buenas prácticas hay que introducir? Pero esto no suele ser lo común.
Así que, ahora hay el doble de gente haciendo mal software, un x2 en generación de software mal hecho. Ahora se va el doble de despacio. Ahora se factura menos. Ahora se tienen que facturan cosas que realmente no estaban hechas y que se van terminando como incidencias según se van quejando los clientes.
Después de este punto, algunas empresas mueren, la mayoría sin llegar a conocer la enfermedad que las mató. Mueren porque no venden o son sustituidas por otras de la competencia. Otras quedan en estado vegetativo, viviendo de unos cuantos clientes cautivos que no supieron a  tiempo que la enfermedad también les iba a afectar a ellos.

Algún post relacionado, por qué hay empresas que no hacen buen software y cómo lograr que tus clientes nunca puedan sustituirte y tenerlos atados para la eternidad

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “La trampa de la productividad. Una pandemia que azota a las empresas”

  1. Deacuerdo con los problemas que mencionas, me gustaría nomás separar que contratar egresados no siempre constituye a problemas. Actualmente mi equipó tiene integrado a 5 egresados y 1 nuevo en construcción de software a lo cual me siento orgulloso de ellos por tener la miente abierta y recibir el conocimiento de los ya veteranos, como diría un compańero soy la babysister pero se que en un par de meses ya tendré un equipo más fuerte. Saludos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *