search
top

Interrumpir a quien programa, o al que realiza cualquier actividad intelectual, hace que su productividad caiga (mas de lo que imaginas)

¿Pasas días y días trabajando pero con la sensación de no terminar nada? Si algún día trabajas desde casa, en el avión, en un hotel… ¿tienes la sensación de que ese día es 100 veces más productivo que cualquier otro trabajando en la oficina?

Si te pasa lo anterior, probablemente, trabajas en un entorno propenso a la interrupción, que impide la concentración. Y en trabajos intelectuales, como programar, escribir artículos, post, diseñar, etc., las interrupciones son un mal demasiado frecuente que afecta enormemente a la productividad.

Parnin y Rugaber publicaron en 2010 un interesante trabajo sobre el tema. En él describen un análisis que hicieron con 86 programadores, del que grabaron 10.000 sesiones, trabajando con Eclipse y Visual Studio, más una encuesta a otros 414 programadores. Algunas de las conclusiones fueron:

– Lo normal es que a un programador le lleve de 10 a 15 minutos volver al trabajo que estaba haciendo después de haber sido interrumpido. Así que, con cuatro interrupciones, cuatro “perdona que te moleste pero…”, cuatro llamadas al móvil, se pierde una hora de trabajo.

– Sólo el 10% de las sesiones de programación, una vez interrumpidas, reanudaron su actividad en menos de un 1 minuto.

El problema es que hay entornos, empresas, oficinas, etc., en las que lo de interrumpir es más la norma que la excepción. Si hiciésemos un cálculo que las horas que se pierden al día, semana, año, etc., por las interrupciones… más de uno se tomaría muy en serio este tema.

La interrupción pueden ser externa, por ejemplo, que venga alguien y te interrumpe, lo típico de “tienes un minuto”, o frases con poco sentido como “te puedo interrumpir” (diciendo tal frase ya me has interrumpido), llamadas al móvil, etc. O puede ser interna, leer el correo, el twitter, etc., lo que también es conocido como procastinación.

Como no podemos cambiar el mundo, ni la cultura que nos rodea, ni las empresas, lo que debemos hacer es, primero, ser conscientes del problema, es decir, ser conscientes de que las interrupciones machacan nuestra productividad, nuestro trabajo efectivo al final del día, y dos, poner medios para luchar contra ellas.

Y antes de terminar, un par de consejos, de cómo yo lucho contra las interrupciones, con mayor o menor éxito:

– Para luchar contra interrupciones internas. Yo utilizo la técnica “pomodoro”, que es básicamente dedicar intervalos de 25 minutos, llamados “pomodoros”, a una única tarea, sin distracción o dedicación a otra tarea durante la duración del pomodoro (ni móvil, ni correo, ni tuitter, etc.). Yo lo uso desde hace años, y os aseguro que dispara la productividad, hasta el punto de que un día productivo, con un buen número de pomodoros efectivos, te agota mentalmente.

– Para luchar contra interrupciones externas. Aíslate, en la medida de lo posible, mañanas, horas o días, a entornos sin interrupciones. Ejemplos clásicos de estos entornos son bibliotecas, cafeterías (vete a un Starbucks, yo lo uso bastante), o salas de reuniones.

¿Algún consejo por tu parte?

14 Respuestas to “Interrumpir a quien programa, o al que realiza cualquier actividad intelectual, hace que su productividad caiga (mas de lo que imaginas)”

  1. Clara dice:

    No se si viene a cuento, pero en mi caso, (que aún estoy estudiando) más que la interrupción, lo que hace que mi productividad caiga (en todas las asignaturas) es trabajar en equipo. Por culpa de los recortes en educación, ahora todas las prácticas de las asignaturas se realizan en aulas con apenas 20 ordenadores para 40 o 50 personas, y una sola clase a la semana, eso implica que se deben realizar las prácticas por parejas y a veces de tres en tres…
    No se si es que nadie me ha enseñado a trabajar en equipo pero soy incapaz de programar a la vez con otra persona, uno de los dos es el que acaba tomando el mando y el otro se limita a mirar sin poder preguntar si quiera, ya que claro, como bien dices, cuando se está programando más vale no molestar o “se va la idea de la cabeza”.

    • Yo creo que es cuestion de generar una cultura y pautas. El clase quizás se está empezando en el tema y la cosa es menos ordenada, pero hay quien lleva bien lo programar con otro, hay incluso una técnica llamada pir programming.

      Saludos!

  2. Ignacio dice:

    Una vez leí la metodología de trabajo en una empresa de creativos y programadores (no recuerdo el nombre, sorry), y una cosa que me llamó la atención fue “El sombrero de paja o de cowboy”.

    Al parecer cuando estás en un momento de esos en que no quieres oír ni un “cuando tengas un rato me ayudas…”, cuelgas en tu monitor o en tu cabeza un sombrero de paja que deja claro al personal que no estás disponible.

    No se como les funcionaría, pero la idea me resultó muy ingeniosa.

    Un saludo.

  3. Legolas dice:

    Yo he trabajado con gente que pone los altavoces con la música que a ellos les gusta, incluso sin preguntar si molesta a alguien, otros que se pasan toda la jornada hablando en alto, riendo a carcajadas y mil historias…

    Lo que yo hago es ponerme los cascos aunque no esté oyendo música para que no me interrumpan, ponerme música de verdad para poder concentrarme, usar tapones…

    • En una empresa que yo trabajé, de cuyo nombre no quiero acordarme, había por allí siempre un balón de rugby dando vueltas, y de vez en cuando alguien se lo pasaba a otro y hacian un mini partido, imaginate!

  4. Luigina dice:

    muy interesante tu artículo Javier….como siempre!!

  5. darkested dice:

    En entornos ágiles la interacción entre las personas es muy importante, por ende se hace mas difícil aislarse, aunque claramente en una profesión como la nuestra, se nota cuando nos desconcentran, lo que cuesta volver a enfocarnos.

    La solución clásica es la de los audífonos, aunque eso no siempre impide que te “interrumpan”.

    Aunque las interrupciones del tipo, ruidos molestos, ya sea por la falta de respeto de las personas en nuestro entorno, debieran tratar de minimizarse.

  6. Jorge dice:

    VUELTA a los CARILLONES.
    Lo ideal sería tener en la oficina un reloj que nos marque las horas con campanadas…. las horas y también las medias.
    Al sonar …

    *** hora de “inter-actuar”…
    *** café si procede…
    *** Un poco de ejercicio de CUELLO y espalda.

    después a currar como un campeón.

    Para ANDROID sí que hay aplicación Carillon, pero en iPhone no he visto ninguna.

    Salud.

    Jorge

  7. juanma dice:

    Una manera buena para mantenerse en forma, es tensar y destensar todas las partes del cuerpo,desde los pies hasta la cabeza.
    Gracias

  8. juanma dice:

    Una manera de mantenerse enforma es tensar y destensar todas las partes del cuerpo, desde los pies hasta la cabeza.
    Gracias
    Saludos
    Juanma

  9. Yo utilizo el ruido blanco para concentrarme, en el entrono donde trabajo existen muchas interrupciones, tenemos un telefono que cuando entra una llamada a un compañero prenden las luces y ya me distraje, con el ruido blanco al menos ya no escucho el sonido a lo lejos y si es algo verdaderamente importante al no escucharlos me tocan el hombro, igual cree una extensión para Firefox, aveces me bloqueaban la pagina y que flojera pedir que la desbloqueen.

    https://addons.mozilla.org/es/firefox/addon/whitenoisefy/

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: ¿Pasas días y días trabajando pero con la sensación de no terminar nada? Si…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

top