Diseño obviamente correcto o con deficiencias no obvias

Hay dos formas de realizar el diseño de una aplicación: La primera es el hacerlo tan sencillo que sea obvio para todos que no tiene deficiencias y la segunda es el hacerlo tan complicado que no queden deficiencias obvias

En relación a la entrada anterior, de Tony Hoare, en 1980, en su discurso por haber recibido el Premio Turing de la ACM.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Ir arriba