En El País, hablando sobre fábricas software

Fernando Barciela, de El País, me llamó para entrevistarme telefónicamente y preguntarme sobre la situación de las fábricas software en España, y ha incluido algunos de mis comentarios en su artículo “Inmunes a la crisis“ (pdf 619 Kb y web), publicado ayer en el suplemento “Negocios” que acompaña los domingos a El País.
En el artículo también aparecen los comentarios de otras personas como José Antonio Ortega de Tecnocom, Santiago Escribano de Indra, José de Rafael de la AEC o Antonio Cimorra de AETIC
Una de las principales conclusiones del artículo es que la crisis apenas ha afectado a las fábricas de software, ya que la necesidad de ahorrar ha llevado a las grandes empresas a externalizarles el desarrollo y mantenimiento de software. Aunque aquello de convertir a España en un centro de nearshore para Europa, hasta la fecha, no ha tenido éxito (en 2008, solo el 5,5% de las ventas provenía del extranjero).
El que las fábricas compitan por ofrecer servicios lo más económicos posibles hace que necesiten un gran número de rrhh al menor coste posible; y por ello migraron desde Madrid y Barcelona a otras regiones con alguna Escuela de Informática. Estrategia sobre la que, como en otras ocasiones, vuelvo a aprovechar para reiterar que es un riesgo a medio largo plazo, más si se quiere competir internacionalmente. Y es un riesgo porque, además de cargarse la profesión y quedarnos sin ingenieros en informática, si sólo se piensa en ser competitivo reduciendo costes salariales, en vez de mejorando el cómo se desarrolla el software, siempre habrá otros países que lo harán más barato e, incluso, con iguales o mayores niveles de calidad software.
No se pasó por alto en la conversación que tuvimos destacar una de las principales amenazas de todo esto, de la que ya hemos hablado mucho por aquí: la falta de ingenieros en informática. Los bajos sueldos, los horarios excesivos, la pobre imagen de la profesión, etc., “han bajado el atractivo de una profesión que en los noventa era de élite” y “estamos asistiendo a un brutal descenso de los alumnos en nuestras facultades».

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “En El País, hablando sobre fábricas software”

  1. El término fábrica de software ha dado una nueva vuelta a lo que ya era una cárnica, antes se vendía al despiece, carnicería de más o menos calidad, ahora todo es matadero industrial de mortadela…
    Es cuestión de recorrerse dos o tres de estas «fábricas» en polígonos industriales de pequeñas capitales de provincia, apenas se distinguen éstas del matadero o desguace adyacentes…

  2. Que tengamos muchas fábricas software que son «carnicas» no implica que todas las fábricas sean «carnicas», me consta que hay mucha empresa, sobre todo mediana – pequeña, apostando por la calidad, la mejora, productividad, etc., para ser competitivas en este duro negocio.

  3. @jgarzas: Esas serán las que caigan antes: Por desgracia «los clientes» sólo buscan el ahorro en tarifas. El resto les da igual, ya se han acostumbrado a que todos los proyectos terminen fuera de plazo, con sobrecostes y calidades pésimas

  4. Pingback: Peores y mejores ciudades para externalizar durante 2010 | Javier Garzás

  5. @Techie: Efectivamente, por eso si siendo pequeña empresa consigo bajar costes teniendo un buen proceso de desarrollo (con calidad, que evite retrabajo, baje las incidencias, etc.) seré competitivo.
    Además, tampoco estoy deacuerdo en que todos los clientes ya sólo esperen software sin calidad, eso puede ser hasta que alguien les de software de calidad… o hasta que aprendan a cómo evaluar la calidad de lo que reciben y ponerla en los pliegos y contratos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *