search
top

¿Cómo conseguir que el proyecto no muera antes de empezar? Agile Inception

“El proyecto murió antes de empezar a escribir una línea de código”. Estaréis pensando, pero ¿te has vuelto loca? Mi respuesta es no, ¡cualquier persona estaría loca si arranca el proyecto sin que todas las personas implicadas entiendan la esencia del proyecto!

Causa de la muerte: diferentes interpretaciones del concepto de éxito

Cuando comenzamos un proyecto, aunque hablemos igual con conceptos parecidos, no todos pensamos en lo mismo. Ya nos hemos encontrado con proyectos que después de meses, las personas se dan cuenta que no todos pensaron en los mismos objetivos cuando empezaron a trabajar.

Si no ponemos remedio a esto, formando el mismo concepto de éxito, el mismo contexto, el mismo enfoque y principalmente que todas las personas comprendamos la misma visión desde el principio, siento decirte que el proyecto está muerto.

Por lo tanto como dice Jonathan Rasmusson en el libro The Agile Samurai “La suposición de consenso donde no la hay es lo que mata la mayoría de los proyectos”. Veamos de qué manera conseguir que nuestro proyecto no muera antes de empezar a escribir una línea de código.

Agile Inception

Agile Inception es una reunión para preparar a todas las personas implicadas antes del proyecto, esta reunión se compone de 10 preguntas y ejercicios, son técnicas que nos ayudarán a contextualizar y a focalizar a todos los stakeholders.

Así conseguiremos la esencia y la visión compartida por el equipo, teniendo alineadas a todas las personas que de forma conjunta han establecido sus expectativas.

1. ¿Por qué estamos aquí?

Esta pregunta aparece mucho en nuestro día a día en 233 Grados de TI, antes de tomar una decisión nos preguntamos por qué lo hacemos. Lo mismo pasa en los proyectos, tenemos que saber por qué se hace, quiénes son los clientes o usuarios, ponernos en su situación y validar con ellos la respuesta.

De esta manera el equipo cuando tenga que tomar decisiones pensará en la respuesta que dimos a esta pregunta, ya que será el objetivo del proyecto, consiguiendo así mejores soluciones.

2. The Elevator Pitch

Esta técnica consiste en ponernos en la situación que estamos en un ascensor con un posible cliente y tenemos treinta segundos para contar la idea de nuestro producto, de esta manera aprovecharemos el tiempo y destacaremos qué es nuestro producto, para quién es y por qué alguien lo quiere comprar, comunicando así la esencia de nuestra idea.

En este segundo ejercicio pensamos en nuestro cliente, transmitimos las ideas de forma sintetizada y con claridad, para captar la atención de cliente en poco tiempo.

3. Diseñar la caja de tu producto

Esta técnica se basa en empezar con las siguientes preguntas: Si pudiéramos comprar nuestro producto de la estantería de un centro comercial, ¿cómo sería la caja?  Y lo más importante ¿podríamos comprarlo?

Seguidamente tenemos que tener en mente a nuestro cliente una vez más y pensar cuales son las razones por las que va a comprar nuestro producto, las características más destacas del mismo y en base a eso destacar los beneficios de nuestro producto.

4. La lista de los NO

Con esta cuarta actividad vamos a establecer las expectativas y a centrarnos en el alcance de nuestro proyecto, partiendo de las ideas tanto del equipo como del cliente.

Se trata de crear tres listas de forma visual:

  • La primera contendrá lo que está a nuestro alcance
  • La segunda lo que dejamos fuera
  • La tercera se compone de las expectativas que todavía no están en ninguna de las listas anteriores.

Así todos tendremos una visión del alcance y de los límites de nuestro proyecto.

5. Conocer a la comunidad

Se trata en hacer un símil con una comunidad de vecinos, tenemos que conocer a todos y cada uno de ellos, porque nunca sabemos que vamos a necesitar de ellos.

La mayoría de las veces en nuestro proyectos hay más personas implicadas de las que pensamos, y es mejor establecer pronto las relaciones entre todos y generar confianza en las mismas que solicitar ayuda sin haber tenido contacto previo.

A la hora de afrontar los problemas la comunicación y el apoyo entre compañeros será mayor.

6. Muestra la solución

Es importante mostrar la solución y asegurarnos que todo el mundo está de acuerdo con la solución así como la forma de trabajar y la tecnología a utilizar. De esta forma tratamos el riesgo y los límites de nuestro proyecto con todo el equipo.

7. ¿Qué os quita el sueño por las noches?

Una vez que hemos llegado a este punto tenemos que conocer y tratar las preocupaciones porque con ellas llegaremos a afrontar los riesgos del proyecto, así como dejar claro qué necesitamos para el éxito del mismo definiendo nuestros retos.

Una vez que tenemos los riesgos vamos a tener que clasificarlos en dos categorías: los que merecen la pena afrontar y los que no.

De esta forma los riesgos disminuye y la confianza entre las personas aumenta.

8. El tamaño de nuestro proyecto

Si medimos el tamaño de nuestro proyecto en tiempo, nosotros no vamos a poder decir exactamente cuántos días va a durar pero sí que podemos hacer una aproximación.

Para ello necesitamos hacer uso de la estimación (te dejo una guía ágil que hemos publicado sobre estimación con puntos historia) y del Roadmap para ver si es factible hacerlo en un periodo de tiempo razonable.

9. Muestra con claridad lo que se va a dar

Se trata de poner sobre la mesa todos los temas importantes y decisivos en algún momento del proyecto, me refiero a calidad, tiempo, dinero, alcance…

Imaginarnos diferentes situaciones y hacernos preguntas del estilo: ¿Qué es lo mejor cuando nos enfrentamos a demasiadas cosas y no hay tiempo?

Como vemos estos temas pueden estar en conflicto en un momento determinado de nuestro proyecto y ceder a uno significa recortar del otro. Por ello debemos estudiarlo y ver cuales están en juego, que compensaciones podemos hacer, y como utilizarlos a nuestro favor en el proyecto.

10. Muestra las necesidades

Las necesidades del proyecto respecto al equipo necesario y al tiempo tienen que ser factores conocidos. En este punto vamos a estudiar si es factible todo lo que hemos tratado en las actividades anteriores.

Se trata de una técnica que nos contextualiza nuestro proyecto, nuestros conceptos y nuestra forma de trabajar, por tanto reúne el contacto desde el principio con el cliente o usuario, así como las relaciones con el propio equipo y nuestro enfoque respecto al proyecto.

 

Noemí Navarro Sánchez

Noemí Navarro Sánchez

Soy graduada en Ingeniería del Software y Scrum Master.

Actualmente formo parte de 233 Grados de TI - Comunidad y pertenezco al personal de investigación de la Universidad Rey Juan Carlos. Ayudando, con la difusión de buenas prácticas, a las organizaciones a mejorar en eficiencia, productividad, calidad en tiempo y con felicidad.

He formado parte de 233 Grados de TI - Empresa durante un año, donde me dediqué profesionalmente a mentoring ágil, calidad software, y donde participé en proyectos relacionados con la implantación de metodologías ágiles, Scrum, herramientas de gestión de proyectos y calidad del software para importantes organizaciones.

https://es.linkedin.com/in/nnsanchez92
Noemí Navarro Sánchez

2 Respuestas to “¿Cómo conseguir que el proyecto no muera antes de empezar? Agile Inception”

  1. ¿Si las personas no conocen de este tema? ¿Si las personas olvidaron lo básico del tema? ¿Si las personas no aplican el tema? ¿Si las personas no están en una cultura para aplicar el tema? ¿Cómo hacer que las personas conozcan, no olviden, apliquen y se vuelva una cultura el tema?

  2. Leydi Johana Sánchez Ospina dice:

    En el item Diseñar la caja de tu producto me puedes explicar con más claridad el proceso de dicha actividad.

    Muchas gracias!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top