Crece la peligrosa desconexión Universidad – empresa

Estuve leyendo el informe “La Universidad y la empresa española 2010”, de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo, la de Ana Botín), del que se extraen malos datos sobre la relación en España entre la Universidad y la empresa. Datos que supongo poco sorprenden, menos aún a los que nos movemos en la Universidad y la empresa, pero que no por ello dejan de reflejar otro de los grandes problemas que tenemos: la bajísima transferencia de conocimiento e I+D desde la Universidad a la empresa; y la bajísima transferencia de problemáticas reales a resolver desde la empresa a la Universidad. Y el impacto que esto supone en la competitividad, productividad, economía, etc.
Ahí os dejo alguno de estos datos:
* Opinión de las empresas respecto a si la Universidad actúa como motor del desarrollo económico: el 35% se muestra indiferente, el 38% rechaza ese papel para la Universidad, el 22% cree que sí lo ejerce y el 5% no se pronuncia.
Solo un 14% de las empresas ha recurrido a la Universidad para desarrollar proyectos de I+D. Un 17% afirma que ha contratado actividades de consultoría, estudios y asesoramiento.
El 50% de las empresas encuestadas desconoce que la Universidad ofrece servicios de consultoría, asesoría y otras acciones.
Sólo el 19% de las empresas encuestadas afirma que ha recurrido a la Universidad para cursos de formación; tan solo el 4% afirma haber recurrido para cursos de formación a medida.
– El 99% de las empresas consideran que la Universidad debe promover las actitudes emprendedoras de los estudiantes. Y el 88% considera que la Universidad debe favorecer la creación de empresas de base tecnológica.
Y quizás uno de los peores datos: la desunión empeora cada año. Con respecto al mismo informe realizado en 2004 en este último “existe una pérdida de valoración por parte de las empresas hacia las relaciones que se establecen con la Universidad” y “se deduce un cierto empeoramiento de la opinión de las empresas hacia el papel que debe ejercer la Universidad en el desarrollo económico: aumentan las valoraciones contrarias”.

Crece cada vez más la peligrosa desconexión Universidad – Empresa

Estuve leyendo el informe “La Universidad y la empresa española 2010”, de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo, la de Ana Botín), del que, se extraen muchos malos datos sobre la triste relación en España entre la Universidad y la empresa. Datos que supongo ya a nadie sorprenden, menos aún a los que nos movemos en la Universidad y la empresa, pero que no por ello dejan de reflejar otro de los grandes problemas que tenemos: la bajísima transferencia de conocimiento e I+D desde la Universidad a la empresa; y la bajísima transferencia de problemáticas reales a resolver por el I+D desde la empresa a la Universidad. Y el impacto que esto supone en la competitividad, productividad, economía, etc.

Ahí os dejo alguno de estos datos:

  • Opinión de las empresas respecto a si la Universidad actúa como motor del desarrollo económico: el 35% se muestra indiferente, el 38% rechaza ese papel para la Universidad, el 22% cree que sí lo ejerce y el 5% no se pronuncia.
  • Solo un 14% de las empresas afirma que ha recurrido a la Universidad para desarrollar proyectos de I+D. Un 17% afirma que ha contratado actividades de consultoría, estudios y asesoramiento.
  • El 50% de las empresas encuestadas desconoce que la Universidad ofrece servicios de consultoría, asesoría y otras acciones.
  • Sólo el 19% de las empresas encuestadas afirma que ha recurrido a la Universidad para cursos de formación; tan solo el 4% afirma haber recurrido para cursos de formación a medida.
  • El 99% de las empresas consideran que la Universidad debe promover las actitudes emprendedoras de los estudiantes. Y el 88% considera que la Universidad debe favorecer la creación de empresas de base tecnológica.

Y quizás uno de los peores datos: la desuni

Crece cada vez más la peligrosa desconexión Universidad – Empresa
Estuve leyendo el informe “La Universidad y la empresa española 2010”, de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo, la de Ana Botín), del que, se extraen muchos malos datos sobre la triste relación en España entre la Universidad y la empresa. Datos que supongo ya a nadie sorprenden, menos aún a los que nos movemos en la Universidad y la empresa, pero que no por ello dejan de reflejar otro de los grandes problemas que tenemos: la bajísima transferencia de conocimiento e I+D desde la Universidad a la empresa; y la bajísima transferencia de problemáticas reales a resolver por el I+D desde la empresa a la Universidad. Y el impacto que esto supone en la competitividad, productividad, economía, etc.
Ahí os dejo alguno de estos datos:

  • Opinión de las empresas respecto a si la Universidad actúa como motor del desarrollo económico: el 35% se muestra indiferente, el 38% rechaza ese papel para la Universidad, el 22% cree que sí lo ejerce y el 5% no se pronuncia.
  • Solo un 14% de las empresas afirma que ha recurrido a la Universidad para desarrollar proyectos de I+D. Un 17% afirma que ha contratado actividades de consultoría, estudios y asesoramiento.
  • El 50% de las empresas encuestadas desconoce que la Universidad ofrece servicios de consultoría, asesoría y otras acciones.
  • Sólo el 19% de las empresas encuestadas afirma que ha recurrido a la Universidad para cursos de formación; tan solo el 4% afirma haber recurrido para cursos de formación a medida.
  • El 99% de las empresas consideran que la Universidad debe promover las actitudes emprendedoras de los estudiantes. Y el 88% considera que la Universidad debe favorecer la creación de empresas de base tecnológica.

Y quizás uno de los peores datos: la desunión Universidad – empresa empeora cada año. Con respecto al mismo informe realizado en 2004 en este último “existe una pérdida de valoración por parte de las empresas hacia las relaciones que se establecen con la Universidad” y “se deduce un cierto empeoramiento de la opinión de las empresas hacia el papel que debe ejercer la Universidad en el desarrollo económico: aumentan las valoraciones contrarias”.
Crece cada vez más la peligrosa desconexión Universidad – Empresa
Estuve leyendo el informe “La Universidad y la empresa española 2010”, de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo, la de Ana Botín), del que, se extraen muchos malos datos sobre la triste relación en España entre la Universidad y la empresa. Datos que supongo ya a nadie sorprenden, menos aún a los que nos movemos en la Universidad y la empresa, pero que no por ello dejan de reflejar otro de los grandes problemas que tenemos: la bajísima transferencia de conocimiento e I+D desde la Universidad a la empresa; y la bajísima transferencia de problemáticas reales a resolver por el I+D desde la empresa a la Universidad. Y el impacto que esto supone en la competitividad, productividad, economía, etc.
Ahí os dejo alguno de estos datos:

  • Opinión de las empresas respecto a si la Universidad actúa como motor del desarrollo económico: el 35% se muestra indiferente, el 38% rechaza ese papel para la Universidad, el 22% cree que sí lo ejerce y el 5% no se pronuncia.
  • Solo un 14% de las empresas afirma que ha recurrido a la Universidad para desarrollar proyectos de I+D. Un 17% afirma que ha contratado actividades de consultoría, estudios y asesoramiento.
  • El 50% de las empresas encuestadas desconoce que la Universidad ofrece servicios de consultoría, asesoría y otras acciones.
  • Sólo el 19% de las empresas encuestadas afirma que ha recurrido a la Universidad para cursos de formación; tan solo el 4% afirma haber recurrido para cursos de formación a medida.
  • El 99% de las empresas consideran que la Universidad debe promover las actitudes emprendedoras de los estudiantes. Y el 88% considera que la Universidad debe favorecer la creación de empresas de base tecnológica.

Y quizás uno de los peores datos: la desunión Universidad – empresa empeora cada año. Con respecto al mismo informe realizado en 2004 en este último “existe una pérdida de valoración por parte de las empresas hacia las relaciones que se establecen con la Universidad” y “se deduce un cierto empeoramiento de la opinión de las empresas hacia el papel que debe ejercer la Universidad en el desarrollo económico: aumentan las valoraciones contrarias”.

ón Universidad – empresa empeora cada año. Con respecto al mismo informe realizado en 2004 en este último “existe una pérdida de valoración por parte de las empresas hacia las relaciones que se establecen con la Universidad” y “se deduce un cierto empeoramiento de la opinión de las empresas hacia el papel que debe ejercer la Universidad en el desarrollo económico: aumentan las valoraciones contrarias”.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “Crece la peligrosa desconexión Universidad – empresa”

  1. Hola Javier:
    Lo que sería sorprendente es que siendo como son las cosas los resultados fueran otros. Desde la empresa privada he participado en varias iniciativas para poner en marcha proyectos de I+D con la Universidad de Sevilla. Las condiciones de las ayudas son lamentables. La lectura que hacíamos era «si queremos esta ayuda tenemos que darme un porcentaje a un grupo de investigación o departamento sin saber muy bien qué obtendremos a cambio». Tras analizar muchos grupos de investigación te das cuenta de que están centrados en temas distanciados de la realidad, o al menos de la realidad que necesitábamos nosotros. Todo muy teórico y encaminado a tesis y presentación de artículos en congresos.
    En fin, tenemos lo que queremos según las decisiones que otros toman por nosotros.
    Un saludo

  2. Pingback: Tweets that mention Crece la peligrosa desconexión Universidad – empresa | Javier Garzás -- Topsy.com

  3. @Manuel Jesús Recena Soto:
    Hola,
    Supongo que todo tiene su porqué. Desde hace tiempo el Ministerio, y similares, al personal investigador de las Universidades le ha valora mucho las publicaciones. Tanto que sin publicaciones en ese mundo no se va a ningún lado. En mi opinión, y en la de muchos, durante muchos años la llamada «transferencia» de conocimiento, I*+D, etc., a la empresa no se ha valorado (solo recientemente se ha reconocido en los sexenios de investigación). Aún así continua sin valorarse apenas en la Universidad. Por lo que es difícil así esa transferencia a la industria.
    Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *