search
top

El síndrome del impostor

Si voy a una conferencia en la que hay muchas charlas, para elegir a cuáles ir suelo marcar el programa, obvio, y tengo una categoría de “a ver aquí que me van a contar, pero hay que arriesgar escuchando cosas nuevas”.

Obviamente, en Agile 2017 Orlando #Agile2017, la conferencia con más charlas a la que he ido en mi vida, tenía varias etiquetadas bajo el “a ver este qué me va a contar…”. Y una de estas hablaba sobre “El síndrome del impostor” ¿¿??

El síndrome del impostor

El “síndrome del impostor” es síndrome reconocido desde el año 78. Unos psicólogos, Pauline Clance y Suzanne Imes, quisieron describir bajo el “síndrome del impostor” el problema que sufren aquellos que hacen cosas importantes, destacadas, fuera de lo común, etc., y que creen que sus logros son cosa de la suerte y que no merecen el éxito. No pueden internalizar y hacer suyos sus propios logros. Tienen una percepción menor de lo que sus aportaciones realmente suponen.

Clance e Imes exponían que gran parte de las causas del “síndrome del impostor” venían de la infancia, principalmente, de dos causas:

  • La familia del niño asumió y le dijo que él o ella eran el “inteligente” de la familia, el listo, y que lograría grandes éxitos, con apenas esfuerzo, e interiorizó lo del “logro sin esfuerzo”, lo que le llevó a creer que era la suerte, y no el mérito, lo que explicaba su éxito.
  • Segunda razón, la familia asumió que otro niño de la familia, típicamente un hermano, era el inteligente, y que independientemente de lo que haga él, o ella, nunca serían “el inteligente”, atribuyendo en el futuro su éxito a razones como la suerte u otros.

 

El efecto contrario… el Dunning-Kruger

Frente al “síndrome del impostor” está el Dunning-Kruger.  El anterior síndrome, el del impostor, puede que lo hayas visto o sufrido, pero este, aunque no supieras su nombre… seguro que te suena.

El Dunning-Kruger que, obviamente, viene de Justin Kruger y David Dunning, es aquel síndrome en el que personas que carecen de competencia se valorarán a sí mismas como altamente competentes. El Dunning-Kruger es el opuesto al síndrome del impostor.

¿Qué tiene esto que ver con la agilidad?

Bueno, eso me pregunté yo al escuchar el término. Pero más allá de la charla de la que te hablaba, si haces una búsqueda de los anteriores y alguna palabra “ágil” verás mucho escrito, hasta en importantes blogs de referencia en inglés.

Probablemente sea una pequeña moda más. Pero lo que me ha resultado más curioso es los textos que asocian el “síndrome del impostor” al Scrum Master, como un problema, tomemos los datos “estadísticos” con cuidado, típico en Scrum Masters.

Hay quién dice que lo sufren Scrum Masters que no son muy técnicos y se infravaloran frente a los éxitos del equipo, hay quien lo achaca al papel de “servant leader” que ejerce el Scrum Master, etc.

Y más allá de la agilidad, en el mundo de la tecnología más amplio, del “síndrome del impostor” se habla mucho al tratar el papel de las mujeres en el mundo de la tecnología, desde el punto de vista de sufrirlo más que los hombres. De esto también hay mucho escrito.

¿Opiniones? Me interesan…

Latest posts by Javier Garzás (see all)

2 Respuestas to “El síndrome del impostor”

  1. Jose Huerta dice:

    Por añadir algo, lo más divertido es que el efecto impostor se da en gente muy competente, y el efecto Dunning-Kruger en gente más mediocre.
    De hecho este efecto Dunning-Kruger requiere de gente con baja capacidad, de forma que no puedan valorarse, y esto les lleve a creer que son muy buenos.
    Para ampliar este punto: http://gestionati.es/gestion/personas/liderazgo/yo-soy-mejor-que-tu

  2. Ernesto Cardenas dice:

    Me tomo con pinzas lo de “lo sufren Scrum Masters que no son muy técnicos” porque creo que mas bien algunos han pasado al estadío de valorar mas sus capacidades de coaching y motivación que sobre la necesidad de conseguir excelencia tecnica en los equipos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top