search
top

Certificaciones sí, pero cuidado que nos estamos perdiendo (de nuevo)…

“Creo que dentro de unos años los historiadores contarán que la III guerra mundial comentó a raíz de que alguien preguntara en una red social… <<qué certificación en x es la mejor>> (x puede ser lo que tú quieras).”

— Mr. NoBody

“But the more serious problem with the CMM was the corruption of its core value by certification”

— Martin Fowler

Hace bastantes años, DeMarco escribía en el Peopleware: Productive Projects and Teams, que las pruebas de selección deberían basarse en evidencias directas, pruebas reales, no sólo en indicios (como fijarse sólo en tener una certificación o poner que se sabe de algo en un currículum). Incluso proponía la Spaghetti Dinner, llevar a preparar la cena, junto al equipo, a una nueva posible incorporación, prueba real de si el nuevo perfil encaja.

Es algo que nos ha acompañado desde siempre, los procesos de selección de personas viejunos, basados en modas y acrónimos (típicamente de 3 letras) en el CV, sin profundizar mucho más. Las modas cambian, los acrónimos cambian, pero el Lado Oscuro permanece ahí, igual.

Yo mismo lo viví en mis carnes, te lo he contado muchas veces, incluso peor, cuando ni siquiera tenía peso lo “técnico” que pudieras poner en el CV… lo que valían eran los psicotécnicos, exclusivamente, aquello te lo conté en el post de utiliza un proceso de selección sin sentido y tendrás una empresa si sentido.

En estos últimos meses he visto y escuchado autenticas locuras, en esta nueva moda ágil, remakes de lo de siempre, matrix reloaded, grandes “clientes” que pagan, directa y casi exclusivamente… por persona-certificación, sin rascar nada más, intermediarios que viven en la contratación de perfiles en función de las certificaciones que tengan, que es lo que le piden sus clientes, y nada más. Extraños rankings de qué certificación es mejor, cuál es peor, y con eso contratar, con eso… y nada más.

Volvemos (o seguimos) al puro Lado Oscuro.

Mr. NoBody, que tiene alguna certificación viejuna, que no tiene ninguna certificación “fashion”, te aseguro que tumbaría, en un conversación sobre agilidad pura, a más de la mitad de esos perfiles que son contratados… sólo por tener una certificación, sin ninguna prueba más.

Lo curioso es cómo estando en el año 2017 continuamos las prácticas del siglo pasado. Hace años tampoco era justificable, pero era algo más razonable, con la  presencia casi nula de personas en redes sociales, blogs, webs personales, repositorios de código, etc., la manera de probar la valía de alguien era algo difícil, se pedían cvs, “títulos” y se hacían entrevistas. aún así, tampoco era justificable (la Spaghetti Dinner es, al menos, del 87).

Tiempo después, principalmente en programación, se puso de moda algo más pragmático, “no me cuentes tu valía que ya la miro yo”, pruebas de la misma, evidencias, aportaciones. Esas pruebas eran contribuciones a comunidades, aparición en repositorios de código, post, blogs, etc.

Certificaciones, sí, pero no caigas en confundirlas con un fin… es un medio más

No seas tonto, sí, sácate una certificación, sí, OK, pero ese  es un paso más para potenciar el camino para aprender más, el objetivo es aprender y, si quieres, te animas y te parece… luego demuestra que lo vales (si lo vales).

No seas tonto, sí, ten en cuenta las certificaciones de aquellos que vas a contratar… pero como un indicio más, no el único.

Y bien seas alguien que quiere sacarse una certificación, o alguien que quiere contratar, piensa en que lo importante no es el título… es lo que una persona sabe. Y lo que sabe y aprende va en su propia valía personal… y, más allá del nombre de la certificación, más importante el profesor que ha formado al alumno, por eso no te quedes sólo el “qué” certificación, para mi, más importante, es que quién te ha formado para obtenerla y cómo la has conseguido.

Y en cualquier caso, certificación sí, pero siempre con pruebas que evidencien la valía, hasta el punto de que la evidencia real de valía debiera ser más importante que la certificación (y no al revés).

Ah, y recuerda, para terminar, que una Tribu Nivel 4 ya se caracterizaba por darle menos importancia a la “titulitis”

3 Respuestas to “Certificaciones sí, pero cuidado que nos estamos perdiendo (de nuevo)…”

  1. Jose Huerta dice:

    Sobretodo en el mundo ágil y de SCRUM, que hay titulaciones para aburrir. Algunas que se consiguen con un simple examen on-line, como la PSM.

    A mí como reclutador me aporta mucho más ver experiencia y que me cuente cómo trabajaban, que estas certificaciones.

  2. Mariano Saúca Blattner dice:

    Hola Javier. Yo incluiría en este saco de las certificaciones a las propias titulaciones (universitarias, FP, etc.). Son igualmente medios que nos han llevado a poder entrar en el mercado profesional. No sé si hay estadísticas al respecto, pero tengo la sensación que un muy alto porcentaje de personas no trabajan en algo relacionado con los estudios. Personalmente no doy mucha importancia al CV cuando entrevisto a alguien sino que me gusta escuchar a la persona y ver cómo me cuenta su trayectoria profesional. Ser un gran escritor de curricula no necesariamente garantiza un gran desempeño profesional.

  3. Ruth dice:

    Muy bueno el artículo,más mi pregunta es: si tengo que ponerme al día o estar en un lugar ventajoso para ser contratada free lance que debería estudiar?
    Muchos programas van orientados a personas jóvenes que pasa con los mayores!!!? Creo que hay un mercado allí que nadie ayuda
    Gracias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top