search
top

El mejor y verdadero modelo para escalar la agilidad: el Cherry Picking

Cherry Picking, en inglés significa, literalmente, “elección de cerezas”, la frase, según el contexto, tiene diferentes significados, tradicionalmente viene a ser presentar algo que es falso como cierto, argumentándose en una selección de datos que nos interesan, dejando los datos que no nos interesan fuera de la argumentación. En otros contextos, como el del post de hoy, Cherry Picking es elegir de entre un grupo amplio de elementos (prácticas ágiles) aquellos que más nos interesan.

Lo que te quería contar en este post es que después de muchos años, muchas batallas y muchas implantaciones ágiles, creo que el único método para lograr eso que ahora llamamos transformación ágil (de la que muchos hablan y pocos logran realmente) que he visto repetirse con éxito es… que no se siguió ningún método. Es decir, que no hubo un paso uno, un paso dos, etc., que siempre se siguieran y cumplieran de la misma manera en dos sitios que lo lograron. Más que un método de implantación de la agilidad (que hasta podría decir que ya dicho así, “método”, “plan”, suena poco ágil) en los éxitos que yo he vivido hubo un Cherry Picking de prácticas ágiles.

De entre las decenas de prácticas que consideramos ágiles, en los sitios que yo he visto que han hecho una transformación ágil decente, hubo Cherry Picking: constantemente se iban seleccionando prácticas ágiles, algunas se acabaron rechazando y otras adaptando, y no he visto en dos sitios exactamente las mismas prácticas y de la misma manera. Y esa selección y adaptación nunca nadie la podría haber prescrito al inicio de la transformación ágil.

Aún hoy me encuentro con gente que intenta tomar un “framework” ágil y seguirlo al pie de la letra, hasta he visto Powerpoints con diagramas de Gantt que contaban cómo serían los pasos de esa supuesta implantación ágil, con sus fechas y con las prácticas de las que hacer uso. Mala idea esa de implantar una cultura, la ágil, que se fundamenta, entre otros, en que el cambio es bienvenido y en la adaptación, con un plan predictivo a seguir al pie de la letra.

Mi consejo cuando quieras “planificar” una implantación ágil, para aquellos sitios que quieran escalar la agilidad, también en sitios más pequeños, es que la propia implantación sea ágil, y que no se case con ningún método, sólo con los valores ágiles. Que no se case con SAFe, Scrum, XP, LeSS, Spotify o el que sea, y que a su vez hagas un Cherry Picking de las prácticas que te interesen de cada uno de ellos, pocas, muchas o ninguna. Selección, prueba y adaptación o rechazo, de manera constante, de prácticas ágiles.

Y eso de la adaptación y selección constante de prácticas aplica no sólo a conocidos frameworks… aplica a cualquier práctica. Raro es, por ejemplo, que dos grupos utilicen la misma manera de medir la velocidad, incluso habrá quien vea que para su caso, lo mejor, es no medirla, raro es que dos grupos tengan la misma manera de plantear un Sprint, la misma cultura de retrospectivas, etc. Llámalo diversidad, prácticas diferentes y todas validas… Cherry Picking.

Ah, por cierto, a modo de paréntesis final, y por no dejarlo sin mencionar, en el contexto del desarrollo software, el Cherry Picking es una antigua práctica de control de versiones, que se basa en tomar sólo ciertas y específicas partes de diferentes versiones (de diferentes ramas) y “mergear” (unir) esa selección en una nueva versión. Y, ojo, en el contexto del control de versiones… no está considerada una buena práctica, pero aquí ya no voy a entrar en eso.

Una respuesta to “El mejor y verdadero modelo para escalar la agilidad: el Cherry Picking”

  1. Jose Huerta dice:

    Vamos… lo que en español suele llamarse “picotear como las gallinas”

    100% de acuerdo contigo Javier!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top