Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 28, 2013 in General | 0 comments

Se acerca el fin del sistema universitario español, tal y como hasta hoy lo hemos conocido

Los que tenemos treinta y tantos recordamos cuando era normal cambiar de ciudad para ir a la universidad. Aquellas clases masificadas. La dificultad de acceder a la carrera que querías. Hoy todo lo anterior es sólo un recuerdo.

Pocos años después llegó la época en que cada ciudad debía tener su propia universidad y sus propias carreras (véase como ejemplo que en España hay más de 80 escuelas de informática, algunas separadas por pocos km). Conceder este costoso gasto fue fuente de votos para los políticos.

Tener tantas universidades, y muchas más plazas, creó aulas casi desiertas e hizo bajar la nota que se pedía a los alumnos para acceder a una carrera (en los últimos años, por ejemplo, para entrar en muchas escuelas de informática sólo hace falta un 5). Además, aumentó el número de profesores.

En paralelo, como la calidad de las universidades era siempre criticada, y puesta en evidencia en los rankings internacionales, se crearon sistemas artificiales para demostrar que sí había calidad, orientados a obtener solo números que pudieran compararse con los de otros países, como, por ejemplo, el número de artículos en revistas científicas. Pero no se tuvo en cuenta la repercusión de estos artículos, ni su impacto social ni mucho menos su aportación a mejorar la competitividad de la industria nacional.

Hoy, con la crisis y con el gasto público disparado, el lujo de tener tantas universidades es insostenible. Y los presupuestos para universidades han tenido que recortarse de manera drástica y obligada.

Pero, para mantener el sistema, los políticos, conscientes del coste en votos que supondría una verdadera reforma del sistema universitario o el cierre de universidades o de carreras semi desiertas, han intentado buscar atajos que ilusoriamente intentan evitar lo inevitable.

Así, para obtener más fondos, las matrículas son más caras, hasta el punto de casi igualarse a las matrículas de las universidades privadas, lo que convierte a la universidad pública en presa fácil de la privada, que acabará poco a poco llevándose muchos de sus alumnos: A igual coste de matricula muchos alumnos prefieren la privada. De hecho, mientras escribo este post, me llega la noticia de que los posgrados en la pública se encarecen entre el 37% y el 68% en un año.

Para reducir gastos se han reducido los sueldos del profesorado, hasta niveles ridículos, lo que hará huir a los mejores profesores, a otros países, a universidades extranjeras, bajando más la calidad de las Universidades españolas. La universidad deja poco a poco de ser un buen lugar para trabajar: ya nadie puede asegurar que sea un trabajo para “toda la vida” y, además, para los investigadores más preparados, el sueldo es ridículo.

En esta línea, para recortar más gastos, se está recortando el acceso a material básico de investigación, como las revistas digitales, lo que hará caer aún más la verdadera investigación.

Y, por último, y por si fuera poco, las Universidades españolas parecen ausentes a que el mundo ha cambiado. A la gran cantidad de conocimiento de calidad a la que cualquiera puede acceder desde su casa. Y por ello no son conscientes de una amenaza más: que están ya compitiendo con universidades de otros países y de mucho renombre. Y hoy podemos hacer online gratis cursos de Stanford, o cursos del MIT (algunos ya en español). Y es una realidad hacer el Máster desde casa en las mejores universidades del mundo.

Con todo ello, en un par de años, tendremos, en vez de pocas buenas universidades, muchas malas universidades.

Si es que el sistema puede soportarlo, porque al ingresar menos por matrícula, debido la migración de alumnos a la privada o a otras extranjeras, ingresar menos por proyectos con empresas y sin contar ya con los mejores profesores e investigadores, ojalá me equivoque pero, finalmente, en un par de años asistiremos al cierre universidades y/o a dar paso a la era de la universidad privada.

Javier Garzás

Javier Garzás

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.
Javier Garzás

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This