search
top

Bienvenido Mr. Marsall y el directivo Berlanga (o que todo técnico de fuera, sólo por eso… se supone mejor)

Habiendo dejado transcurrir el tiempo necesario para que esta breve, pero significativa y representativa, historia se mantenga aún más si cabe en el anonimato, quiero compartir contigo aquel día, aquella reunión, sí, aquella en la que nuestro Fermín (un pseudónimo, ya sabes) de hoy me dijo:

—Mi empresa —una de las gordas —busca a alguien para que la organización comience a trabajar de “manera ágil”, empezando por concienciar a los “altos” directivos (lo de altos viene por la posición jerárquica, no por cuestiones de centímetros), pero aunque yo sé que tú eres la persona indicada, y así lo he transmitido, finalmente debe ser alguien, y casi que da un poco igual quien sea, con que sepa algo del tema, pero… que sea de habla inglesa, nativo, alguien de fuera de España.

—¿Es por qué dichos directivos son sólo de habla inglesa? —pregunté ingenuamente.

—No que va, no tienen ni pajolera idea de hablar inglés, es porque que les hable un español… no es lo mismo, son muy altos directivos, y dicen que para que alguien les enseñe algo… ese alguien tiene que ser  de fuera.

Te dejo una pausa para que lo sopeses. O no, no seamos ingenuos a estas alturas, porque a estas alturas si esto te sorprende… es que llevas poco tiempo en el gremio de la tecnología patria.

Si viene de fuera, bajo ciertos contextos, se asume mejor, aunque los que hemos estado fuera sabemos que lo que pasá aquí pasa allí, y que tanto aquí como allí hay torpes, y que tanto aquí como allí hay listos, buenos o preparados. Y que hasta los libros de “malas practicas” que no deben hacerse vienen de fuera, en base a experiencias de fuera. Aunque tanto aquí como allí no existan las mismas inversiones, eso también es cierto.

Claro que el de aquí se llama Manuel y el de allí Steve. Y eso que en esta profesión del software saber si alguien tiene los conocimientos necesarios para llevar a cabo una determinada tarea es hoy ya casi una profesión (lo que te digo siempre en un consejo, invierte en un buen proceso de selección), lo cual va mucho más allá de “tener por idioma natal el inglés”, algo que según donde hayas nacido… te viene por defecto.

Siempre que pasa esto, que pasa mucho, mi cabeza empieza a dejar de escuchar con plena atención a quien me acaba de soltar algo así, y mientras habla y empiezo a recordar la mítica “Bienvenido, Mister Marshall”.

-Ojo viene un “spoiler” (como le llaman ahora a que un pesado te cuente la peli)…-

“Bienvenido, Mister Marshall”, es una película española de los 50, del gran Berlanga. La película trata de cómo los vecinos de Villar del Río (un pueblo de Castilla y León) están eufóricos porque “los americanos”, van a venir a visitarles (por motivo del Plan Marshall). No saben casi ni quien son, ni muy bien a qué vienen… pero son ”los americanos”. Tan idolatrados tienen a “los americanos”, que desde que conocen la noticia de tal visita su día a día se centra única y exclusivamente  en preparar su llegada, no existe nada más. Pero al final “los americanos”, pasan por el pueblo, pasan de los vecionos de Villar del Río… y ni paran. Siguen de largo.

Aunque han pasado más de 60 años de aquella película su mensaje sigue siendo bastante vigente y refleja un sector con aún un gran número de “directivos Berlanga”, muchas veces tecnológicos, en un sector que se supone que mucho más actual y en el que los que de verdad son líderes escoger por el lugar donde has nacido.

3 Respuestas to “Bienvenido Mr. Marsall y el directivo Berlanga (o que todo técnico de fuera, sólo por eso… se supone mejor)”

  1. Carlos Merlo dice:

    Y ojo, esto también se aplica a veces dentro de una empresa que compra un desarrollo y tiene un equipo que podría hacerlo mejor……aunque la empresa de fuera hable la lengua del imperio Español….

  2. @jcesarperez dice:

    En Murcia con que sea de más allá de Albacete ya les vale 😀

  3. María dice:

    Desde luego tener un buen inglés es un plus, máxime cuando el inglés de muchos directivos en España suele sonrojar por no hablar de los máximos mandatarios patrios. Resultas mucho más profesional aunque en muchos de los casos ésta no se adecúe al nivel de inglés.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top