search
top

Campaña del ¡NO más charlas Abdomineizer!

Hará ya unos años, en la empresa de desarrollo software en la que trabaja por aquellos tiempos, en algún momento de desesperación, supongo que por algún proyecto que se torció, llegamos a recibir a tantos comerciales software de “dieta milagro”, asistir a tantos eventos de solución fácil tipo aprende inglés con 10 palabras, charlas del crece pelo universal, etc., eventos de esos en los que alguien va y te cuenta con un ppt que en su empresa son los mejores, que nunca tienen problemas, que todo les sale rápido y que además… ¡pueden solucionar tus problemas (previo pago) en tiempo record! sin molestias, cómodamente, mientras estás en el sillón de tu casa… que nuestro nivel de agnosticismo y saturación fue tal que provocó en nuestro organismo un efecto rechazo a ese tipo de charlas “soluciono tu proyecto al igual que te podría enseñar inglés en 3 min”, de mensaje comercial de teletienda, rechazo del que, al menos yo, aun hoy no he podido recuperarme.

La cosa fue tal que a ese tipo de charlas milagrosas acabamos llamándoles charlas Abdomineizer.

Por si no lo conoces, el Abdomineizer era el típico anuncio de teletienda que te sorprendía cuando un día te habías quedado dormido en el sofá viendo una película, cuando la película ya se había acabado hacía horas, cuando de repente abrías un ojo y ahí estaba… el anuncio de teletienda, vendiéndote cualquier chorrada, como podía ser, por aquellos tiempos, el Abdomineizer.

El Abdomineizer era un cacharro, abajo tienes el vídeo (no lo he encontrado en español, pero se entiende sin necesidad de audio), que prometía, casi sin esfuerzo, reducir esos centímetros demás en tu zona abdominal, vamos la barriga, como lo que te prometen en un montón de charlas en el mundo de la tecnología.

El anuncio te venía a decir que aquellos que se esfuerzan con dieta y ejercicio eran unos primos, que con el Abdomineizer, en pocos meses, casi sin esfuerzo lucirías un abdomen de película. Como lo que te prometen en un montón de charlas en el mundo de la tecnología, no te esfuerces que yo te doy la poción mágica, ya verás como te crece el pelo.

Desde entonces, en nuestro vocabulario, existe la denominación charla Abdomineizer, consultoría Abdomineizer, etc., para referirnos a aquellas charlas de fácil solución, sin dolor, 100% efectiva.

Lejos de haber disminuido su presencia, parece que en estos años han tomado de nuevo fuerza las charlas Abdomineizer… y se a acrecentado su difusión. Será que se acerca el verano y hay que lucir tipo.

Latest posts by Javier Garzás (see all)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top