Iniciativas para la mejora de la competitividad del sector en otros países: México

En estos momentos de crisis, en los que tanto se comenta que una de las vías de solución es la tecnología, estaba analizando y refrescando información respecto a cual ha sido la estrategia y las acciones de España para posicionar al sector de la industria del software (de IT, SI, del desarrollo, calidad software o como cada uno lo llame), para aumentar su productividad, calidad, competitividad internacional, etc., y recordé diferentes iniciativas que hace años iniciaron otros países con un sector de cierta similitud al nuestro.

Y uno de estos casos a destacar (y que he aprovechado para refrescar) es el de México, que en 2002 creó el “Programa para el Desarrollo de la Industria del Software” (PROSOFT) del que nació el “Modelo de Procesos para la Industria del Software” (MoProSoft), y en el que posteriormente se basarían otros como Competisoft, en el que a su vez se basa la ISO/IEC 29110. MoProSoft nació como un modelo de procesos software adecuado a las características y tamaño de las empresas mexicanas (aquí me vienen a la memoria los problemas de las pymes a la hora de implantar modelos como CMMI), basado en (pero sin ser) CMMI, SW-CMM e ISO 12207, que además se acompaña un método de evaluación propio llamado EvalProSoft.

No sólo eso, hace tiempo en gobierno mexicano lanzó una iniciativa para la mejora de los profesionales mediante TSP/PSP, con el objetivo explícito de que México alcance un “nivel superior al de su competencia internacional”. Personal Software Process (PSP) y Team Software Process (TSP) son dos modelos que desarrolló Humphrey (el denominado padre de CMM y que participó con ellos en la iniciativa) para la mejora de personas y equipos. Actualmente, México ocupa el primer lugar mundial de personas certificadas en PSP.

Algún dato más, en México hay 45 empresas evaluadas en CMMI según el último informe del SEI (en España son 85) y, según refleja la secretaría de economía de México, hay 89 empresas evaluadas en Moprosoft, el modelo específico para las características y tamaño de las empresas mexicanas (aquí se puede encontrar más información).

Sería muy interesante si alguien de México nos pudiera aportar algún dato más, y si alguien de algún otro país nos quiere comentar otras iniciativas.

jgarzas

Ph.D. en informática, Postdoctorado en la Carnegie Mellon (EE.UU) e Ingeniero en Informática.

Primera vez que me tocó hacer una gestión Ágil en una empresa... año 2001. Desde entonces he trabajado en, o para, más de 90. Y he formado a más de 2000 alumnos.

También soy profe de la Universidad Rey Juan Carlos.

0 comentarios en “Iniciativas para la mejora de la competitividad del sector en otros países: México”

  1. Hola Javier,

    Yo soy de México, me ha tocado implantar CMM-3, CMMI-4 y CMMI-3, las primeras 2 en México y la última en España. En todos los casos como responsable de la iniciativa, (SEPG). y te cuento algo de mi experiencia.

    En México, las primeras compañías que consiguieron el nivel fueron, en general, presionadas por el mercado o corporaciones a las que pertenecían (IBM, Motorola, GE). En todos los casos, la experiencia ha dejado organizaciones que fortalecen su oferta, operación y equipos que son capaces de reproducir la implantación.

    Los primeros beneficios tangibles están en el incremento de negocio que les dio a los primeros seguidores del modelo. En otros casos, la oportunidad de participación en nuevos mercados, pero en el día a día, los beneficios se notan en el comportamiento de la gente, que ha cambiado hábitos de «artesanía de software» a métodos donde tienen que medir y tienen que seguir ciertos pasos.

    Repetidamente he visto personas que dejan de estar bajo el «yugo» de un SQA y siguen usando los mismos procedimientos y herramientas que se establecen en el proceso de la organización porque son prácticos y proveen una forma rápida de controlar lo que hacen, generar una entrega o documentar una lección aprendida. Este beneficio, si bien intangible, promueve una cosa que es beneficiosa para todos, gente inmadura se beneficia al utilizar procesos maduros.

    Yo personalmente creo que en el caso México se convirtió una amenaza en una oportunidad y hay casos con éxito que lo demuestran. La mayoría de compañías CMMI-2 o CMMI-3 han seguido en su proceso de mejora, porque los datos que recolectan y analizan lo piden a gritos.

    Si se forman comunidades, se comparten experiencias, se aportan casos de estudio, el modelo toma un sentido práctico y es ahí donde se puede obtener valor a nivel de una organización, aunque no hagas una evaluación formal.

    Creo que faltan muchas cosas por hacer en este último sentido, pero sin duda, la comunidad de procesos en México ha estrechado lazos y está abriendo nuevos foros donde compartir. Eso, a la larga, hará una diferencia interesante.

    RMG

  2. Pingback: En El País, hablando sobre fábricas software | Javier Garzás

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *