¿Cuáles son los errores que más se repiten en un proyecto software?

En 1996 McConnell definió a como “errores clásicos” del software a aquellos que se han repetido tantas veces que “ya” debieran ser previsibles, de sentido y conocimiento común, y siempre deberían gestionarse.
Ese mismo año publicó el libro “Rapid Development: Taming Wild Software Schedules”, en mi opinión uno de los mejores libros que se han escrito en lo que refiere a la gestión de proyectos software, obligatorio para responsables de desarrollos software, y en el que introducía este concepto, el de “error clásico del desarrollo” software.
El libro describía 36 errores clásicos, típicos del desarrollo, que en 2007 se ampliaron a 42, después de una encuesta realizada a 500 profesionales.
De entre todos esos errores… ¿cuáles ocurren con mayor frecuencia? Pues los siguientes, aunque seguro que no te sorprendo…
1.    Planificaciones demasiado optimistas.
2.    Expectativas no realistas (o pedirle a un proyecto algo imposible).
3.    Excesivas tareas (cuando, por ejemplo, los desarrolladores están en muchos proyectos a la vez).
4.    Insuficiente aseguramiento de la calidad.
5.    Oficinas ruidosas.
6.    Incorporación de características (por ejemplo, introducir nuevos requisitos a mitad de proyecto).
7.    Hacerse ilusiones (por ejemplo, cerrar los ojos a lo que se nos viene encima).
8.    Gestión del riesgo insuficiente.
9.    Confundir estimaciones con objetivos (cuando por ejemplo el objetivo es tener el software en 3 meses, y de ahí se fija que el desarrollo serán 3 meses).
10.    Omitir tareas relacionadas con la estimación (no guardar históricos para realizar mejores estimaciones, al estimar obviar tareas como son las reuniones, etc.).

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *